Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Una fórmula, a base de hongos micorrícicos, refuerza el sistema inmunitario de las plantas evitando la influencia de plagas u otros factores exógenos

Mantener, no reponer: la consigna en jardines verticales duraderos

Anna León06/07/2012
En estos tiempos, en los que priman los intereses comerciales y los proyectos de jardinería ‘austeros’, sorprenden propuestas como la de Paisajismo Urbano. Que una empresa dedique años al estudio de hongos micorrícicos y cómo interactúan con las raíces de las plantas no es demasiado común. Exige dedicación así como una visión global y transversal de cómo funciona un ecosistema. Lo asegura Ignacio Solano, biólogo y gerente de esta empresa alicantina que patentó, hace un año, una fórmula de bacterias provenientes de Madagascar. Junto a una buena selección de especies y un riego adecuado, el propósito, con la aplicación de este ‘cóctel’ es ambicioso: convertir un jardín vertical en algo “eterno”, según Solano.
foto
Ignacio Solano, biólogo y gerente de Paisajismo Urbano, empresa responsable de este proyecto.

“Un jardín vertical es un elemento vivo, que es necesario mantener, no reponer. Es posible hacer una pared verde que perviva en el tiempo”. Quien habla así es Ignacio Solano, biólogo y gerente de la empresa Paisajismo Urbano, especializada en jardines verticales y azoteas ajardinadas. Ello se debería a un compendio de factores que harían un “todo” y podrían hacer de cualquier muro vegetal, un sistema “eterno”. Por ejemplo, una buena selección de especies vegetales, un sistema de riego correcto que controle los parámetros químicos del agua, dedicación y cuidado, y lo último, un ‘cóctel’ de hongos y bacterias de Madagascar que fortalecería a las plantas.

Tras varios años de estudio y observación, esta compañía alicantina patentó, hace un año, una fórmula a base de hongos micorrícicos, que interactúan con las raíces de las plantas, descubiertos en el Parque Nacional del Ranomafana, en el centro-sureste de Madagascar, y reconocido como Patrimonio Mundial de la Humanidad con el nombre de Pluviselva de Atsinanana. Hongos hallados en un paraje bastante salvaje y donde las últimas informaciones sobre la diversidad de la zona se remontan al año 1939, según Solano. “En Madagascar, el primer reporte acerca de estos hongos lo hicimos en el año 2008, aunque patentamos esta fórmula durante el pasado ejercicio. Aun así, llevamos casi 10 años investigando y trabajando en la selva. Hay mucho más detrás de la masa verde que se pueda ver. Se trata de saber discernir entre qué es que”, explica.

“Un jardín vertical es un elemento vivo, que es necesario mantener, no reponer. Es posible hacer una pared verde que perviva en el tiempo”
foto
En Paisajismo Urbano han descubierto dos hongos micorrícicos, hasta ahora nunca utilizados, y originarios de la selva de Madagascar. Hongos que han incorporado a la fórmula que alarga la vida de jardines verticales.

Hongos que fortalecen las defensas de las plantas

Madagascar es el primer pedazo de tierra que se separó de la Pangea, cuando toda la Tierra era un solo continente, lo que hizo, en opinión de Solano, que tuviera una “evolución paralela”. “En la zona en la que estuvimos nosotros, en el Parque Nacional del Ranomafana, se tiene constancia de casos curiosos de simbiosis entre especies. Sabíamos que existían una serie de hongos que interactuaban con las raíces de las plantas, muy poco estudiados. Por eso, fuimos a buscar cepas de los mismos a esa zona”, rememora. Si bien es cierto que algunos de estos hongos micorrícicos ya se empleaban en el cultivo tradicional, descubrieron dos que no se habían empleado hasta la fecha. De ahí la combinación que desarrollaron y patentaron, hace un año, desde Paisajismo Urbano.

Hasta la fecha, ya han aplicado este tratamiento biológico en jardines verticales, primero de Alicante, después del resto de la comunidad valenciana, y posteriormente en otros puntos del país como Cádiz y la Región de Murcia. Pero también han hecho algunas incursiones, con éxito, fuera de nuestras fronteras. Por ejemplo, en Colombia, Argentina, Chile y Ecuador. “Hemos observado —argumenta Solano— que tras la aplicación de esta fórmula, la planta aguanta mucho más. Tolera mejor los cambios de temperatura, humedad, e incluso los químicos. También que su sistema inmunitario se vuelve mucho más fuerte. E incluso, el ataque de plagas es casi nulo”. El gran problema de las plantas, como el de cualquier ser vivo a juicio del gerente de Paisajismo Urbano, es la inmunodeficiencia. Si una planta está sometida a un estrés hídrico o químico es mucho más vulnerable a una posible plaga. “Por el contrario, si una planta está fuerte, con un sistema inmunitario potente, la incidencia de cualquier plaga o factor exógeno es mucho menor”. Los primeros resultados ya se han observado en más de un centenar de especies entre líquenes, musgos, helechos, orquídeas o bromelias.

Pese a estos beneficios, el biólogo insiste en que esta combinación de hongos “no es la panacea”. Que un jardín vertical conserve las mismas plantas que se añadieron cuatro años atrás se debe a un compendio de factores. “Si elijes bien las plantas, las dotas de un sistema de riego que lo maneja y controla todo y además les aportas este sustrato inerte, consigues que ese jardín vertical se parezca, lo máximo posible a un ecosistema. Y así tendrás más posibilidades de éxito. La clave está en tener una visión global y transversal sobre el funcionamiento de un ecosistema”.

“La planta aguanta mucho más. Tolera mejor los cambios de temperatura, humedad, e incluso los químicos. También que su sistema inmunitario se vuelve mucho más fuerte. E incluso, el ataque de plagas es casi nulo”

“En la naturaleza no funciona la ley del más fuerte”

“Hasta hace muy poco, en todos los cultivos, tanto tradicionales como de uso doméstico el gran problema ha sido, y todavía lo es, el del monocultivo. El hecho de crear grandes extensiones de una misma planta. Eso solo le ha creado problemas al ser humano. Hemos tenido que contaminar la tierra, emplear pesticidas y ejercer un uso intensivo del suelo, perdiendo a la vez muchos nutrientes. Sin embargo, lo natural es la biodiversidad”. Lo asegura el gerente de Paisajismo Urbano, quien echa por tierra viejas filosofías y costumbres. Lo natural es que en un mismo espacio convivan cientos de especies, que se sintetizan, aunque alguna sea más débil que el resto. “Tradicionalmente, y sobre todo después de la Revolución Industrial, nos han enseñado que todos competimos contra todos. Que existe la ley del más fuerte, y que la plaga devora a la planta. En la naturaleza las cosas no funcionan así, sino a través de interacciones. Todos colaboran con todos, pero siempre que haya un equilibrio. De lo contrario sucede como en una sociedad. Ahí si se establece una competencia feroz donde prima la ley del más fuerte, pero no debe ser así”.

La vida de una planta —recuerda— no empieza en la propia raíz, sino en las interacciones que se dan en el suelo, por parte de bacterias y hongos que se sintetizan con las raíces, para que ésta prolifere. “En nuestro caso —especifica Solano en relación al tratamiento biológico que han patentado— nuestros hongos contaminan la raíz de cualquier planta, son muy fuertes. De este modo, ocupan el nicho ecológico que cubriría cualquier hongo o elemento patógeno. Además, aumentan la capilaridad de las raíces y ayudan a la planta a absorber más carbohidratos”.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, cualquier cultivo ha de ser muy biodiverso. Y así evitar los efectos de cualquier plaga. Para ello se parte de un conocimiento profundo del medio natural, y aplicarlo a un elemento artificial como es un jardín vertical. Paisajismo Urbano introduce un mínimo de entre 30-40 especies en cualquier de sus proyectos de ajardinamiento vertical.

foto
En la naturaleza, las cosas funcionan por interacciones y colaboración mutua. Se busca el equilibrio y, en ese sentido, se favorece la biodiversidad. En Paisajismo Urbano además apuestan por la recuperación de especies autóctonas, sobre todo, en flor ornamental. 

Macrojardines verticales en Colombia y Ecuador

Desde su creación, en el año 2007, Paisajismo Urbano ha experimentado diversas fases. Si hace cuatro años desarrollaba un total de cinco proyectos anuales de jardines verticales de grandes dimensiones en nuestro país, hoy en llevan a cabo dos, aunque cuentan con una gran expansión en el extranjero. En concreto, tienen en marcha tres proyectos “faraónicos”, como así los califican, en Latinoamérica. Recientemente, han finalizado un jardín vertical, de 400 metros cuadrados, en la fachada de un hotel colombiano. Y ya preparan un macro proyecto más: la creación de un jardín vertical, de 1.000 metros cuadrados, en un centro comercial en Ecuador. “Si bien el jardín se ejecutará en tres meses, no hay que olvidar que trabajamos en él desde hace un año y medio. Nos hemos desplazado a Ecuador varias veces, ya que teníamos que elegir las especies idóneas, organizar encuentros, buscar las cepas de hongos correctas y hacer que proliferasen, preparar las plantas, etc. Le hemos dedicado tiempo y esfuerzo, algo que se valora más fuera que en nuestro propio país, donde gana peso el interés comercial y el intrusismo profesional”, critica.

La nueva patente supera las limitaciones del sistema de ajardinamiento vertical del botánico francés Patrick Blanc. En este sentido, la empresa alicantina ha reducido el coste en más de un 50%. “También hemos mejorado el sustrato y el sistema de fertirrigación”, añade Solano. Además, han incorporado múltiples sondas de control y un avisador GSM que garantizan el buen funcionamiento del sistema. Unas innovaciones que suponen la diferencia, puntualizan, “entre el éxito o el fracaso”. “En realidad lo que tiene impacto económico, es el hecho de hacer una cosa bien o no. Sólo el sistema de riego que ofrecemos vale 7.000 u 8.000 euros. Hablamos de fachadas de dimensiones considerables, proyectos de macromuros vegetales y que se pueden encarecer entre 6.000 ó 7.000 euros más, si los diseñamos nosotros. Pero insisto, es la diferencia entre el éxito o el fracaso”.

foto
En la imagen, la fachada del hotel colombiano con el muro vegetal diseñado por Paisajismo Urbano.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS