Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“Presentar la modificación genética como única solución para mejorar una planta, es una falsedad”

Entrevista a Michel Ferry, director de la Estación Phoenix de Elche (Alicante)

David Pozo17/09/2009

17 de septiembre de 2009

La Estación Phoenix de Elche es pionera en la cultivar de forma in vitro palmeras en una ciudad, que cuenta en su haber el único palmeral de Europa. Una de los graves problemas a los que se han tenido que enfrentar los científicos en los últimos tiempos ha sido el ataque feroz del picudo rojo a las palmeras europeas. Para ello, centros como la estación ilicitana proponen una técnica que se basa en la intervención quirúrgica de la palmera, salvando de esta forma muchas de ellas.
foto
Michel Ferry, director de la Estación, saneando una palmera del picudo rojo.

¿En qué consiste el trabajo de la Estación Phoenix? ¿El emplazamiento en Elche es por algún motivo en particular?

Nuestro trabajo consiste en la salvaguarda del palmeral de Elche proponiendo soluciones para que el cultivo de las palmeras para la producción de dátiles sea de nuevo rentable. Este resultado se ha conseguido desde hace 5 años con la distribución a los cultivadores de Elche de palmeras producidas por cultivo in vitro. La técnica utilizada nos permite responder no sólo a la demanda local sino a la demanda internacional. Somos los únicos en el ámbito mundial capaces de ofrecer palmeras in vitro de esta calidad. Esta técnica se basa en la mejora de una tecnología original del Inra (Instituto Nacional de Investigación Agraria) de Francia, transferida a Elche dentro del acuerdo de colaboración establecido entre el ayuntamiento y la institución en base del cual yo fui nombrado para crear y dirigir la estación Phoenix. Estas palmeras producen un dátil de muy alto valor comercial. Además, en colaboración con un investigador del Ivia y un colega de la Estación Phoenix, he puesto a punto una tecnología novedosa de conservación del dátil fresco. Este proceso patentado, propiedad del Inra francés y del ayuntamiento de Elche, ha sido concedido de manera gratuita a los productores de dátil de Elche. Les permite proponer un dátil fresco de muy alta calidad para las fiestas de fin de año cuando pueden conseguir los precios más altos. Finalmente, hemos puesto a punto técnicas de control biológico de las plagas, lo que permite proteger el palmeral urbano sin poner en peligro la salud de la población y el medioambiente. Contra el picudo rojo, hemos puesto a punto técnicas y estrategias que permiten salvar las palmeras infestadas y proteger las otras.

La estación Phoenix, de carácter internacional se ha creado en Elche porque aquí se encuentra el único palmeral de Europa. A parte de su papel local, la Estación Phoenix tiene una muy fuerte actividad de cooperación con todos los países donde hay palmeras.

¿Cómo surgió la idea?

De una solicitud en 1991 del ayuntamiento de Elche al Inra francés para que la experiencia de este organismo francés permita encontrar soluciones a la conservación del palmeral de Elche.

“En casos como Elche, la biotecnología se presenta como la solución más rápida y eficaz para proponer soluciones a problema específicos”

¿La biotecnología se apunta como una solución a un sector agrícola que ha de cargar cada día con más lastres en su desarrollo?

A veces la biotecnología se presenta como la solución más rápida y más eficaz para proponer soluciones a problema específicos. Era el caso de Elche. Pero en muchos casos, la biotecnología sirve sobre todo para enriquecer multinacionales. Es por eso que es muy importante proponer esta herramienta después de un análisis global de la situación y teniendo en cuenta los aspectos socioeconómicos, medioambientales y de salud, no sólo a corto, sino también a largo plazo.

foto
Sede de la Estación Phoenix de Elche.

¿Cómo se puede trabajar para mejorar una planta, una hortaliza o una fruta?

Primero hay que definir bien el objetivo y tener en cuenta la demanda del mercado, pero también las condiciones del cultivo para que el uso de una nueva variedad no se acompañe de una degradación del medioambiente (uso excesivo de pesticidas, de fertilizantes, de agua, de energía). Estas nuevas variedades deben también responder al modelo de agricultura que se quiere defender. La defensa de la agricultura de tipo familiar parece ser una prioridad no sólo en los países del sur sino también en los países desarrollados.

Hay varias técnicas de mejora de las plantas. Hoy en día, existe una tendencia para presentar la técnica de la modificación genética (OGM) como la única solución, lo que por supuesto es totalmente falso. Existe un debate fuerte todavía no resuelto sobre la consecuencias del uso de esta técnica: consecuencias económicas y medioambientales (ver el caso catastrófico de la soja en Argentina), y a largo plazo sobre la salud. Además, de momento, la mayoría de los consumidores europeos por lo menos (en EEUU no están informados que consumen productos genéticamente modificados) están en contra. En estas condiciones, muchos opinan que esta tecnología que presenta mucho interés para la investigación de las plantas no debería salir de los laboratorios.

“Hasta ahora la medida de eliminar el picudo rojo destruyendo las palmeras se ha demostrado como un auténtico fracaso”

¿Se ven cada día más apoyados en este tipo de proyectos por las instituciones? ¿Y por el agricultor de a pie? ¿Cuesta mucho llevar el I+D al sector primario?

La Unión Europea decidió hace dos años añadir criterios de interés social y el principio de precaución antes de autorizar nuevas plantas genéticamente modificadas. La aplicación de estas nuevas condiciones se convierte en una guerra comercial con Estados Unidos, donde se encuentran las multinacionales que son los principales en beneficiarse de esta tecnología (Monsanto, especialmente).

Uno de los últimos proyectos de la Estación ha sido intervenir directamente en un problema tan grave como el que está afectando con el picudo rojo a miles de palmeras.

¿Qué técnica se está utilizando para recuperar palmeras enfermas con esta auténtica plaga?

Es una técnica basada en el descubrimiento del modo de infestación de las palmeras canariensis por esta plaga. El principio de esta técnica es muy sencillo: consiste en eliminar sólo las partes de las palmeras que están infestadas. Permite erradicar el picudo, y muy a menudo salvar la palmera. Es de fácil empleo, muy poco costosa y totalmente inocua. Necesita la formación de operarios y en Elche hemos iniciado recientemente una formación sobre el uso de esta técnica. Ha dado lugar a varios publicaciones en revistas españolas, francesas e italianas, así como a muchas conferencias. El problema mayor es conseguir su adopción por los servicios de sanidad vegetal de España como de los otros países europeos. Estos servicios han adoptado como norma la de destruir las palmeras infestadas. La consecuencia de esta medida ha sido un fracaso total con decenas de millones gastados, decenas de miles de palmeras destruidas y una plaga que está más presente y más extendida que nunca. Pero le cuesta mucho a la administración reconocer que se ha equivocado tan seriamente. Le cuesta adoptar una nueva estrategia que va en contra totalmente con la que fijó en un primer momento, y que se basa en la experiencia de expertos que no dependen de ella.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Axo Green

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS