Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
El buen trato al cliente, un buen servicio de transporte y una plantilla bien formada son la clave del éxito de Viveros Guzmán

Viveros Guzmán, 40 años creciendo

Ricard Arís03/05/2011

03 de mayo de 2011

Como si de una de sus plantas se tratase, Viveros Guzmán ha tenido una evolución lenta, constante y sostenida a lo largo de los años. Los tallos y la flor que lucen hoy en el negocio de Andrés Guzmán, fueron plantados por su abuelo y regados por su padre y su hermano. Hoy es una de las empresas con mayor proyección nacional e internacional en su sector, gracias al trabajo de una familia y unos trabajadores dedicados a la empresa en cuerpo y alma.

El negocio comenzó en 1958 de la mano de Francisco Guzmán en la malagueña localidad de Coín, con una pequeña plantación de árboles frutales y cítricos. En 1972, su hijo Francisco Guzmán García se hace cargo del negocio, apostando por frutales tropicales como el aguacate, la chirimoya o el mango. En 1981, se trasladan a Alhaurín de la Torre, donde nacería el Garden Viveros Guzmán.

foto
Viveros Guzmán tiene una gran variedad de productos en las distintas ubicaciones que posee.

Desde que la tercera generación se ha hecho cargo del negocio, se ha producido un crecimiento exponencial, con la internacionalización y venta a otros países gracias a la adquisición de la empresa danesa Viveros Europlantas, que distribuye por toda Europa plantas como los rosalitos mini, que tienen un gran éxito allá donde van. Por otra parte, en los últimos tiempos se han dedicado también a la venta a países árabes como Emiratos Árabes, Turquía, Kazajistán, Marruecos, Túnez o Siria.

Viveros Guzmán exporta sus plantas y frutales a Europa y los países árabes desde hace ya unos años
En 1993 para separar la producción de la venta al público nace Finca Lagar de las Pitas en el mismo término municipal de Alhaurín de la Torre, que se va a dedicar a la producción. De esta manera, se separó la venta de la producción, para ofrecer de forma separada dos actividades que aportan desde entonces un mejor servicio y una mayor calidad a sus clientes. En 1997 se unió al grupo la empresa Cortijo Blanco, como emblema de la producción de palmeras y grandes ejemplares que se traen de todas las partes del mundo, creando para ello la empresa importadora y exportadora Global Palms.
En 1999 nació La Gamera como finca de producción de especies únicas y plantas exóticas, que desde entonces recrea el clima y el ambiente del lugar de origen, “con la idea de llevarles directamente a sus jardines las plantas de los rincones más recónditos del planeta”. En 2005, se integró al grupo una finca en Almería dedicada a la producción de planta ornamental de interior en invernadero típica de la zona.
foto
Andrés Guzmán, segundo por la derecha, dirige actualmente Viveros Guzmán.

También ayudando a los mayoristas

Cierto es que no es lo mismo un cliente que viene a comprar una planta de dos euros que atender a un empresario mayorista, que tiene otro tipo de necesidades. Por esta razón Viveros Guzmán dispone de un local en Fuengirola, en el que los mayoristas son atendidos respondiendo a sus necesidades, con los productos que les interesan. La empresa tiene ahora el objetivo de consolidarse, tras las recientes inversiones y crecer de forma sostenida para poder fortalecerse. Los 200 trabajadores de esta empresa ponen su esfuerzo para que eso ocurra.

El propio Andrés Guzmán comenta en una entrevista concedida a Interempresas que no es fácil crecer porque “el negocio de las plantas requiere mucha atención, una plantilla de gente preparada a la que hay que formar y, por tanto, se trata de un negocio complicado”. En estos momentos ya hay planes de establecer un punto de venta en la capital y de reformar un establecimiento de Marbella (Málaga), incluso, a largo plazo, están preparando un proyecto para Sevilla.

foto
Los aguacates, los rosalitos mini y las palmeras han sido los productos estrella de Viveros Guzmán en los últimos años.

A pesar de tener dos productos estrella como los aguacates o los rosalitos mini, Viveros Guzmán se ha preparado siempre contra los inconvenientes del camino, como puede ser el escarabajo picudo, que suele afectar a las palmeras y del cual tienen buena experiencia a la hora de tomar medidas preventivas.

Actualmente, afrontan el futuro con más esperanza de la que anteriormente esperaban. “La gente sigue viniendo a pasear a los viveros, se gastan un poco menos de dinero, pero siguen viniendo”, comentaba Guzmán. Y es que saben que la mejor forma de fidelizar al cliente es “tratándoles lo mejor posible, claro, dándole la máxima atención en el punto de venta y formando a los profesionales que le atienden para que sienta a gusto y quiera volver”. Y si eso no es suficiente, en Viveros Guzmán se dan cursos de jardinería para fidelizar a sus clientes, crear nuevos aficionados a la jardinería y al cuidado de las plantas. Dense prisa, que ya hay lista de espera.

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS