Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Reutilización de aguas grises en edificios, una alternativa eficaz a la escasez de recursos hídricos

Albert Soriano Rull, técnico en Instalaciones Hidrosanitarias. Jefe de Estudios de la Escuela del Gremio de Instaladores de Barcelona31/01/2018

Hasta hace bien poco, términos como ‘huella hídrica’ o ‘estrés hídrico’ eran expresiones muy poco conocidas por los profesionales de las instalaciones; todavía hoy el profesional instalador sigue sin asumirlas como propias. Mucho más popular es el término meteorológico ‘sequía’, entendido como la falta de lluvias durante un período prolongado de tiempo, que produce sequedad en los campos y escasez de agua en general. Es precisamente el actual periodo de sequía que padece nuestro país el que me lleva de nuevo a plantear la reutilización de las aguas grises de los edificios como alternativa a la escasez de agua, más allá de lo absurdo que resulta utilizar agua potable para la descarga de cisternas en inodoros y/o urinarios.

Aguas grises, aguas potencialmente aprovechables

Se denominan aguas grises a las aguas procedentes principalmente de lavabos y lavamanos, duchas y bañeras. El bajo nivel de contaminación de este tipo de aguas, provoca que posteriormente a un tratamiento puedan volver a ser utilizadas en aplicaciones como el llenado de cisternas de inodoro (WC), la limpieza de viales, el riego de determinadas zonas ajardinadas e incluso el lavado de vehículos.

Si tenemos en cuenta que en la descarga de un inodoro (WC) se emplea de media una cantidad en cada uso de la cisterna de 4,5 L (considerando los inodoros actuales con 6 litros en descarga completa y 3 L en media descarga), observaremos que la relación entre las aguas grises generadas en una vivienda y la demanda de agua para cisternas de inodoro (WC) a lo largo de un día es fácilmente optimizable, teniendo en cuenta que el agua destinada a la recarga de cisternas de inodoro será destinada solamente para el arrastre principalmente de micciones y deyecciones. (Ver Figura 1)

foto

Figura 1- Relación gráfica entre el aguas gris generada a lo largo de un día y la demanda de de agua tratada en la descarga de cisternas WC (Guía Técnica de recomendaciones para el reciclaje de aguas grises en edificios – Aqua España).

La carga contaminante que acostumbran a contener las aguas grises de origen, desde los aparatos sanitarios citados, está formada principalmente por pelos y cabellos, escamas de piel, hilos y trazas de tejido y/o espumas de jabones y champús entre otros, por lo que la regeneración de estas aguas es relativamente sencilla y económica. En general, la cantidad de virus y bacterias como Coliformes totales o Escherichia Coli suele ser bajo, por lo que el tratamiento con las tecnologías actuales permite discriminar con suficientes garantías todo este tipo de microorganismos.

Por ello, estas instalaciones son equipamientos que deben ser previstos de origen en edificios con una fuerte demanda de agua, como el caso de polideportivos e incluso viables en inmuebles de ámbito residencial, como edificios de viviendas.

Normativa y legislación actual en materia de reutilización de aguas grises

Las instalaciones para la reutilización de aguas grises en edificios siguen sin disponer de una regulación legal específica por parte del Estado Español. Las razones pueden ser diversas, como el todavía bajo nivel de edificación de nueva construcción en nuestro país o simplemente la falta de interés por parte de las administraciones públicas en promover una tendencia que no favorecería a los intereses de los grandes monopolios del agua en España, es decir, las compañías distribuidoras de la misma. En cualquier caso, también podríamos hablar del miedo de las autoridades sanitarias a posibles problemas de contaminación, debido a prácticas negligentes.

El único documento normativo al respecto es el Real Decreto 1620/2007, el cual regula la reutilización de las aguas depuradas en planta de tratamiento (EDAR) por su similitud, posiblemente este documento será la base para la regulación de este tipo de instalaciones en edificaciones. En este documento se establece que las aguas regeneradas podrán utilizarse para uso agrícola, industrial, recreativos, ambiental y también urbano, entre el que se contempla la recarga de cisternas de inodoro (WC) o el riego de zonas verdes. Aún así, este documento no especifica la posibilidad de disponer de equipos autónomos y centralizados por edificio para el tratamiento y reutilización de las aguas grises generadas desde el mismo, por lo que se considera claramente insuficiente para el caso que nos ocupa.

Desde hace tiempo, existe una inquietud en diversas comunidades autónomas por promover este tipo de prácticas y concretamente desde algunos municipios ya se regula la implementación de estas instalaciones, mediante las Ordenanzas Municipales. En Cataluña, por ejemplo, son más de 70 los municipios que han incorporado en sus ordenanzas la reutilización de las aguas grises y/o pluviales en edificación. En 2006 en Cataluña, la Red de Ciudades y Pueblos hacia la Sostenibilidad y concretamente el Grupo de trabajo de Nueva Cultura del Agua con participación entre otras entidades de la Diputación de Barcelona publicó uno de los primeros modelos de referencia de Ordenanza Municipal para el ahorro de Agua, donde se trataban entre otros aspectos, la reutilización de las aguas grises en edificación lo que sirvió de referencia para la elaboración de diversas ordenanzas municipales en todo el territorio catalán.

En este sentido, uno de los municipios pioneros en disponer de una regulación concreta en materia de reutilización de aguas grises y aprovechamiento de pluviales fue precisamente la población barcelonesa de Sant Cugat del Vallés, que recientemente ha elaborado un nuevo documento que actualiza y mejora al anterior, que databa de 2008.

El caso de Sant Cugat del Vallés

En este municipio y debido fundamentalmente a la particular estructura edificativa, mayoritariamente semicompacta y unifamiliar, se optó por disponer de una legislación que regulara en edificios de nueva construcción la instalación de equipos para la reutilización de aguas grises y pluviales, reduciendo el consumo medio de agua estimado en más de 180 L por habitante y día hace diez años a menos de 110 L/hab. día en la actualidad.

Concretamente dicha ordenanza regula que los sistemas para la reutilización de las aguas grises serán obligados en todas las edificaciones residenciales plurifamiliares con más de 8 viviendas y las edificaciones o construcciones para otros usos en los que se prevea un volumen de consumo anual de agua destinada a duchas y bañeras, superior a 400 m3.

Del mismo modo, la previsión o cálculo de la capacidad de tratamiento de las aguas grises se estima en 48 litros por persona y día, esta cantidad puede variar entre las ordenanzas de unos municipios y otros. En este sentido, se puede aseverar que el caso de Sant Cugat del Vallés ha servido y sirve como referencia para otros tantos municipios, algunos de los cuales han intentado adaptar dicha ordenanza a su propia singularidad territorial.

Otras iniciativas

Entre otras muchas iniciativas, el trabajo de entidades como la Asociación Española de empresas de tratamiento y control de aguas-Aqua España, ha permitido publicar dos documentos de referencia como son la Guía Técnica de recomendaciones para el reciclaje de aguas grises en edificios y la Guía Técnica de aprovechamiento de aguas pluviales en edificios, presentadas ambas en su primera edición en 2011 y actualizadas en 2016. Estos dos documentos permiten conocer de forma genérica la estructura, composición y diseño de estas instalaciones, representando un buen documento de partida y de referencia.

Una de las iniciativas más recientes, en la que también he tenido oportunidad de intervenir como docente, ha sido la realización de un curso para profesores de toda España realizado en la Asociación Nacional de Instaladores de Fontanería-Conaif, como parte del Proyecto Aquavet, un proyecto Erasmus, financiado por la U.E con el objetivo de potenciar entre algunos países de la Eurozona la formación en materia de optimización y ahorro de agua entre los estudiantes de formación para la ocupación, formación profesional y también entre los actuales profesionales del sector de la fontanería.

Equipos centralizados más habituales para el tratamiento de las aguas grises

Para el caso de edificios plurifamiliares se suelen utilizar equipos de recogida y tratamiento instalados de forma centralizada y ubicados en zonas comunes del inmueble, que mediante diferentes procesos agrupan las aguas grises vertidas desde los aparatos sanitarios correspondientes, aplicando un tratamiento e impulsando nuevamente las aguas grises ya tratadas a los puntos de consumo autorizados (cisternas de WC, grifos de riego...).

Los equipos centralizados para el tratamiento de las aguas grises son principalmente:

  • Equipos centralizados con tratamiento físico-biológico (mediante membranas de ultrafiltración – Equipos MBR.
  • Equipos centralizados con tratamiento físico-químico.
  • Equipos centralizados con tratamientos mixtos.
foto

Equipos con tratamiento físico y biológico

Una de las tecnologías que en los últimos años se está mostrando más efectiva es la utilización de equipos con tratamiento físico-biológico mediante biorreactores de membranas, consistentes en hacer pasar las aguas grises de origen, una vez filtradas, a través de unos módulos de membranas de ultrafiltración, también llamados biorreactores de membrana.

Este tipo de equipos permiten discriminar el paso de micropartículas y hasta de bacterias y virus, así como compuestos orgánicos de elevado peso molecular. Normalmente se trata de equipos que situados en una sala técnica en planta baja o sótano, están formados por dos o más depósitos. En el primero se vierten las aguas grises de origen, donde después de atravesar un filtro de gruesos y mediante un sistema de aireación por ciclos (mediante sopladores) se provoca que el agua atraviese los módulos de membranas de ultrafiltración, pasando posteriormente a otro/s depósito/s desde donde se impulsan las aguas una vez tratadas en los anteriores hasta los puntos de uso anteriormente citados.

foto
Figura 2. Equipos de reutilización de aguas grises con tratamiento por membranas- MBR.
Uno de los equipos con mayores garantías sanitarias reside en los equipos con tratamiento físico-biológico, consistente en el uso de membranas de ultrafiltración (MBR)

Equipos con tratamiento físico químico

Estos equipos combinan una primera fase de tratamiento de filtración de gruesos (tratamiento físico) y una aireación mediante sopladores, con un tratamiento posterior de carácter químico, mediante la dosificación de coagulantes y floculantes y una segunda fase de desinfección, mediante la dosificación de hipoclorito.

Este tratamiento requiere un mayor control y un mayor cuidado por la manipulación de sustancias químicas por parte de las personas responsables del mantenimiento, independientemente a unos mayores costes por reposición de consumible. El coste de los equipos, de entrada, puede ser más económico pero la experiencia en muchas instalaciones es que acaba generando más inconvenientes que ventajas en comparación con los equipos con tecnología MBR.

foto
Figura 3 - Equipo de reutilización de aguas grises con tratamiento físico-químico

Equipos centralizados con tratamientos mixtos

En estos equipos se efectúa una primera fase de filtración física mediante filtro de gruesos en combinación con una aireación programada de las aguas grises de origen, posteriormente el agua atraviesa varios módulos de membranas. En una tercera fase y habitualmente en otro depósito independiente se provoca una dosificación de hipoclorito, para garantizar una desinfección total del agua contenida en el mismo. Supone incrementar la seguridad sanitaria de las aguas grises tratadas pero también supone incrementar los costes de mantenimiento de los equipos.

Del mismo modo, pueden complementarse los tratamientos citados mediante lámparas UV y/o dosificadores de ozono, como tratamiento final o terciario.

Conclusiones

Dada la ausencia de unos criterios comunes y generales que regulen las condiciones de tratamiento de las aguas grises y sus equipos en edificación, la experiencia acumulada y las tecnologías actuales, no llevan a pensar que uno de los equipos con mayores garantías sanitarias reside en los equipos con tratamiento físico-biológico, consistente en el uso de membranas de ultrafiltración (MBR), aunque evidentemente no se pone en tela de juicio la validez y efectividad del resto de equipos de tratamiento.

“Es necesaria una normativa mínima de aplicación general y de carácter estatal donde se marquen unos criterios y unas pautas concretas que permitan no solo regular la obligatoriedad en la instalación de estos equipos si no establecer también los parámetros mínimos de tratamiento de las aguas grises en edificación”

Aún así, cabe insistir en la necesidad de una normativa mínima de aplicación general y de carácter estatal, donde desde las máximas autoridades sanitarias se marquen unos criterios y unas pautas concretas, basadas en las múltiples experiencias y que permitan no solo regular la obligatoriedad en la instalación de estos equipos si no establecer también los parámetros mínimos de tratamiento de las aguas grises en edificación. Todo ello, acompañado de unas políticas que promuevan a nivel social una concienciación real y efectiva de la problemática hídrica que sufre nuestro país. Sin estas medidas y unos recursos adecuados será muy difícil revertir la tendencia actual y evitar la desertización del territorio y el encarecimiento paulatino del precio del agua, que puede llegar a convertirse en otra fuente de pobreza, la pobreza hídrica. El cambio climático y la acción del hombre sobre la situación de los recursos naturales disponibles requieren de otro tipo de actitudes y actuaciones gubernamentales.

foto

Comentarios al artículo/noticia

#2 - Jesus
21/02/2018 16:40:29
Sería bueno remarcar que si continuamos poniendo mas productos tóxicos haremos más difícil el tratamiento, aunque contrario a la creencia popular, la mayor cantidad de producto tóxico no significa una mayor inhibición del tratamiento según descubrieron estos investigadores: https://www.researchgate.net/publication/322936142_Toxicity_and_biodegradability_of_caffeic_acid_in_anaerobic_digesting_sludge
#1 - Ismael Riaño
31/01/2018 3:29:21
Hemos trabajado 14 años por la supervivencia de la tierra, nuestra meta está, en reducir el desperdicio en un 80% del AGUA POTABLE y evitar que un cabello vaya a las aguas residuales, eso sí, nuestra cultura deberá cambiar, lo invitamos a subirse en este propósito. visite la página www.grajes.com Nuestras válvulas tienen 8 años en el mercado. Producto con Patente en Colombia y USA. "NO ES IMPOSIBLE, NO ES DIFÍCIL, ES TOTALMENTE POSIBLE Y NADA DIFÍCIL" ISHERIGU SE BUSCA EMPRESA QUE QUIERA PRODUCIR O FABRICAR NUESTROS PRODUCTOS Países que no comprendan COLOMBIA y USA que quieran producir el producto están autorizados, esta fue una invención Divina y un desarrollo para el Mundo entero, es una necesidad obligante el “USO RACIONAL DEL AGUA”. Para ahorrar agua ya no hay que inventar más, utilicemos el tiempo en buscar alternativas en otras necesidades. Si pusiéramos en práctica nuestras invenciones podríamos reducir el consumo al 25% y evitaríamos que un cabello fuera a las aguas residuales.

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

Zehnder

Radiadores de baja temperatura

Zehnder

ENLACES DESTACADOS

iEnerVI Congreso de Servicios EnergéticosNebext - RebuildEfintec 2018

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS