El aire acondicionado dispara los resfriados y otras dolencias en la oficina

24/07/2013

24 de julio de 2013

El mal uso de los aparatos de aire acondicionado con temperaturas excesivamente bajas es el responsable de la mayoría de infecciones respiratorias, resfriados, irritaciones en los ojos y la piel, lumbalgias y afonías durante los meses más calurosos. Así lo destaca Unipresalud, la compañía especializada en la gestión de la seguridad y la salud de los trabajadores y la integración de la PRL en la organización de las empresas, que además calcula que cada verano el clima excesivamente frío en la oficina y el contraste con la temperatura exterior causa alrededor del 20% de los resfriados de todo el año.

Además del frío otro factor que repercute en la salud es la calidad del aire. El funcionamiento de estos aparatos de climatización absorbe la humedad de las estancias y contribuye a secar el ambiente, a veces, por debajo del 30%. Si esto se sucede se pueden resecar las mucosas y originar varias dolencias como: rinitis, faringitis, laringitis, bronquitis, neumonías (en casos más severos), dermatitis, sequedad e irritación en los ojos (especialmente para quienes usan lentillas) o dolores de cabeza. Así pues estos trastornos se pueden prevenir manteniendo la humedad relativa entre el 45% y el 65%, para cualquiera de las temperaturas comprendidas entre los 23 y los 26 grados. En casos de ambientes demasiado resecos, Unipresalud recomienda respirar por la nariz, ya que así el aire entra en los pulmones a la temperatura corporal y con el grado de humedad necesario para evitar la sequedad de las vías respiratorias. En cuanto a la velocidad del aire que también es un factor importante de bienestar, en verano se contempla una velocidad media máxima de aire de 0,19 m/s.

Unipresalud recomienda en verano situar el termostato en torno los 26 grados para evitar trastornos y para disponer de un ambiente de bienestar. A pesar de las indicaciones estándares, encontrar una temperatura en la que toda la plantilla se sienta confortable es una tarea ardua. En este sentido el director de Actividad Técnica de Unipresalud, José Vicente Máñez, expone que “cada persona es diferente y su temperatura óptima está condicionada por diferentes factores como pueden ser el sexo, la edad, el peso, la actividad que se desarrolla, el tipo de indumentaria, etc”.

Por este motivo recalca que es necesario llegar al consenso y hacer caso a las recomendaciones de los expertos porque “las condiciones climáticas de los lugares de trabajo constituyen un factor que influye directamente en el bienestar y en la ejecución de las tareas de los empleados”.

foto
Foto de una oficina con aire acondicionado.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Climatización

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS