Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Nueva Norma UNE-EN 16941-1“Sistemas in situ de agua no potable”

Sistemas para la utilización de agua de lluvia

Silvia González. Directora técnica comercial de Aqua Ambient Ibérica, S.L.

12/06/2019

En marzo de 2019, los miembros del Comité Europeo de Normalización (CEN) publicaban de manera íntegra la versión oficial en español de la Norma Europea UNE -EN 16941-1:2018. 'Sistemas in situ de agua no potable'. En este artículo la autora analiza cómo se contemplan los sistemas para el aprovechamiento del agua de lluvia.

foto

Introducción

Por primera vez, en mayo de 2008 se inició el desarrollo de normas sobre esta tématica, con el grupo de trabajo CEN/TC 165/WG 50 'Re-use of water, donde incorporaría los términos; standards for use of rainwater and greywater.'

A inicios del 2018 este GW del CEN acabó la redacción de la Norma EN 16941-1:2018, 'On-site non-potable water systems - Part 1: Systems for the use of rainwater'. Y está desarrollando su segunda parte: prEN 16941-2, 'On-site non-potable water systems - Part 2: Systems for the use of treated greywater'.

En julio de 2018, se hace pública la aprobación de la Norma EN 16941-1 en tres versiones oficiales (alemán, francés e inglés) y en marzo de 2019 los miembros del Comité Europeo de Normalización (CEN) publican de manera íntegra la versión oficial en español de la Norma Europea UNE -EN 16941-1:2018.

Sobre el aprovechamiento del agua de lluvia contempla que todas las construcciones y edificaciones que cuenten con zonas verdes o comunes deberían almacenar, a través de un depósito, las aguas pluviales recogidas en los tejados y terrazas del propio edificio y otras superficies impermeables no transitadas por vehículos ni personas.

foto

En esta nueva Norma europea se especifica los requisitos y proporciona recomendaciones para el diseño, dimensionado, instalación, identificación, puesta en servicio y mantenimiento de sistemas de recogida de agua de lluvia para el uso in situ como agua no potable

Guía técnica aprovechamiento de aguas pluviales en edificios

Al principio de la publicación de la Guía Técnica de la Asociación Española de Empresas del Sector del Agua (Aqua España) en 2011 y actualización en 2016, había una necesidad de poner por escrito los objetivos, la gestión y la reutilización de aguas pluviales procedentes de cubiertas y/o superficies pavimentadas, para determinar unos criterios de diseño, dimensionado e instalación para todo tipo de edificaciones dirigido a los profesionales (ingenierías, constructoras, instaladoras, empresas de tratamiento del agua, empresas de mantenimiento, etc..) del sector en España. Es por eso, que en 2008 se creó una Comisión de Trabajo específica en este campo en Aqua España, orientada a promover el conocimiento de las Soluciones para el Aprovechamiento de las Aguas Pluviales en los edificios, como fuente alternativa de agua que permite sustituir el agua de consumo en determinadas aplicaciones.

Origen: almacenamiento tradicional del agua de escorrentía

En España tienen una gran tradición e historia los sistemas de captación de agua que recolectan la escorrentía en depósitos subterráneos y, por tanto, son muy comunes y ayudan a cubrir parte de las necesidades de la población, jardinería y/o de la agricultura.

El aljibe (del árabe hispano “algúbb”), es un depósito destinado a guardar agua procedente de la lluvia recogida de los tejados que se conduce mediante canalizaciones.

Desde los años sesenta, especialmente en el litoral mediterráneo español e islas, se ha caracterizado por un incremento urbano relacionado con el turismo. Ello ha repercutido en el aumento del consumo de agua. A esto, hay que sumar los problemas de suministro y de disponibilidad asociados a su escasez por factores climáticos y al incremento de la demanda. El agua se ha convertido en un recurso de vital importancia para el desarrollo socio-económico.

La importante sequía ibérica registrada entre 1992-95 abrió el debate sobre la necesidad del aprovechamiento y las denominadas fuentes no convencionales, que engloban a las aguas residuales depuradas, a la producción de agua desalinizada y, en menor medida, el uso de agua de lluvia y aguas regeneradas depuradas (y reciclaje de aguas grises). Estos recursos, con el paso del tiempo, han ido ganando peso y convirtiéndose en una fuente alternativa para paliar la insuficiencia hídrica en España.

La importancia de estos recursos no convencionales se acentúa aún más si cabe, si se tienen en cuenta las consecuencias del cambio climático y la adaptación a éste, que constituye uno de los mayores retos de la sociedad a escala global. Hay dos procesos que, por efecto del calentamiento global, pueden acentuarse en España con implicaciones directas en los recursos hídricos:

  • El aumento de los extremos atmosféricos (precipitaciones de agua más intensas y concentradas en el tiempo).
  • La reducción de precipitaciones y de volúmenes de agua disponible y acentuación de las sequías.

Diagrama de flujo del uso de agua de lluvia in situ

El sistema de recolección puede describirse a partir de cuatro elementos funcionales:

  1. Recogida: es la captación del agua de lluvia y su transporte a un dispositivo de almacenamiento.
  2. Tratamiento: el objetivo es garantizar una calidad de agua específica dependiendo de su uso previsto. Puede abarcar las operaciones siguientes: eliminación de partículas gruesas, retención de partículas finas por sedimentación o flotación (tamaño máximo dentro el sistema de almacenamiento =1mm) mediante filtros y, por último, proteger la calidad del agua mediante desinfección según la calidad que se necesite obtener.
  3. Almacenamiento: el objetivo es conservar un volumen adecuado de agua de lluvia teniendo en cuenta el uso previsto y las probabilidades de recogida, siempre protegiendo la calidad del agua almacenada ante el riesgo de deterioro.
  4. Suministro / distribución: el objetivo es alimentar los lugares de uso con agua no potable y la posibilidad de un suministro de agua de reserva, mediante bombeo directo y/o indirecto o por un sistema de gravedad. No debe producirse conexión cruzada del sistema de tuberías de agua no potable con agua de red (potable).
foto

Instalación, identificación, puesta en servicio y mantenimiento

Instalación

En la instalación de dispositivos enterrados debe tenerse en cuenta: resistencia y estabilidad del terreno, contaminación del terreno (respetar margen mínimo de tres metros hasta cualquier árbol con raíces considerables), proximidad a servicios públicos y cimentaciones, tuberías y cables ya existentes y accesos disponibles.

Identificación

Todas la tuberías, conectores y puntos de uso del sistema de agua no potable deben marcarse y etiquetarse para evitar el consumo accidental o la conexión entre las distintas tuberías de recogida; señalizar 'agua no potable' con 'agua potable'.

Puesta en servicio

El sistema de tuberías ha de purgarse, su estanqueidad, inspeccionarse, y comprobar la ausencia de conexiones entre tuberías de agua potable y no potable. Finalmente, debe redactarse una acta de puesta en servicio que certifique que el sistema es correcto técnicamente y funcionalmente y debe entregarse al propietario de la instalación.

Mantenimiento

Para cada instalación que distribuya agua no potable en el interior de edificios, debe tener un libro de registro incluyendo la siguiente información de inspección y mantenimiento:

foto

Anexo D. Tabla D.1 – ejemplo de hoja de instrucciones de inspección y mantenimiento.

Conclusiones

  1. El agua de lluvia puede ser empleada para diversas aplicaciones, siendo las más habituales: descarga de  sanitarios, lavado (de suelos, baldeo de viales, según la calidad, también en lavadoras), limpieza (vehículos, superfícies), riego de jardines o zonas verdes, industriales para proceso, sistemas contraincendios, …
  2. El agua de lluvia se excluyen de aplicación en el uso como agua potable y para preparación de comida, en higiene personal, en atenuación descentralizada e infiltración.
  3. Los factores que pueden afectar a la calidad y/o cantidad del agua de lluvia recogida son: régimen local de precipitaciones, tamaño de la superfície de recogida, los materiales de las superfícies y sus características de desagüe, dimensionado de los sistemas de tuberías, los niveles de contaminación de la superfície de recogida y el riesgo de contaminación del sistema.
  4. Los elementos funcionales principales son: recogida, tratamiento, almacenamiento y distribución.
  5. Los sistemas de recoleccion de agua de lluvia deben diseñarse, instalarse, marcarse, operarse y mantenerse de manera que garanticen los niveles de seguridad.
  6. Los sistemas de recolección de agua de lluvia deben diseñarse e instalarse de modo que el agua no potable sea adecuada para su objetivo y no presente un riesgo indebido para la salud según los reglamentos, normas y orientaciones nacionales.
  7. El agua de lluvia recogida, filtrada y almacenada de forma adecuada, representan una fuente alternativa de agua de buena calidad que permite sustituir el agua de consumo en ocasiones y de esta forma se contribuye al ahorro de este recurso.
  8. Aplicando estos sistemas de recolección de Agua de Lluvia se puede reducir hasta un 40% el consumo.
  9. Esta nueva norma española y europea facilita la información técnica y criterios sobre diseño y dimensionado de este tipo de instalaciones para todo tipo de edificaciones construidas de manera sostenible (eficiencia en ahorro de consumo: reutilización del agua).
  10. Ahora estamos enfocados en una Segunda Parte de la Norma EN 16941-2: Sistemas para la reutilización de aguas grises tratadas.

Por tanto, creo que será una nueva herramienta muy útil para todos los agentes implicados (administración, ingenierías, constructoras, instaladores, empresas de tratamiento de aguas y usuarios) y que pretende generar un nuevo impulso a la instalación de soluciones sostenibles para el uso del agua.

UNE-EN 16941-1. Sistemas in situ de agua no potable. Parte 1: Sistemas para la utilización de agua de lluvia

Determina los requisitos y proporciona recomendaciones para el diseño, dimensionado, instalación, identificación, puesta en servicio y mantenimiento de sistemas de recolección de lluvia para el uso in situ del agua como agua no potable. La UNE-EN 16941-1 indica también los requisitos mínimos para estos Sistemas. Sin embargo, excluye de su objeto y campo de aplicación el uso como agua potable y para preparación de comida; uso para higiene personal; atenuación descentralizada e infiltración.

Esta norma se ha elaborado en el GW 169 del CEN y del CTN 149 de UNE.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Hannover-Messe Sodeks Fuarcilik A.S.Smart Doors - IFEMA - Feria de MadridXV Congreso Anual de CogeneracióConaif 3 y 4 octubre en ToledoExpobiomasaTecnofrío 16 - 17 octubre 2019Nebext - Rebuild

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS