“Nuestro modelo educativo no potencia la actitud y el esfuerzo ante el trabajo”

Entrevista a Vicente Lafuente, presidente de Femeval

Redacción Interempresas30/09/2013

Vicente Lafuente es el presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval), una organización que, entre otras acciones, ofrece una oportunidad de inserción en el mercado alemán a los jóvenes del sector del metal especializados en las áreas de fontanería, gas, climatización y calefacción. Lafuente explica a Interempresas en qué consiste esta iniciativa y hace balance de la actual situación de este sector en nuestro país.

foto
Vicente Lafuente, presidente de Femeval.

Recientemente, Femeval buscaba jóvenes instaladores de fontanería, gas y climatización para su incorporación al mercado laboral. ¿Cómo surge y en qué consistía esta iniciativa?

El pasado mes de noviembre detectamos una interesante oferta de empleo para fontaneros cualificados remitida por la empresa de selección de Alemania, POD Int. Personalberatung GMBH. Fue entonces cuando contactamos con su socio ejecutivo para valorar las condiciones laborales que ofrecían a los posibles candidatos de la Comunidad Valenciana. A partir de ahí, consideramos oportuno establecer un convenio de colaboración.

Y así surge esta iniciativa, que llevan desarrollando desde diciembre de 2012…

Sí, para cubrir la demanda de este tipo de profesionales en el mercado del suroeste germano. La mecánica es la siguiente: se realiza una selección de candidatos que reciben un curso intensivo en alemán de dos meses de duración en las instalaciones del centro de formación de Femeval en Alaquás. En él, un formador de fontanería alemán les imparte formación específica sobre las características que diferencian a las instalaciones alemanas y españolas, así como las técnicas más utilizadas. Cabe señalar que ya hemos impartido tres cursos, y que más de la mitad de los 40 alumnos que han participado, ya están trabajando en empresas alemanas de los estados de Renania-Palatinado y Baviera.

¿Y cuál es el perfil que buscan las empresas demandantes?

Preferentemente, jóvenes de entre 25 y 40 años, y contemplan un contrato inicial de un año, con posibilidad de transformarlo en indefinido al término del mismo. El salario es de 1.600 euros mensuales brutos. Los requisitos: FP o carnet de instalador, disponibilidad para mudarse a Alemania e integrarse en la sociedad alemana a largo plazo.

“El sector del metal es un sector moderno, productor y usuario de tecnologías avanzadas y una gran oportunidad profesional para jóvenes y mujeres”

Si algo necesita el mercado es la generación de puestos de trabajo. ¿Qué otras acciones para fomentar el mercado laboral realiza Femeval?

Nuestro propósito es continuar con este convenio como alternativa temporal a la escasa demanda de empleo que ofrece el mercado español, e incluso ampliarlo a otras profesiones, mientras continúen las ofertas procedentes de empresas alemanas. Respecto a iniciativas similares, en Femeval siempre hemos hecho especial énfasis en transmitir a la sociedad el mensaje del metal como un sector moderno, productor y usuario de tecnologías avanzadas y una gran oportunidad profesional para jóvenes y mujeres.

Por favor, ponga algún ejemplo.

Hemos impulsado diferentes proyectos durante los últimos años para promover la imagen del sector del metal entre las trabajadoras y los trabajadores jóvenes, menos cualificados, de mayor edad y/o con mayor riesgo de salida del mercado laboral, para facilitar su reorientación y promoción personal dentro del sector metalmecánico.

foto

¿Qué más?

Con campañas como ‘Metalízate’ hemos dado a conocer las expectativas de inserción laboral que ofrece el metal a los alumnos que cursan módulos de formación profesional, motivándoles a elegir esta línea como opción de futuro. Otra proyecto ha sido Equal Metal, con el que fomentamos la participación y promoción de las mujeres en el sector del metal. Desde la federación trabajamos también en la adaptación de los trabajadores de edad avanzada, de entre 55 y 64 años, del metal para revalorizar el papel de estos empleados y aumentar su vida laboral.

Buenas iniciativas…

Sí, y a todas estas actuaciones se le une una permanente apuesta de Femeval por la formación como un activo estratégico y una oportunidad de inversión de futuro para los empresarios, trabajadores y desempleados del sector del metal. En este sentido, nuestras actuaciones se centran en ofrecer formación continua, formación profesional reglada, talleres de inserción laboral, prevención de riesgos laborales sector metal-construcción, formación bonificada y carnés profesionales. Todo con el fin de proporcionar a los trabajadores los conocimientos y las prácticas adecuados a las competencias profesionales requeridas en el mercado de trabajo y a las necesidades de las empresas; en contribuir a la mejora de la productividad y competitividad de las empresas valencianas del sector; y en mejorar la empleabilidad de los trabajadores, especialmente de los que tienen mayores dificultades de mantenimiento del empleo o de inserción laboral.

Se habla de “fuga de cerebros”, pensando siempre en que las oportunidades en el exterior son para universitarios, pero esta oferta pone en evidencia que no es así, que la formación profesional también se reclama en el exterior… ¿Qué opinan sobre la formación en este sector?

La coyuntura internacional obliga a contar, cada vez más, con los mejores profesionales para afrontar los nuevos retos del mercado laboral. Y esto nos condiciona a impulsar, entre todos, estrategias y acciones que sensibilicen a los agentes sociales implicados a que potencien la formación profesional, como la herramienta más útil al alcance de los jóvenes para lograr un empleo de calidad, al tiempo que dota a las empresas de una mano de obra cualificada. Como se está demostrando con estas ofertas del mercado alemán, la formación profesional es cada vez más sinónimo de competitividad y oportunidad.

¿Competitividad?

Sí, porque los empresarios requerimos cada vez más operarios cualificados y eficientes y percibimos esta formación como una inversión estratégica de futuro. Y oportunidad para los jóvenes, porque les brinda una salida profesional estable, de calidad y con una alta remuneración. En este sentido, la Administración tiene también mucho que decir y hacer para reforzar la formación profesional dentro del sistema educativo, con políticas que dignifiquen y prestigien esta vía formativa.

Una de sus grandes reivindicaciones…

Sí, insistimos en que se acometa una profunda reforma del sistema de Formación Profesional, para hacerlo más atractivo y acorde a los conocimientos que demandan el sector metalmecánico. Al respecto, considero que se deberían potenciar aspectos relacionados con la I+D y el emprendimiento desde el nivel de secundaria; ampliar y flexibilizar la oferta de la FP reglada, y adecuar las titulaciones ofertadas, tanto en sus contenidos como en calidad, a las necesidades de las empresas.

Y volviendo a la profesión, ¿cuál es el alcance del intrusismo en el sector?

El intrusismo profesional en el sector de las instalaciones alcanza el porcentaje del 40%, y se ha agudizado con la crisis económica actual, el desempleo y la liberalización del sector, en concreto con la desregularización de la actividad de la fontanería y electricidad.

¿Cómo lucha el sector con ello?

Las asociaciones que agrupan al sector llevan reclamando, desde hace mucho tiempo, un mayor control por parte de la Administración, para garantizar la seguridad de las instalaciones y de los usuarios de las mismas. También están instando a los órganos competentes a que cumplan sus obligaciones como marcan los diferentes reglamentos que afectan al sector. Con estas actuaciones se podría atenuar la proliferación de la economía sumergida y la grave problemática social y económica que acarrea.

Una de las conclusiones a las que se llegó en un encuentro organizado por Femeval es que “existe una manifiesta carencia de valores y actitudes de los más jóvenes ante el trabajo como consecuencia de un deficitario modelo educativo”. ¿Qué está ocurriendo?

Efectivamente, los expertos reunidos en este encuentro pusieron de manifiesto un tema que nos preocupa: tenemos un modelo educativo con unas lagunas que no potencia parámetros tan fundamentales como la actitud y el esfuerzo ante el trabajo. Por ello, son las propias empresas las que están supliendo al Estado en el desarrollo de las habilidades de los trabajadores desde el mismo momento de su contratación. Se trata pues de deficiencias educativas que urge corregir, entre ellas la escasa implantación de la Formación Profesional, como ya he indicado, así como fomentar una mayor coordinación entre la escuela y la empresa que facilite el tránsito hacia el mercado de trabajo. No debemos olvidar que la educación es, ante todo, una inversión productiva de la que depende la competitividad del país.

“Las personas son el activo más valioso de cualquier organización y un empleado motivado optimiza la productividad en la empresa”

“Sólo una mínima parte de las empresas consigue sacar el máximo rendimiento de sus empleados”, apuntaban en ese mismo encuentro. ¿Qué pueden hacer las empresas para mejorar la productividad de los trabajadores? ¿Qué hacen mal las empresas en este sentido?

Debemos partir de la base de que las personas son el activo más valioso de cualquier organización y de que un empleado motivado optimiza la productividad en la empresa. Pero como apuntábamos sólo una mínima parte de las empresas consigue sacar el máximo rendimiento de sus empleados. Este dato es el resultado de la falta de implicación de los directivos en la gestión eficaz de la aptitud de los trabajadores, y de que obvie la relevancia de los talentos como recurso estratégico.

La gestión del talento se caracteriza por su efecto directo en la productividad y rentabilidad de la empresa. Esto es, mejora un 50% el clima laboral, un 20% la producti¬vidad y un 50% su innovación.

Todo ventajas…

Sí, pero para poder desarrollar el talento se necesita medir y analizar el rendimiento de los empleados, una medición que no efectúan un 80% de las organizaciones. La mayoría no tienen un modelo eficaz para medir y mejorar el compromiso de sus profesionales porque continúan asentadas en jerarquías con estilos de dirección poco participativos y resistentes al cambio.

¿De qué otras formas se puede mejorar la productividad?

A través de la retribución variable, como clave imprescindible para atraer, motivar y retener el talento, sobre todo en un momento en el que las empresas están congelando o disminuyendo los salarios. No se debe pagar por estar sino por aportar. Esto es, las empresas deben incorporar este sistema que compensa los resultados conseguidos, y supone un refuerzo positivo para generar un mayor sentimiento de pertenencia y productividad posible. Por lo tanto, establecer un sistema retributivo atractivo puede convertirse en un potente aliado de la empresa y en un claro incentivo para el trabajador.

foto

¿También ocurre algo similar en el sector del metal en el que ustedes también están inmersos?

Las consideraciones anteriores son extrapolables a cualquier sector productivo. Lo cierto es que todas las empresas que quieran ser competitivas en el siglo XXI tienen que olvidarse de las estructuras piramidales porque destrozan cualquier modelo operativo de organización. Deben adaptarse al cambio que se está produciendo en el mercado laboral y contar con nuevos enfoques dirigidos al compromiso con su capital humano para mejorar sus índices de productividad y evitar la fuga de talentos. Y si no son capaces de fomentar y gestionar el talento de toda la organización, se estarán anclando en un modelo de negocio obsoleto.

¿Qué opina del descenso de actividad en este sector y del aumento de las exportaciones?

Desde la prudencia, valoramos positivamente este ligero descenso del 1% de la actividad productiva del metal de la Comunidad Valenciana, ya que supone un freno de la caída experimentada en el último cuatrimestre de 2012. A este indicador se le ha unido el imparable crecimiento de las exportaciones, que en estos tres primeros meses ha sido del 32,8%, y superior al 45% en el caso concreto de los vehículos automóviles. Todo ello como consecuencia de la cada vez mayor apertura de las empresas metalmecánicas a nuevos mercados que, como Estados Unidos o México, han duplicado y triplicado sus compras al sector del metal valenciano.

Un dato muy positivo…

Sí, y entiendo que esto es el resultado del esfuerzo titánico que están realizando nuestras empresas vendiendo al exterior para sortear la caída de la demanda interna. A día de hoy es el único revulsivo para un sector que ya no puede absorber más sacrificios ni en costes de producción ni en reducción de plantillas.

¿La solución pasa por exportar, entonces?

No, creo que no estaremos haciendo bien los deberes si permitimos que nuestra economía se sustente sólo en un escenario de exportaciones, porque son una solución a corto plazo. Así que no debemos olvidar a las miles de pymes de nuestro sector que siguen a la espera de políticas urgentes que reactiven el mercado nacional para evitar su desaparición.

Precisamente, en un informe que publicaron recientemente, ha aumentado en un 5,1% la actividad productiva de enero a marzo respecto al mismo periodo del año pasado. Sin duda, buenas noticias. ¿Continuará esta tónica?

Efectivamente, son buenas noticias, ya que este dato coloca a nuestra actividad productiva trece puntos por encima de la media española que ha sido del -7,9%. Y sirve para tomar aliento para afrontar unas expectativas para el segundo trimestre que, aunque apuntan un descenso en la destrucción de empleo, traerá una nueva época de deterioro económico ante las crecientes dificultades que encuentran los empresarios para mantener su actividad, sobre todo por el fuerte estancamiento de la demanda.

¿Y cuáles son las previsiones?

Reflejan también una continuidad negativa de la situación. Por su parte, se espera un nuevo descenso de las ventas y compras de la industria y el comercio del metal y caídas de empleo similares a las de trimestres anteriores.

Las expectativas de inversión siguen sin mejorar y son el indicador que peor comportamiento manifiesta desde el inicio de la crisis. Por subsectores, casi todos coinciden en que la situación del metal va a continuar siendo desfavorable de abril a junio. Cabe señalar que en la venta y reparación del automóvil la gran mayoría opina que la situación empeorará, pese a incentivos como el plan Pive, que no ha supuesto el estímulo esperado en las ventas.

Empresas o entidades relacionadas

Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana - FEMEVAL

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Climatización

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS