Posicionamos su web SEO / SEM
Artículo encargado por Deb Group Ltd a la agencia M4C

Cómo un simple cambio en el aseo puede reducir el consumo de agua

Ann Durrant y Alexandra Mckay, Media4change (UK) Ltd29/12/2011

29 de diciembre de 2011

Sostenibilidad y eficiencia de los recursos son una preocupación medioambiental creciente a nivel mundial. Muchas organizaciones trabajan para reducir su impacto ambiental y, al mismo tiempo ahorrar dinero usando menos energía y recursos naturales. El agua es uno de los recursos naturales que está escaseando a medida que la población mundial aumenta. Investigaciones independientes llevadas a cabo en el Reino Unido en 2009 muestra que el consumo de agua durante el lavado de manos se puede reducir entre un 16 y 45% usando jabón en espuma en vez del tradicional jabón líquido o gel.

Por cada 100 personas empleadas, el uso de espuma para lavarse las manos es equivalente a una reducción anual hasta 56.000 litros de agua. Pero lo que es más importante: la investigación muestra que el lavado de manos con jabón en espuma en vez de con gel no conlleva la pérdida de la eficacia en el lavado o inconvenientes a los consumidores.

En general, los usuarios mostraron una preferencia marginal por el jabón en espuma. Además de la reducción del consumo de agua, este artículo también identificará beneficios tanto ambientales como financieros con el uso de jabón en espuma para el lavado de manos. Éstos pueden ser resumidos de la siguiente forma:

  • Reducción de la energía para calentar el agua
  • Reducción en gastos de embalaje
  • Reducción en el consumo del producto y residuos químicos
  • Reducción de la demanda de oxígeno químico por lavado
foto
El consumo de agua del aseo puede ser un amplio porcentaje del consumo general de agua en una empresa.

Antecedentes

El consumo de agua y el ahorro potencial es un tema importante que tendrá mayor importancia en el futuro. Los objetivos de la reducción del consumo de agua están siendo establecidos tanto por los gobiernos como por las empresas. Tomando dos ejemplos de los países del G20, el Gobierno de Reino Unido, en un intento por liderar, ha establecido un objetivo de reducir el consumo de agua un 25% en sus instalaciones, oficinas y fuera de ellas, para el año 2020, en comparación con los niveles de gasto del 2004 y 2005. Mientras tanto China ha establecido por si misma un objetivo de reducir el consumo de agua por unidad de PIB de un 60% para el año 2020.

La escasez de agua es un problema actual y en aumento. Sólo el 2% de las reservas de agua mundial es dulce, y la mayor parte de ella viene de glaciares congelados o del subsuelo profundo. Esto deja únicamente un pequeño porcentaje disponible para uso y consumo humano. El constante crecimiento del consumo de la población y los cambios en el clima están ejerciendo mucha presión en estas reservas. Para el año 2025, los expertos de Naciones Unidas estiman que 1,8 billones de personas vivirán en regiones o países con escasez de agua. Este no es sólo un problema que afecte al desarrollo del planeta. Nueve países europeos pueden sufrir escasez de agua: Chipre, Bulgaria, Bélgica, España, Malta, Macedonia, Italia, Reino Unido y Alemania, así como partes de Estados Unidos y Australia. El agua es un recurso limitado que necesitamos conservar.

Mientras que las organizaciones usan papel reciclado y bombillas de luz con energía eficiente, pueden estar pasando por alto como el aseo contribuye al impacto ambiental. Pero en las oficinas de los negocios, el consumo de agua del aseo puede ser un amplio porcentaje del consumo general de agua de dicha empresa. Los aseos suponen una media de alrededor del 65% del agua usada en las oficinas, ya que, sin comedor de empresa, se usan alrededor de 25 litros al día por empleado a jornada completa. Hay muchas maneras de ahorrar agua en los baños, como la reducción de la capacidad en las cisternas del inodoro, reparación de los grifos con fugas, boquillas de aspersión apropiadas. Estos pequeños cambios pueden ahorrar una gran cantidad de agua y dinero. Por ejemplo, el goteo de un grifo puede gastar 5.000 litros de agua por año y costar alrededor de 400 libras.

Otra oportunidad que ha de ser tenida en cuenta es la elección del jabón.

Ahorro de agua

El grupo Deb encargó una investigación independiente para saber si la utilización de jabón en espuma para el lavado de manos afecta la forma del lavado de manos de las personas y el uso del agua. Los sistemas de dispensación murales para lavado de manos con espuma (no aerosol) fueron inventados por Deb a mitad de los años 90. En lenguaje sencillo, la bomba integrada en el cartucho mezcla una fórmula especial de jabón líquido con aire para incrementar 10 veces su volumen, y de este modo, proporcionar espuma instantánea para el aseo de manos.

Los investigadores pidieron a 150 personas que pusieran sus manos en residuos para simular un nivel moderado de suciedad y entonces lavarse las manos o con jabón en loción o con espuma. Los participantes eran libres de escoger el método de lavado y controlar el grifo y por lo tanto, el flujo de agua que necesitaran. El primer producto probado se alternó para evitar los efectos derivados del orden y todos los participantes usaron la loción y la espuma de jabón en su día a día.

Cuando probaron la loción líquida de jabón, los participantes usaron una media de gasto de 1.758 mililitros de agua del grifo abierto durante 21,8 segundos. En el caso de la espuma, esta cifra se redujo a 1.475 mililitros de agua con el grifo, abierto durante 19,7 segundos. Esto supuso un 16% de ahorro de agua. Si suponemos que las personas se lavan las manos tres veces al día en el trabajo, una oficina de 100 trabajadores que utilice jabón líquido podría ahorrar cerca de 20.000 litros de agua al año usando espuma en vez de gel.

La investigación también contemplaba los diferentes métodos con los que la gente se lava las manos. Había tres métodos principales usados durante el test practicados por un 85% de los encuestados. El 15% restante usó otros cuatro métodos alternativos, que incluían mojarse previamente las manos y llenar el lavabo de agua. La mayoría de la gente, espontáneamente usó el mismo método de lavado de las manos con ambos productos. Esto muestra que la reducción del uso de agua está directamente relacionada con el tipo de producto y no con el método utilizado para lavarse las manos.

Además de medir el consumo de agua, se pidió a los participantes que describieran su experiencia. La espuma y la loción de jabón tuvieron alta puntuación, con una preferencia mínima por parte de los encuestados por la espuma: un 86% dijo que la espuma era apropiada basándose en la cantidad de espuma y en el tiempo en el que se quitaba la suciedad, en comparación con el 84% obtenido por el jabón líquido.

foto
En los sistemas de dispensación murales de Deb, la bomba integrada en el cartucho mezcla una fórmula especial de jabón líquido con aire para incrementar 10 veces su volumen.

Extensibilidad

Se considera que usando espuma se requiere menos cantidad de agua para quitar la suciedad puesto que se extiende más fácilmente en las manos que el jabón líquido. Mientras que se necesitan componentes para espesar el jabón en loción, la textura de la espuma viene dada por burbujas de aire que facilitan dicha extensibilidad.

Para confirmar y cuantificar este efecto, Deb realizó un simple experimento para comparar la extensibilidad de la espuma de jabón con jabón en loción. En un plato de vidrio, marcado por series de anillos concéntricos grabados en éste, se echó 1,4 mililitros de cada producto. Después, se colocó un segundo vaso encima del primero para ejercer suficiente presión y hacer que ambos productos se extendieran. El área cubierta fue calculada como una función de tiempo. La espuma de jabón mostró ser 8 veces más extensible que la loción de jabón, además de extenderse mucho más rápido.

Ahorro de energía

La reducción en el uso del agua debida al uso de la espuma para el lavado de manos proporcionará ahorro de energía. Las personas no se suelen lavar las manos con agua fría, y el agua caliente consume energía. De este modo, reduciendo la cantidad de agua usada, se reducirá la cantidad de agua que ha de ser calentada. De hecho, ahorrando un litro de agua caliente, se reducen aproximadamente 13 gramos de CO2. Para nuestro modelo hipotético de oficina de 100 personas lavándose las manos tres veces al día y usando espuma de jabón frente a la loción de jabón, el ahorro sería de 254 kilos de CO2 por año, o lo que es lo mismo 1.027 kWh.

Cambio de comportamiento

Los ahorros de agua demostrados antes se produjeron espontáneamente debidos al tipo de producto. Otras investigaciones se han llevado a cabo para determinar si se pueden hacer mayores reducciones cambiando el modo de lavarse las manos. Se recomendó a los participantes usar el método promovido por Deb para lavarse las manos con espuma de jabón: echarse la espuma en las manos secas y abrir el grifo sólo cuando quisieran aclararse. Este método ha sido posible gracias al hecho de que la espuma de jabón se dispensa instantáneamente sin la necesidad de más agua y permite una gran extensibilidad incluso en manos secas.

Este método redujo el uso de agua a 951 mililitros con el grifo funcionando 13,5 segundos, un 45% menos que con el método escogido por los participantes y jabón en loción. Vale la pena destacar que sólo el 20% de los participantes estaban ya utilizando el método recomendado y un 69% dijo que era tanto o más efectivo que su método habitual de lavarse las manos.

Si, una vez más, asumimos que la gente se lava las manos tres veces al día en el trabajo, en nuestro modelo de oficina de 100 empleados, utilizando el método alternativo de lavado de manos, se ahorrarían 56.000 litros de agua al año en comparación con el jabón líquido, o 36.000 litros cada año en comparación con la espuma de jabón usando su método habitual. En términos de calentamiento del agua, esto ahorraría 724 kilos de CO2 o 2.929 kWh por año en comparación con la loción de jabón.

Beneficios adicionales de la espuma

Se necesita menos producto

La bomba de dispensación de espuma de Deb expende jabón en dosis de 0,7 mililitros, en comparación con los 1,2 normalmente asociados con la bomba de jabón que expende la loción. Esta reducción tan significativa en la cantidad de espuma dispensada se debe a que el volumen del producto aumenta con el aire. El grupo Deb cree que 0,7 mililitros de espuma de jabón en un ratio de 1:10 con aire es la combinación optima más efectiva frente a la loción tradicional.

Sin embargo, el Grupo Deb quiso demostrar científicamente si éste era el caso. Una investigación independiente llevada a cabo de parte del Grupo Deb, comparó la efectividad del Deb Gentle Wash Lotion Soap —jabón en loción usado en los hospitales del NHS del Reino unido— con Deb Rose Foam Wash —jabón en espuma de Deb— usando el método de evaluación y requerimientos (fase 2, paso 2) establecido en la norma BS EN1499:1997

Desinfectantes químicos y antisépticos: lavado de manos higiénico

Los investigadores pidieron a los participantes que pusieran sus manos en un caldo contaminado con E. coli K12, después se lavaran las manos con uno de los jabones durante 30 segundos y después aclarárselas durante otros 15 segundos. El número de organismos de prueba fueron evaluados antes y después de que los productos de lavado de manos fueran usados. La conclusión fue que no había una diferencia significativa entre los 0,7 mililitros de espuma de jabón usados y los 1,1 mililitros de jabón en loción de lavado de manos confirmando que había una eficacia equivalente con la espuma, usando un 36% menos de producto por lavado.

Menos embalaje

El uso de menos cantidad del producto por lavado se traduce en más lavados en la misma cantidad de embalaje. De hecho, se consigue un tercio más de lavados de un cartucho del mismo tamaño. Nuestro hipotético modelo de oficina de 100 empleados, tendrían aproximadamente 69.000 lavados de mano cada año. Con la loción de jabón usarían 76 cartuchos un litro por año, pero con la espuma esto se reduciría a sólo 46 cartuchos. Incluso teniendo en cuenta una pequeña cantidad adicional de embalaje por la bomba dosificadora que se necesita para hacer la espuma, el jabón en espuma emplea un 26% menos de embalaje que el jabón en loción; sólo 11 miligramos de embalaje por lavado en comparación con los 15 del jabón en loción.

Menos productos químicos

Finalmente, debido a la composición y la textura de la espuma, el jabón en espuma no necesita los componentes poliméricos, usado para espesar el jabón en loción. Esto hace posible que el jabón en espuma sea más fácilmente biodegradable, tal y como determina la Demanda de Oxígeno químico (COD) del producto. Por cada lavado de manos el jabón en espuma tiene menos de la mitad de COD (150 miligramos por lavado de manos que el jabón en loción, 332 por lavado), lo que significa que el jabón en espuma es más fácilmente biodegradable.

foto
La bomba de dispensación de espuma de Deb expende jabón en dosis de 0,7 ml, en comparación con los 1,2 normalmente asociados con la bomba de jabón que expende la loción.

Conclusión

El lavado de manos con espuma de jabón ofrece un número importante de beneficios frente al jabón líquido. Los consumidores usan espontáneamente menos agua cuando se lavan las manos con jabón en espuma. Esto se consigue gracias a que la espuma es dispensada instantáneamente y es más extensible que el jabón líquido, el cual necesita agua para crear espuma.

La cantidad de agua ahorrada puede aumentar más utilizando la técnica de lavado de manos con jabón en espuma recomendada por Deb: dispensa el jabón, enjabona, abre el grifo y aclara. La gran pregunta es cómo se puede conseguir este cambio de comportamiento y, en particular, como puede la industria del lavado de manos fomentar este cambio. Este desafío es mayor puesto que el método de asearse las manos de cada individuo es en gran medida una actividad subconsciente.

Los ahorros de agua conllevan a una reducción en la energía para calentar el agua. Además se necesita menos producto, que conlleva una reducción del embalaje y el jabón en espuma es más biodegradable que el jabón en loción. Debido a estos beneficios ambientales demostrados, Deb ha conseguido varias acreditaciones medioambientales para sus productos de lavado de manos en espuma. Entre éstos está la acreditación EcoLabel en la Unión Europea, qué está basada en el impacto de los productos a lo largo de su ciclo de vida, EcoLogo en Norte América y Environmental Choice en Australia.

Se considera que usando espuma se requiere menos cantidad de agua para quitar la suciedad puesto que se extiende más fácilmente en las manos que el jabón líquido
La cantidad de agua ahorrada puede aumentar más utilizando la técnica de lavado de manos con jabón en espuma recomendada por Deb: dispensa el jabón, enjabona, abre el grifo y aclara

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS