Posicionamos su web SEO / SEM
La pieza clave de una climatización eficiente

El calor natural del aire

Santiago González Marbán, director de la Oficina Técnica Daikin AC Spain, S.A.

16/07/2013
La aerotermia es una energía que ha sido reconocida de forma oficial como una de las mejores alternativas a los combustibles fósiles, al tratarse de una energía totalmente limpia y gratuita procedente del aire exterior. Es capaz de aprovechar el calor contenido en el aire que nos rodea, un proceso en el que el sol es la clave: el sol actúa como una fuente de energía ilimitada y con un enorme potencial, puesto que calienta durante todo el año la atmósfera y la capa externa de la corteza terrestre contribuyendo a la aerotermia. Pero, ¿cómo funciona realmente la energía aerotérmica?
foto
Las bombas de calor pueden proporcionar calefacción en pleno invierno, incluso con -25 °C de temperatura exterior.

Si interponemos unas aspas en el movimiento del aire, estaremos aprovechando la energía eólica. Si interponemos unas placas en los rayos solares, utilizaremos lo que conocemos como energía solar, y si hacemos pasar el aire por un ventilador y un intercambiador de calor, estaremos utilizando la energía aerotérmica. Esto, en resumen, y de manera muy simplificada, es cómo actúa la tecnología de la bomba de calor para capturar esta energía.

La tecnología de la bomba de calor ha ido madurando con el tiempo hasta convertirse en el sistema eficiente que es hoy. Evidentemente, la bomba de calor necesita de un aporte de energía eléctrica para funcionar, pero al contrario que otros sistemas de calefacción convencionales las emisiones de CO2 de las bombas de calor son considerablemente inferiores, puesto que no necesita energía proveniente de combustibles fósiles para cubrir las necesidades térmicas de un edificio. En su lugar, se nutre de la energía gratuita que proviene del ambiente exterior.

foto

Bomba de calor (funcionamiento).

En la actualidad podemos encontrar equipos de bomba de calor capaces de proporcionar calefacción en pleno invierno, incluso con -25 °C de temperatura exterior. Por suerte, en España, no es habitual que la temperatura descienda en invierno por debajo de valores de -10 °C o -15 °C, salvo muy ocasionalmente. Pero hay otras muchas ventajas que convierten a esta tecnología en una de las mejores alternativas a la calefacción tradicional de gas o de gasóleo:

  • Alta eficiencia.
  • Fácil instalación.
  • Disponibilidad in situ y en todos los emplazamientos.
  • Posibilidad de utilización en cualquier ubicación o clima.
  • Facilidad de uso.
  • Tecnología integral. Disponibilidad inmediata de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria.

En este sentido, cabe destacar que Daikin dispone del sistema ‘todo en uno’ Daikin Altherma, una solución integral de calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria para el hogar basada en la tecnología de bomba de calor.

Se trata de un sistema polivalente que proporciona calefacción y refrigeración para climatizar el hogar a una temperatura adecuada durante todos los meses del año.

Está compuesto por una unidad interior (Hidrokit), que funciona como el cerebro del sistema, y un acumulador de agua. Además, es compatible con sistemas de suelo radiante, fan coils y radiadores de baja temperatura (55 °C). En función del modelo, también se puede conectar con radiadores de alta temperatura (hasta 80 °C) sin utilizar resistencias eléctricas para conseguir dicha temperatura.

Estas unidades se adaptan perfectamente al diseño de cualquier espacio —ya sea vivienda de obra nueva o reformada, edificio de viviendas, locales comerciales— y son muy fáciles de instalar.

Otra de sus ventajas es que esta bomba de calor resulta muy fácil de integrar con otras formas de energía renovable, como puede ser la solar térmica. De este modo, se aprovecha la energía gratuita del sol para transferir el calor (mediante unos colectores de alta eficiencia que transforman la radiación solar de onda corta en calor) al depósito de agua caliente sanitaria, aprovechando esta energía y maximizando aún más la eficiencia energética de la bomba de calor.

foto
La tecnología de la bomba de calor ha ido madurando con el tiempo hasta convertirse en el sistema eficiente que es hoy.

Confort térmico total, reduciendo consumo energético y emisiones de CO2

Según estimaciones de Daikin, los equipos de calefacción basados en bomba de calor son capaces de generar el mismo calor útil que los sistemas de calefacción más tradicionales (caldera de gas, gasoil y eléctrica), pero consumiendo un 30% menos de energía, lo cual se traduce en un mayor ahorro económico y en un menor impacto ambiental.

Concretamente, según datos de una comparativa elaborada por Daikin, la Bomba de calor permite ahorrar hasta 1.354 euros al año en calefacción. Un promedio que se obtiene comparando el gasto en kWh de una bomba de calor Daikin Altherma frente a otros sistemas convencionales de calefacción (calderas de gas, gasoil y eléctrica) para una vivienda media de unos 100 metros cuadrados situada en Madrid.

Partiendo de esta referencia, el consumo de un sistema de calefacción basado en la bomba de calor Daikin Altherma es de 394 /año, frente a los 974 /año de la calefacción de gas natural, los 1.748 /año de la calefacción de gasoil y los 1.622 euros al año de media de una calefacción eléctrica.

En consecuencia, es posible conseguir un ahorro en calefacción de un 60% en relación con el gas natural, de un 77% frente a la caldera de gasoil y de un 76% en comparación con la calefacción eléctrica.

foto

Con una bomba de calor se puede lograr un ahorro en calefacción de un 60% en relación con el gas natural.

Igualmente, en función del modelo y las condiciones, una bomba de calor genera unos 3 kWh de calor útil por cada kWh de electricidad que consume. Esto significa que aproximadamente dos tercios del calor necesario para calentar la vivienda son totalmente gratis.

Igualmente, se estima que una bomba de calor calienta con una eficiencia de hasta cinco veces superior a la de un sistema de calefacción tradicional, basado en combustibles fósiles o energía eléctrica, incluso con temperaturas realmente bajas (-25 °C de temperatura exterior). Y todo ello sin emisiones directas de CO2 a la atmósfera.

Esto es posible debido a distintas innovaciones tecnológicas que se han aplicado en los últimos años, como es la utilización de refrigerantes que pueden trabajar en modo calor con temperaturas exteriores muy bajas, como el R410A con un alto coeficiente de transporte de energía térmica por unidad de masa. Igualmente, también ha contribuido a un mejor rendimiento de estos equipos la incorporación, de forma cada vez más extendida, de la tecnología Inverter a la bomba de calor. Los sistemas Inverter avanzados permiten optimizar de forma constante el ciclo frigorífico, mediante compresores y válvulas de expansión electrónica.

En definitiva, el resultado es un sistema ‘todo en uno’ que proporciona los más altos niveles de confort con unos ahorros energéticos muy importantes, además de contribuir a la disminución de emisiones de CO2 en la atmósfera.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Climatización

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS