Linde Material Handling Ibérica, S.A. - Apiladores

Linde L14AP, L16AP/L14APi, L16APi Serie 372

Apiladores eléctricos: capacidades de 1.400 y 1.600 kg

Foto de Apiladores eléctricos
El apilador eléctrico Linde viene equipado con tres sistemas de frenos independientes. Un circuito impulsor especial impide que la máquina se desplace hacia atrás al arrancar en pendiente.

La reducción automática de la velocidad en curvas asegura la estabilidad durante el trabajo. La gran plataforma suspendida incorpora protecciones laterales que pueden abatirse hacia abajo para proteger al operario. Mientras el operario está trabajando con la plataforma subida, sus pies están perfectamente protegidos por una banda de goma en la base del chasis.

Con un ancho de chasis de tan sólo 800 mm, la máquina es apta para trabajar fácilmente en pasillos estrechos. El diseño del chasis y la construcción del mástil técnicamente avanzados se traducen en una capacidad residual única en el mercado.

El sistema de mando OptiLift de Linde permite movimientos de elevación y descenso realmente proporcionales a la carga. Una capacidad nominal de 1.600 kg y un motor de traslación de 1,5 kW confieren una velocidad máxima de 9 km/h y garantizan un rendimiento sobresaliente.

La dirección asistida eléctricamente y el ergonómico timón permiten un manejo sumamente fácil. Todos los controles pueden accionarse con cualquiera de las dos manos sin que el timón deba soltarse. Las sacudidas procedentes de suelos accidentados son amortiguadas a través de la blanda alfombra de goma sobre la plataforma. Situado a una buena distancia del mástil, el operario tiene una excelente visibilidad de la carga hasta la máxima altura de elevación.

Los robustos apiladores incorporan una tecnología y componentes probados y testados que aseguran una fiabilidad constante. Ha quedado sobradamente demostrada su aptitud para proporcionar una manipulación de materiales más rápida y más segura durante una prolongada vida útil en los entornos industriales más duros.

Los apiladores Linde han sido diseñados para reducir los gastos de mantenimiento y proporcionar máximos niveles de productividad durante muchos años. El acceso fácil y rápido a todos los componentes, o los elementos electrónicos encapsulados en carcasas de aluminio que los protegen de los golpes, del polvo y de la humedad juegan un papel importante a la hora de garantizar una alta disponibilidad.