Dos estudiantes de la UPV, Víctor Mena y Celia Alba, idean un sistema de cubiertas ajardinadas para terrazas comunitarias

Habitar las azoteas de las grandes ciudades

Redacción Interempresas02/10/2009

2 de octubre de 2009

Cuando observamos una ciudad desde el cielo, todas nos ofrecen una visión triste y gris. Unas azoteas marcadas por sus líneas rectas y por grandes antenas. ¿Qué pasaría si todas esas zonas de cemento se convirtiesen en jardines y zonas de ocio de la finca? Es lo que han pensado una pareja de jóvenes valencianos, Víctor Mena y Celia Alba, con su proyecto ‘Habitar la azotea’, que recibió el primer accésit en la categoría ‘Espacios e Interiorismo’ del I Consurso Talentos Design.

El proyecto parte de la idea fundamental de crear terrazas comunitarias sostenibles, es decir, un ajardinamiento de todas las cubiertas de las urbes que nos rodean, de tal manera que se le devuelva a la tierra el suelo que se le quita con las edificaciones.

Se plantea para las edificaciones de nueva construcción o ya construidas. Un diseño flexible, que puede adaptase a las condiciones de cada cubierta; ajardinamiento intensivo, con mayores espesores de tierra y por tanto, vegetación de porte herbáceo, arbustivo y arbóreo para nuevas edificaciones y, cubiertas ajardinadas extensivas con predominancia del estrato herbáceo para edificios preexistentes, dado que el incremento de peso de las capas añadidas, en muchos casos, queda incluido dentro de las mayoraciones de los cálculos estructurales. No tiene que ser necesariamente una cubierta plana; las inclinadas introducen un ajardinamiento que enriquece tanto visual como energéticamente la quinta fachada.

Se plantea para las edificaciones de nueva construcción como para las ya construidas
foto
La visión desde el aire de una gran ciudad. Imagen que se podría evitar aplicando proyectos como el de Víctor Mena y Celia Alba.

La idea que se plantea es más amplia, ya que además de realizar una plantación en las azoteas de nuestros hogares, se pretende crear un nuevo espacio de esparcimiento y conexión, de tal manera que la interacción de los propios vecinos con el nuevo uso enriquezca estos espacios.

Podemos imaginar, para estas olvidadas azoteas, espacios de huerta, solarium, bancadas, pérgolas, cenadores, espacios de encuentro o los actuales espacios para tender. La multiplicidad de nuevos usos debe tener en cuenta siempre la concienciación con el medio, el uso lógico y el respeto con los demás propietarios. Además de realizar plantaciones apropiadas según la zona donde residamos, podemos introducir juegos con diferentes espacios.

Características del proyecto

No solo se busca el dar un nuevo uso a las muy olvidadas azoteas, el acondicionamiento de las mismas generará grandes beneficios, según sus autores:

· Energético, ya que se reduce el calentamiento de la cubierta por soleamiento y se utiliza para producir energía limpia con paneles fotovoltaicos y turbinas eólicas verticales.

· Hídrico, reutilizando el agua de lluvia para el riego de la vegetación, ya que cuenta con celdas de almacenamiento bajo las plantaciones y los pavimentos.

· Acústico y térmico, el sustrato y las diversas capas que añadimos aseguran un perfecto aislamiento de la cubierta.

· Ambiental ya que con la presencia de más vegetación se favorece la fijación de CO2, polvo y contaminantes atmosféricos, consiguiendo una mejora en la calidad del aire.

· Paisajístico, transforma un escenario de antenas y chimeneas en un mosaico verde de naturalidad y vida.

· Lúdico, se potencia la interactuación con nuestro medio, lo que incluye a vecinos y entorno más cercano.

· Social, dado que aparecen nuevos puestos de trabajo en la figura de técnicos de mantenimiento de instalaciones y de limpieza.

La gran ventaja de este tipo de cubiertas es que necesita de un bajo mantenimiento: se escogen especies autóctonas y de gran rusticidad

La gran ventaja de este tipo de cubiertas es que necesita de un bajo mantenimiento: se escogen especies autóctonas y de gran rusticidad. En el caso de la ciudad de Valencia, donde se diseña la muestra, se emplearía vegetación resistente a la sequía de acuerdo con el clima mediterráneo característico. La aparición de charcos por lluvia se evita empleando una capa drenante, que contaría con zonas de evacuación de las aguas pluviales, en el caso de que sean excesivas. El aporte de agua necesario, llega a las plantas por evaporación del agua acumulada en las celdas del sustrato.

El material vegetal, con raíz de tipo fasciculada, no necesita mucho espesor para su supervivencia, con lo que requiere menos peso en la cubierta y la no necesidad de realizar un gran cambio en la tipología del soporte.

foto
Una azotea se puede dividir en espacios que puedan darle distintos usos.

Las diferentes capas que conforman estas cubiertas ajardinadas con depósito son:

· Vegetación mediterránea de bajo requerimiento hídrico y mantenimiento

· Sustrato (espesor variable entre 7 y 150 cm, según estructura)

· Filtro

· Capa de drenaje 'huevera'

· Capa protectora

· Aislante térmico

· Impermeabilización antirraíz

· Hormigón celular para pendientes

· Soporte

foto
Maqueta del espacio ideado por Víctor Mena y Celia Alba para su proyecto.

La utilización de energías limpias

En los espacios destinados a los paneles fotovoltaicos también se realiza una cubierta ajardinada. La presencia de vegetación, rebaja las temperaturas medias que pueden llegar a alcanzar estos sistemas. Los módulos fotovoltaicos transforman la luz solar en energía eléctrica. Durante el proceso de transformación de la luz en energía eléctrica, el rendimiento disminuye si la temperatura propia del módulo supera los 25 °C. La cubierta ajardinada puede rebajar las temperaturas de 45 °C que alcanzan cubiertas como las de la ciudad de Valencia.

La inclusión de turbinas eólicas verticales de alto rendimiento se suman al aporte de energía limpia del proyecto, su ubicación se debe estudiar en función de la legislación vigente de cada lugar.

Se plantea colocar contenedores de compostaje en las cubiertas, gestionados por y para los vecinos de la comunidad, con el fin de reutilizar a pequeña escala los restos orgánicos generados por las viviendas para las posibles huertas ecológicas, macetas o sustratos que coexistirían en la cubierta, o incluso fuera de ella.

I Concurso Talento Design

Convocado por la Fundación Banco Santander en colaboración con Universia, este concurso está destinado a estudiantes de cualquier nacionalidad y pretende fomentar la creatividad en el diseño, la tecnología y la sostenibilidad. Las 45 obras seleccionadas por votación serán expuestas a partir de finales de octubre en la Casa América de Madrid.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS