Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
El centro es uno de los garden center de España con más superficie destinada a plantas

Catalunya Plants, más de 15.000 metros cuadrados de cultivos y complementos para jardinería

David Pozo16/02/2011

16 de febrero de 2011

Quien visite el centro de jardinería Catalunya Plants en la localidad barcelonesa de Sant Vicenç dels Horts puede salir de sus instalaciones con lo último en flor de temporada, con una planta carnívora, y hasta con un reptil. Sí, han leído bien, con un reptil. Y es que mucho ha cambiado este garden desde que Miquel Siñol decidiera en 1993 reconvertir el antiguo vivero en un centro de jardinería moderno, siguiendo la tendencia que venía del norte y centro de Europa. Quizás tan antiguo como el inmenso gorila que, como estandarte del centro, ve pasar el tiempo y también los cambios en los gustos y tendencias de los miles de clientes que cada año visitan Catalunya Plants.
foto

Al frente del negocio se encuentra desde hace tres años, Gerard Siñol, que a pesar de su juventud ha tenido que adaptar el negocio familiar a marchas forzadas a los cambios que impone el mercado. “Aquí se comenzaron a vender plantas para la agricultura y fruteros en 1986, y el paso de vivero de planta ornamental a centro de jardinería lo dimos en 1992, evolucionando desde entonces de una pequeña nave hasta los 4.500 metros cuadrados cubiertos y 15.000 metros de cultivos y complementos para jardinería, de los que disponemos actualmente”. Estos números avalan actualmente a Catalunya Plants como uno de los centros de jardinería con más superficie destinada a plantas, con un total de 200.000 plantas, árboles y arbustos.

foto
Un inmenso gorila, que se avista desde el nudo viario circundante, preside las instalaciones de Catalunya Plants.
El perfil de cliente también ha cambiado, tal y como reconoce el gerente del centro. “Ya hace unos tres años que hemos centrado el negocio casi totalmente en el cliente particular. Desde el que tiene una pequeña torre con un pequeño jardín, al que tiene un piso con terraza, o tan solo un pequeño balcón donde cultiva planta de temporada o la gran novedad, los huertos urbanos. Todos ellos son el perfil actual de cliente que tenemos aquí y en la mayoría de centros de jardinería”, afirma el joven empresario.
foto
El gerente de Catalunya Plants, Gerard Siñol, en la entrada de las instalaciones.

Al igual que la mayoría de centros de jardinería de nuestro país, las plantas ya no suponen el grueso del negocio. En Catalunya Plants han ido ganando terreno las secciones de bricojardinería, decoración y mascotas, suponiendo todas ellas una parte importante de la facturación total. “Si hemos apostado por tener animales y complementos para mascotas en la tienda es porque existía la demanda, en una tendencia que ya venía imponiéndose en el resto de Europa. Muchos de los clientes que tienen jardín cuentan con una mascota y era lógico ofrecerles aquí, en un espacio mucho más amplio, todo aquello que necesitan para su cuidado. Además aquí tienen aparcamiento, carros para transportar los productos hasta el coche, etc., algo mucho más complicado si ha de ir a una tienda de barrio”, añade Gerard Siñol. Realizando un paseo por las instalaciones de Catalunya Plants podemos encontrar multitud de animales, desde los que están para el simple recreo y disfrute de grandes y pequeños, hasta los expuestos para su venta: peces, anfibios, hámsters o incluso reptiles.

foto
Catalunya Plants cuenta en sus instalaciones con más de 200.000 plantas.
“Un cliente se deja en nuestro centro una media de 25 euros en cada compra”
La tendencia que se impone en Europa es que la familia vaya a pasar el día al garden. En países del norte y centro del continente, los centros de jardinería cuentan incluso con restaurantes para sus clientes. Se trata de una idea que el gerente de Catalunya Plants de momento descarta: “Descarto el que podamos introducir zonas de restauración porque en España la meteorología permite que esa familia que en el resto de Europa se va al garden, aquí se vaya a una terraza, a un parque o a la playa. En cambio una de las últimas secciones que se están incorporando a los centros de jardinería, es el de la venta de delicatessen. Se trata de productos –vinos, mermeladas, etc.– elaborados en la zona y que supone ofrecer un valor añadido al cliente”.
foto
Zona del centro dedicada a las mascotas y sus complementos.

La crisis también afecta a los centros de jardinería

Aunque muchos crean que la crisis no afectó a los gardens, desde uno de los centros más importantes de nuestro país se constata todo lo contrario. Es más, para ellos la crisis comenzó antes, a causa de los problemas de sequía que vivió nuestro país hace tres años, y que perjudicó a los gardens en su campaña de marzo a junio de aquel ejercicio. “Desde entonces la crisis nos ha obligado a reestructurar, a ajustar gastos y a disminuir el número de proveedores”, añade Gerard Siñol. También el cliente que acude hoy al garden, aunque se ha mantenido en número, se gasta menos dinero en el mismo producto optando por una línea más barata, según asegura el mismo empresario.

foto
Catalunya Plants cuenta incluso con un pequeño zoológico con ponis, cerdos vietnamitas, avestruces, etc.