Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“El ‘cloud computing’ ampliará las posibilidades de trabajo en común”

Entrevista a Austin O’Malley, vicepresidente ejecutivo de I+D de DS SolidWorks

Joan Sánchez Sabé, desde Anaheim, CA, EE UU05/02/2010

1 de febrero de 2010

Austin O’Malley es el responsable de desarrollo de los productos de SolidWorks. Va vestido con camisa roja, que lo identifica como miembro del equipo de I+D, supuestamente para que cualquier participante en SolidWorks World pueda pararle y plantearle preguntas o sugerencias. Se muestra sonriente y afable, aunque creo que debe haber respondido ya dos docenas de veces algunas de las cuestiones que voy a plantearle; después del anuncio de que SolidWorks se va a pasar al ‘cloud computing’ efectuado la mañana del día en que la entrevista tiene lugar. Se muestra curioso sobre cómo se escribe mi nombre. Cuando descubre de dónde soy, me cuenta que le gusta Gaudí, y cómo le ha impresionado ver algunas de sus estructuras: matemáticamente correctas, pero con formas orgánicas. Me pareció que quería decir, “funcionan, y además te hacen sentir a gusto”. Una declaración de intenciones.
foto
Austin O’Malley.

El anuncio de que SolidWorks va a estar disponible como servicio, en ‘cloud computing’, significa un cambio radical. ¿Cuáles son las implicaciones técnicas que puedes prever para vosotros y vuestros clientes?

A la hora de la verdad, los problemas fundamentales para los diseñadores no cambian: reducir el tiempo de lanzamiento de los productos, mejorar su diseño y reducir su coste. Siempre hemos querido apartar el componente informático del ingeniero, que no lo obstaculice, dejarlo que se concentre en el diseño. Nuestro objetivo ha sido siempre: software fácil de usar, que permita capturar las intenciones del diseño, reusar los datos, … Los problemas de prestaciones, fiabilidad y la complejidad del software de diseño han sido siempre inherentes al proceso. En estos momentos, se trata de plantear cómo utilizar las tecnologías emergentes para resolverlos. No se trata del uso de la tecnología por la tecnología, sino de reflexionar sobre ‘¿cómo podemos usarlas para facilitar la vida al ingeniero?’ Están apareciendo muchos dispositivos nuevos, como ordenadores táctiles, móviles, diferentes plataformas… que permiten una gran flexibilidad. Un iPhone no tiene las medidas correctas para hacer CAD, pero debería permitir acceder a tus datos, comunicarlos. Queremos ofrecer flexibilidad, accediendo a los ‘mismos’ datos desde cualquier dispositivo y cualquier lugar.

¿Qué cambios en la forma de desarrollar va a implicar a vuestro equipo? No se hacen de la misma forma los programas para un ordenador de sobremesa que para la nube…

El primer paso es hacer que los programas sean agnósticos a la interfaz de usuario. Separar la lógica de la aplicación. La interfaz tiene que ser una capa completamente independiente. Y los datos, como tales, tienen que estar también separados. La idea es que se puedan hacer diferentes combinaciones: que los datos estén en la nube, mientras que la aplicación está en el ordenador del usuario; o los datos y la aplicación en la nube, y el ordenador tiene sólo la interfaz de usuario. O todo en la nube.

La arquitectura empleada para el desarrollo tiene que ser diferente. Lógicamente empleamos tecnologías nuevas, como los servicios de informática en la nube (‘cloud services’), bien sean en una nube de nuestra propiedad o en un servicio como Amazon Web Services.

Otra de las grandes diferencias será la forma en que realizamos las actualizaciones. Con el desarrollo en la nube, es posible realizar actualizaciones de forma transparente y automática. El usuario siempre dispone de la última versión. Sin embargo, no podemos cambiar la interfaz al usuario en medio de un proyecto. Tendremos que usar un mecanismo que permita a los usuarios aceptar los cambios a medida que los quieran. Cuando usas Gmail o Google Docs, tú no eres consciente de cuando se hacen actualizaciones al programa. Pretendemos ofrecer la misma facilidad, pero permitiendo a la vez al usuario controlar qué se actualiza.

El aseguramiento de la calidad del software no es una ciencia exacta. Hacer un programa que no se cuelgue en un ordenador es un reto. ¿Qué tal es el reto de tener un programa en la nube, que funciona sin interrupción y sirve a miles de usuarios simultáneamente?

Comenzamos en el 95 modelando piezas. Luego llegaron los conjuntos. Después los planos de producción, los conjuntos grandes, ... Todo ha sucedido muy rápido. Pero cuando tienes en cuenta la cantidad de datos involucrados y de referencias, la fiabilidad es francamente buena, aunque mejorable. Estamos dándole la vuelta a los problemas de prestaciones y fiabilidad. ¿Qué es lo peor que le puede pasar al usuario? Perder los datos. El tiempo de reiniciar el programa no es lo que realmente importa. Ahora, los usuarios actúan a la defensiva: guardan los datos constantemente. Lo hemos replanteado: no hay una opción ‘guardar’, ni tampoco una ‘abrir’. Todo está siempre guardado. Con una opción de desandar lo andado, si hace falta. Queremos hacer que el programa no falle. Pero si lo hace, que puedas seguir donde lo dejaste. Si tu ordenador se quema, continúas con el de al lado. Además de resolver el problema de la fiabilidad, este planteamiento resuelve el problema de poder trabajar en cualquier sitio, y el de que varias personas puedan trabajar a la vez.

Con más de 20 años de experiencia en el desarrollo de CAD…

Veintitrés, para ser precisos.

... ¿Cuál de los problemas que se han conseguido resolver parecía de solución más improbable en su momento?

Creo que uno de ellos es la posibilidad de tomar un modelo y estirarlo o apretarlo en tiempo real. Ha hecho falta mucho tiempo para llegar al algoritmo correcto. Y hace falta una capacidad de proceso muy considerable.

Otro es puramente la economía: cualquier empresa puede tener un sistema de diseño. No voy a decir que sea barato, pero sí que es asequible. Antes hacían falta estaciones de trabajo que costaban una fortuna.

El precio del hardware se ha ido reduciendo de una forma impresionante. Pero el software… ¿no sigue siendo aún muy caro?

Creo que es una cuestión de economía de escala. El hardware se hace a la vez para millones de personas. El precio del software de CAD no es tan elevado: pongamos que puedes comenzar con 4.000 o 5.000 dólares. Esta cifra, ¿para cuánto tiempo te da para pagar el sueldo de un ingeniero? El coste real está en generar contenido, en crear propiedad intelectual, en crear diseños, modelos. Si estos datos se pueden reutilizar (por ejemplo, para marketing) reducimos el coste total de propiedad. Intentamos hacer que el software reduzca costes. Como contrapartida… el software tiene un coste.

foto
Austin J. O'Malley, luciendo camisa roja para indicar que forma parte del departamento de I+D.

Yo no tengo problemas en hacer transacciones bancarias por Internet. Sin embargo, también sé que un día después de la proyección de Avatar, ya había copias piratas. ¿Cómo planteáis controlar el riesgo de un acceso indebido a los datos ‘en la nube’?

Tu ejemplo es interesante: hay una ‘fuga’ de información de algo [la película Avatar] de lo que hay muchas copias. Si quieres que alguien colabore en un diseño, es probable que le envíes el fichero con el modelo por e-mail. Ya tienes varias copias. Si pudieras ofrecerle acceso controlado a los datos ‘en la nube’. ¿Qué sería más seguro? Si te interesa, puedes retirar los permisos de acceso más tarde. Con un e-mail, lo que has enviado no lo puedes ‘desenviar’. Te hubiera planteado el ejemplo del banco si no me lo hubieras puesto tú. Al principio la gente era reticente a usar la tarjeta de crédito en la web. No creo que tener una copia en un portátil que te llevas de viaje sea más seguro que tener un acceso controlado a los datos en la nube. Es una cuestión de percepción. Cambiará.

¿Qué tiene en común el ‘cloud computing’ con las ‘redes sociales’?

Con las redes sociales la gente puede colaborar y compartir. O jugar: mi hijo juega en red a World of Warcraft con una Playstation 3. Lo que queremos hacer nosotros tiene un enfoque profesional, pero tiene en común el hecho de que los que trabajan en un proyecto siempre tienen acceso al mismo. Siempre está ‘vivo’. Da igual que los colaboradores trabajen de forma síncrona o asíncrona; siempre lo hacen sobre los mismos datos.

De todas las posibles ventajas de la informática en la nube, ¿cuál considerarías la más importante?

Creo que lo más importante serán las posibilidades que va a ofrecer para el trabajo en común. Para las empresas pequeñas, probablemente sea el hecho de que los datos sean accesibles desde cualquier sitio y… que estén seguros.

Empresas o entidades relacionadas

Dassault Systèmes España, S.L. (Solidworks)

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS