Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Ecléctica mezcla entre jardín de ocio, institución científica y parque emblema nacional

Los Jardines Botánicos de Singapur, más de 150 años al servicio de las plantas

Javier Montes de Oca Rodríguez19/04/2011
Cimentado por el gobierno colonial británico a comienzos del siglo XIX, numerosos naturalistas con vocación de futuro proyectaron este hermoso parque en el seno de la pujante isla de Singapur. Con el devenir de las décadas se ha consolidado como uno de los parques botánicos más importantes del mundo y motivo de orgullo de esta pequeñísima nación asiática.

La pequeña isla ciudad-estado de Singapur, uno de los centros financieros más poderosos del mundo, cuenta también entre tanto concreto y hormigón con un hermoso corazón verde repleto de plantas, flores y estanques. Es el Singapore Botanic Gardens de 63,7 hectáreas que aúna el triple rol de institución botánica, destinación turística y parque nacional.

Esta bella estructura incluye además el ‘Jardín Nacional de las Orquídeas’ con una selecta colección de más de 3.000 especies de orquídeas y una senda a través de una selva pluvial y un jardín de especias.

Los Jardines Botánicos de Singapur fueron fundados por el naturalista Sir Stamford Raffles como un monumento vivo a los padres fundadores del estado en 1822, poco después de su llegada a la isla. Raffles se preocupó por introducir los cultivos de cosechas económicas como el cacao y la nuez moscada. Sin embargo, por descuido y dejadez, el jardín languidecería en 1829 tras la muerte del naturalista.

foto
  La espectacular Tanglin Gate, una de las joyas del jardín./  National Parks Board.
Treinta años más tarde renacería fundado por una Sociedad Agro-hortícola que lo planificó como un jardín de ocio y parque ornamental para organizar espectáculos florales y ferias hortícolas. Años después, comenzaría a gestarse la misión científica del jardín cuando el gobierno colonial asumió su administración. Henry Nicholas Ridley asumió su dirección en 1888 y trabajaría arduamente durante 23 años para introducir el parque en el siglo XX persuadiendo a los agricultores del caucho a plantar abundantes ejemplares de este árbol en el parque a la par que los ensañaba a cultivarlos sin dañarlos. Ya bien entrado el siguiente siglo, debido a la labor de Ridley, las plantas de los jardines botánicos se convirtieron en el pilar de la industria del caucho del sudeste asiático, una industria que generaría fortunas.

En el período que transcurriría entre 1928 y 1949, el director Eric Holttum, montó laboratorios y condujo los primeros experimentos de hibridación de orquídeas, cuyos positivos resultados darían origen posteriormente, a una industria floral multimillonaria y a una reputada cultura floral a lo largo del mundo.

Tan importante para la ciudad-estado se convertirían estos jardines que a mediados de los años 60, serían quienes tomaran el rol de reverdecimiento de Singapur, con sus soluciones paisajísticas urbanas y de áreas recreacionales suplantando herbaje y pastizales por una variedad botánica y floral que llenaron de color sus caminos y parques.

Entre 1928 y 1949, el director Eric Holttum, montó laboratorios y condujo los primeros experimentos de hibridación de orquídeas, cuyos positivos resultados darían origen posteriormente, a una industria floral multi-millonaria

En 1988, bajo la dirección del Dr. Tan Wee Kiat los jardines se centraron en convertirse en una institución internacional para la botánica tropical. Fue la época donde se estableció la excelencia en la investigación botánica, en programas educativos y en la preservación de la herencia cultural de este patrimonio. Aparte de esto, nacería el Jardín Nacional de la Orquídea, una gran atracción turística de 3 hectáreas.

En julio de 1996, el Ministerio Nacional para el Desarrollo lo elevaría a la categoría de Parque Nacional y bajo la actual dirección del Dr. Chin See Cheng se conduce a los jardines hacia un largo programa de mejoría para proveer más facilidades y amenidades al público general. Igualmente se han construido atracciones como el Ginger Garden, el Evolution Garden, la Coolhouse y el Children’s Garden en vistas de un turismo pujante. Actualmente, los Jardines Botánicos de Singapur se consideran una institución de la botánica tropical de renombre internacional, como un paradero turístico clave y como un parque insignia en su tipo.

foto
  Darse un paseo por este jardín lleno de paz y de colores es toda una experiencia asiática./ National Parks Board.

Cada recodo vale la pena ser visitado

Este enorme jardín tiene innumerables atracciones que conocer. Si empezamos nuestro recorrido por la sección de ‘Tanglin Core’ veremos fuentes, estanques, solariums, esculturas y la flor nacional de Singapur, la Vanda Miss Joaquim, además de inmensas ceibas y otros árboles tropicales. Luego, se puede acceder al ‘Central Core’ con su Jardín de la Evolución, su Jardín del Jengibre, su Orquidarium, lagos y grandes samanes. A continuación, es interesante pasar al ‘Bukit Timah Core’ con sus árboles frutales, buganvillas, bambuzales, especias y plantas medicinales.

En 2002, una iniciativa de la banca privada, seleccionó a once árboles de los Jardines Botánicos de Singapur para entrar en una selecta lista de ejemplares a proteger como herencia nacional: su 'Adenanthera pavonina', de 24 metros de alto, su 'Calophyllum inophyllum', su 'Ceiba pentandra' de 43 metros y 90 años de edad, sus dos 'Fagraea fragrans', de 32 metros y un siglo de edad, su 'Callerya atropurpurea', su par de 'Sindora wallichii', su 'Terminalia subspathulata' con sus impresionantes 47 metros de altura y su 'Samanea saman' traído de Sudamérica.

foto
La fascinante tarima musical de la Shaw Foundation en medio de este remanso de tranquilidad./ Foto: National Parks Board.
En 2002, una iniciativa de la banca privada, seleccionó a once árboles de los Jardines Botánicos de Singapur para entrar en una selecta lista de ejemplares a proteger como herencia nacional

Para el 2012 tienen planeado la extensión del Jardín compuesta por un ‘Bosque de Aprendizaje’, un pantano y un ‘Jardín de la Curación’.

foto
Escultura de 'Chica en Bicicleta', que se funde con el verde fondo./ National Parks Board.

También la investigación y la ciencia tienen su amplio espacio

Como también está abocado a la investigación, el jardín cuenta con una librería de botánica y horticultura (con su tienda incluida), un centro público de referencia con sus Herbarium Specimens, sus demostraciones de plantas, frutos y semillas, su área de esparcimiento y su área de información botánica, aparte de su librería general de referencia.

También es posible visitar su gran Herbarium con un catálogo de 650.000 especies, tanto de Singapur como de Tailandia, Malasia, Brunei, Indonesia, Filipinas y Papúa Nueva Guinea, el cual cuenta con especialistas botánicos de primera.

Una visita a este edén en Singapur puede completarse con mayor información sobre el Programa de Hibridación de Flores que lleva adelante el centro desde hace más de 70 años, así cómo visitar la sede de la autoridad internacional más importante en materia de cultivo de cúrcumas.

Este maravilloso emplazamiento puede visitarse desde las 5 de la mañana y hasta medianoche, los 7 días de la semana, por un módico precio de 5 dólares americanos y es posible hacerlo en solitario o en grupos, que incluyen talleres y tours para los amantes de la botánica.

foto
Los más pequeños de la casa también tienen su espacio en el Jacob Ballas Children's Garden./ National Parks Board.