Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Linde Material Handling Ibérica, S.A. - Carretillas elevadoras térmicas

Linde H20/600 EVO, H25/500 EVO Serie 392-02

Carretillas elevadoras diésel, GLP y GNC: con capacidades de 2.000 a 2.500 kg

Foto de Carretillas elevadoras diésel, GLP y GNC
Seguridad: marco protector de Linde; el tejadillo protector y el chasis constituyen una unidad estructural dando como resultado una máxima estabilidad y seguridad. Los cilindros de inclinación montados en la parte superior del tejadillo proporcionan una óptima precisión en los movimientos y aportan una excelente resistencia a las deflexiones del mástil. Esto permite operar con mástiles compuestos por perfiles esbeltos, ofreciendo con ello una excelente visibilidad a través del mástil.

Prestaciones: un reducido consumo y bajos índices de contaminación que no inciden sobre las prestaciones de la máquina. La avanzada tecnología del conjunto motor y transmisión, en combinación con el sistema Linde Load Control, permiten al operario aprovechar el enorme potencial de la carretilla para obtener la máxima productividad. Todas las funciones hidráulicas pueden controlarse cómodamente y sin esfuerzo.

Confort: Linde ha dotado esta carretilla elevadora de un espacio de trabajo generosamente dimensionado que la hace equiparable a un automóvil. Una perfecta interfase entre el conductor y el vehículo ha sido la nota considerada por Linde para el diseño ergonómico del puesto de conducción. El espacioso habitáculo, el asiento confortable y ajustable, en combinación con los elementos de control, aportan el máximo control, libre de cansancio, para una mayor productividad.

Fiabilidad: la carretilla es de probada eficacia bajo condiciones de trabajo severas y continuadas. El desacoplamiento entre la cabina de conducción, por un lado, y el mástil, el eje motriz y el chasis, por otro, minimiza los impactos y las vibraciones. Los ejes y cilindros de inclinación son libres de mantenimiento, lo cual reduce los tiempos de inactividad de la máquina y, con ello, los costes operativos.