Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Corma organizó junto a la Escola d’Art Floral de Catalunya una demostración de arte floral

La innovación floral como solución a la crisis

Ricard Arís15/09/2011

14 de septiembre de 2011

Innovar es a menudo algo tan sencillo como no conformarse con lo que uno ha hecho “toda la vida”. En el sector de la jardinería y la floristería también es importante innovar y mejorar día a día, no sólo los productos, sino también los procesos con los que se realizan. En Corma, aprovechando su 23º aniversario, han enseñado a los profesionales del sector a ofrecer nuevas formas de presentar sus productos.

El pasado 7 de septiembre, las instalaciones de Corma en Madrid fueron escenario de una demostración de arte floral con las colecciones ‘Colores de Otoño’ y ‘Colores Plus’, a cargo de Xavier Masip, profesor de la Escola d’Art Floral de Catalunya. Masip explicó tras la demostración que el objetivo de éstas es “intentar dar un valor añadido. Podemos partir de un producto que es bastante económico e intentar darle un plus, con cuatro toques, unas estructuras, teniendo en cuenta el color, la forma y las texturas, que haya una armonía en el trabajo y eso hace que el cliente entre en tu tienda y acabe comprando el producto”.

De hecho, estas jornadas están pensadas, según Javier García, director de ventas nacional de Corma, para “ser punto de encuentro  del sector en Madrid, potenciando la relaciones entre los profesionales  y apoyando el inicio de campaña con propuestas innovadoras y precios potentes que faciliten la preparación de las tiendas para la campaña de otoño”.

foto
En Corma, disponen de una amplia gama de productos que distribuyen a sus clientes.

Este 23º aniversario de Corma ha sido una buena ocasión, por tanto, para ofrecer a sus clientes soluciones en arte floral. Según Xavier Masip, innovar es imprescindible, ya que “eso significa que estás dando un valor añadido al producto, tienes más ganancias, porque has invertido tiempo, pero no mucho dinero en el resultado final de la presentación del producto, en el caso de la planta. A partir de ahí, el florista puede, en primer lugar, competir con las grandes superficies porque personalizamos el producto. Las grandes superficies no pagaran a una persona para que haga este tipo de producto. Es decir, revalorizar un producto para darle un valor añadido y conseguir una ganancia más elevada”.

¿Pero qué ocurre cuando nos encontramos con un cliente a quien sólo le gustan los productos clásicos de la floristería? Xavier Masip lo tiene claro: “Aquí es cuando el papel del florista es importante. Cuando el florista dice “esto yo no lo vendo en mi tienda”, yo les pregunto “¿pero usted tiene este tipo de producto en su tienda?”, y cuando me responde que no, le propongo un reto: “Pruebe a tener uno de estos productos en su establecimiento, a ver qué pasa, a ver si preguntan, a ver si se lo llevan”.

foto
Xavier Masip, profesor de la Escola d'Art Floral de Catalunya, explicó a los asistentes cómo dar un valor añadido a las plantas que se suelen vender en las floristerías.

De hecho, Masip se preguntó: “Si la gente es muy atrevida a la hora de comprar y vestir ropa, o a la hora de comprar tecnología, ¿por qué no hacemos lo mismo con la decoración o las plantas? Es decir, si no tenemos el producto en nuestras floristerías, es imposible que el cliente se pueda interesar en él. Por tanto la solución es que el florista tenga este tipo de productos, porque, aunque no se lo queden, ya están generando un reclamo para que entren en tu tienda. ¡Ya está generando dinero de esta forma! Si provoca que la gente vaya entrando, seguro que alguien se lo acaba quedando. Y se lo quedarán”.

Según el propio Masip, “otro punto muy importante son los escaparates. Deben estar impecables y al 100%, ya que no deja de ser un 'comercial' a pie de calle que nos está vendiendo la imagen que nosotros queremos dar de nuestra tienda. ¡Y este comercial no se lleva ningún sueldo!”.

Novedades de temporada

Pero además de la demostración de arte floral, la jornada de puertas abiertas de Corma sirvió también para presentar las principales novedades de la temporada. Javier García dejó claro que “queremos ayudar a nuestros clientes a que la planta llegue al mayor numero de hogares posible, por eso presentamos para el otoño-invierno unas colecciones encaminadas a potenciar y facilitar la venta:  Colores de otoño, Colores Plus, Colección de sedum, Colección de Heucheras y Colección de cyclamen. También colores fantasía, la colección de rosales y para este año nuestra poinsettia seguirá siendo solidaria  y mejorada con la nueva princetia”.

foto
Estos son algunos de los modelos que se presentaron durante el curso de arte floral impartido durante el 23 aniversario de Corma.

García también explica que de esa forma pretenden “ayudar al cliente a llegar al cliente final y hacer productos que tengan un valor añadido y una diferenciación”. “Les damos por ejemplo una tarjeta con la biografía de Van Gogh, cómo cuidar la planta o incluso hemos hecho una colección que se llama ‘Del huerto al plato’ con  recetas de cocina. Todo para hacer más atractivo el producto para el cliente y también para que llegue a consumidores que no son habituales compradores de plantas”.

Intentando salir del bache

Todo el mundo sabe que la crisis ha afectado con fuerza a muchos sectores, incluidos los de jardinería y floristería, por esta razón, Javier García diagnosticó que “en la obra pública y en la construcción se ha notado porque actualmente se hacen menos jardines, ya que hay menos obras. En el sector de mantenimiento, se ha recortado con lo cual nuestros clientes jardineros están teniendo más dificultades. La venta al detalle se ha visto también afectada, pero menos, porque suele estar destinada a rentas medias y altas, pero ha sufrido un descenso”.

foto
Corma dispone de una gran variedad floral, tanto en sus instalaciones de Madrid como de Barcelona.

Como es normal, Corma también ha notado los efectos de la crisis, ya que “a pesar de que se ha producido un descenso menor que otros años, todavía estamos por debajo de las ventas del año pasado. La producción que iba destinada a la obra, la estamos redirigiendo al nuestros clientes del garden, que es nuestro principal cliente”.

Xavier Masip hizo su propio análisis del sector afirmando que “creo que el sector está bastante ‘tocado’ porque debería estar más predispuesto a los cambios, no se puede continuar con eso de ‘toda la vida se ha hecho así’. La vida no es para toda la vida, la vida es corta y hay que aprovechar para aprender y disfrutar al máximo, también en el diseño y el arte floral”. Masip también quiso destacar que “en general en España estamos estancados a nivel floral comparado con otros países europeos, la escuela catalana (y también algunas otras) están en muy buen momento, con profesores motivados para aprender una mejor formación para dar a sus alumnos. A la hora de formarse, hay que nutrirse con otras fuentes, además de las habituales. No hay que estar cerrado a los cambios”. Para terminar, culminó afirmando que "cambiar a nuestros clientes está en manos de los floristas. Tenemos que cambiar la cultura floral del país y estar más a nivel con algunos de los países europeos, ya que uno de los referentes en cultura floral del país siempre ha sido Alemania". 

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS