Posicionamos su web SEO / SEM

Ayuntamiento de Barcelona, Cisco y Schneider Electric

Ca l'Alier se convertirá en un Centro de Innovación vinculado a las ciudades inteligentes

Marga Villanova28/07/2014

El Ayuntamiento de Barcelona, a través de la empresa Bimsa, ha elaborado un proyecto básico para la rehabilitación de la antigua fábrica de Ca l'Alier en el Distrito de Sant Martí, que tras años de abandono, se convertirá en un Centro de Innovación vinculado a las ciudades inteligentes, gracias a la colaboración establecida con las multinacionales Cisco y Schneider Electric, que ubicarán sus centros de búsqueda y desarrollo tecnológico. Se trata de una apuesta estratégica para consolidar Barcelona como un referente internacional de los nuevos modelos de servicios urbanos y las ciudades inteligentes al servicio de las personas y para mejorar su calidad de vida.

Emplazada en la calle Pere IV, 362-370 y calle Fluvià, 88-120, Ca l'Alier es una antigua fábrica propiedad de Joan Lucena -posteriormente de Pedro Alier- que fue construida en el año 1853 y funcionaba como fábrica de pintados y después como fábrica de yute. En 1874, se realizó una ampliación y reforma dando lugar a tres naves adosadas de 9, 6 y 11 metros de luz y 82 metros de largo, respectivamente. Debido a su antigüedad, ha sido catalogado como Patrimonio Industrial del barrio barcelonés Poblenou con un grado de protección C en su mayoría, cosa que implica mantener la edificación existente rehabilitándola y respetando el proyecto original, ya que es un reflejo de la arquitectura industrial de la época.

Aunque la rehabilitación del conjunto se plantea tras un largo periodo de abandono y un incendio, el proyecto tiene el objetivo de preservar el valor patrimonial y arquitectónico de las naves, siempre que se mantengan las particularidades tipológicas y estructurales que caracterizan a cada una de ellas y procediendo a una rehabilitación respetuosa con el medio ambiente basada en criterios de construcción sostenible. Se tratará de una rehabilitación integral de las tres naves existentes, respetando, y en todo lo posible restituyendo, los volúmenes, materiales y sistemas constructivos presentes bajo una estrategia general de conservación y reutilización de lo ya existente, recuperando elementos constructivos, materiales o infraestructuras. La meta es que sea un prototipo de hábitat autosuficiente y de máxima eficiencia en la gestión de recursos, incorporando criterios máximos de sostenibilidad con la reutilización de materiales procedentes del mismo edificio y la implantación de soluciones de eco eficiencia en el control pasivo de la temperatura y renovación de aire son algunos de los elementos destacados de esta rehabilitación. Se plantean unas estrategias de autosuficiencia y gestión inteligente de los recursos como sistemas predictivos de la demanda y de la generación de la energía y del agua, diseño del edificio para la minimización de los consumos, maximización del uso de energías renovables, uso de la red de District Heating&Cooling de la ciudad, captación de aguas de lluvias y recuperación de aguas grises y sistemas de control inteligente, entre otras.

El edificio tendrá una planta baja, primera planta y un pequeño subterráneo con una superficie total construida de 3000 m2 y la distribución seguirá la estructura de las tres naves originales. La nave central será la zona de recepción, distribución y de actos, manteniendo el carácter de espacio abierto; la nave A será el centro de búsqueda, salas I+D, salas de reuniones y oficinas más en relación al espacio central; la nave B será centro de búsqueda, salas I+D y oficinas, salas multi usos reconfigurables mediante compartimentos móviles para fragmentar el espacio en células de 60, 120 o 320 m2, respectivamente; y, en la planta subterránea estarán las zonas técnicas de las instalaciones. “Lo que se quiere, más allá de que todo esto sea un Campus, es que este primer edificio sea verdaderamente una demostración de lo que pensamos deben ser las ciudades del futuro. Ciudades productivas, que producen cosas y que a partir del conocimiento, conectarse en el mundo, hacer una sociedad y unas ciudades más poderosas”, declaró Gallard.

El presupuesto total para la rehabilitación es de 6 millones de euros, pagados íntegramente por las empresas socias -en este caso Cisco Systems y Schneider Electric-. El ayuntamiento de Barcelona licitará en septiembre el concurso de proyecto ejecutivo de obra y mantenimiento integral del edificio, para que las obras puedan empezar en enero del 2015 y finalizar en verano de 2016.

foto
De izquierda a derecha: Jordi Botifoll, vicepresidente de Cisco para América Latina; Xavier Trias, alcalde de Barcelona; y, Julio Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de operaciones de Schneider Electric, en su recorrido por Ca l'Alier.

"Sin actividad económica, no hay bienestar social"

Así de contundente explicaba Xavier Trias, alcalde de Barcelona, el motivo por el cual el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido impulsar la creación del Smart City Campus, una iniciativa municipal que tiene como objetivo impulsar la regeneración urbana en la zona norte del 22@, incorporando las tecnologías digitales en la gestión del hábitat urbano. Asimismo, esta iniciativa también ayudará a impulsar las estrategias de futuro en el sector Smart Cities, promoviendo y facilitando la cooperación empresarial y público-privada para reforzar su competitividad y ayudándolas a afrontar la velocidad del cambio tecnológico y la globalización de mercados. El interés del ayuntamiento es que Ca l'Alier sea un referente físico del ecosistema de innovación de la ciudad, implicando a empresas tecnológicas, industriales, emprendedores, empresas locales y organismos de búsqueda relacionados con las Smart Cities.

Ca l'Alier es el emplazamiento idóneo como hub de arranque del Campus, de sedes corporativas y de las actividades del Barcelona Institute of Technology for the Habitat (BITH). A partir de aquí, el Ayuntamiento de Barcelona ha firmado varios convenios con compañías internacionales que quieren ubicar sus centros de innovación i de excelencia referentes mundiales en el entorno del Smart City Campus, convirtiendo el antiguo tejido productivo del Poblenou en un nuevo tejido de conocimiento e innovación. "Al crear un Smart City Campus, queremos que las multinacionales vengan aquí e inviertan en búsqueda y tecnología. Y, hoy, damos el primer paso para conseguirlo. Queremos una Barcelona pensada por y para las personas", aclaraba Xavier Trias.

Cisco Systems, Schneider Electric, Barcelona Institute of Technology for the Habitat (BITH) y una incubadora de start-ups tecnológicas serás las encargadas de ocupar el rehabilitado Ca l'Alier donde las actividades que se desarrollarán serán de búsqueda, innovación, demostración de soluciones, formación, sesiones de diseminación, conferencias, exposiciones relacionadas con las Smart Cities, recepción de delegaciones internacionales, etc.

foto
El renovado Ca l'Alier.

Por un lado, el Centro de Innovación de Cisco System se ha diseñado como una plataforma para la búsqueda, el desarrollo tecnológico y las nuevas oportunidades de mercado resultado del Internet of Everything (IoE) aplicado a las ciudades inteligentes. Así podrá colaborar con clientes, partners, start-ups, administraciones y organismos de búsqueda y educación albergando dos tipos de actividad: un laboratorio de innovación para diseñar nuevas soluciones y servicios para ciudades inteligentes, gestión energética, protección y seguridad y acceso a través del Cloud, y una zona de demostraciones en vivo de las soluciones de Cisco, incluyendo la plataforma Smart Conneted Communities y su aplicación práctica para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. "Creemos que el Internet of Everything es la nueva Revolución Industrial y cuando se combina con una decidida apuesta por la innovación como en la de la ciudad de Barcelona con sus partners se genera el potencial de transformar significativamente nuestras vidas", declaró Jordi Botifolls, vicepresidente de Cisco para América Latina. Cisco ha firmado un convenio de arrendamiento con el ayuntamiento de Barcelona por un periodo de 15 años en una superficie de 1.700 m2 y una inversión de 4,5 millones de euros.

Por otro lado, el Centro de Excelencia Smart City de Schneider Electric es el primero del mundo de la multinacional francesa en el campo de las soluciones y tecnologías para las ciudades inteligentes, acogiendo a más de 40 investigadores de todo el mundo. Desde aquí, se acelerará el desarrollo de soluciones que puedan convertir los datos de las infraestructuras de las ciudades en conocimiento que revierta en una mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, aumento de la eficiencia y nuevas oportunidades de negocio y crecimiento para las empresas locales. "Cuando hablamos de Smart Cities, habamos de mejorar el nivel de vida de los ciudadanos de Barcelona y de todo el mundo. Hoy, damos un paso más con la creación de este centro de excelencia, el primero que tendremos en todo el mundo y estará dedicado exclusivamente a las soluciones de ciudades inteligentes con la evocación de ser global, la evocación de desarrollar soluciones que puedan ser extrapolables por todo el mundo", explicaba Julio Rodríguez, vicepresidente ejecutivo de operaciones de Schneider Electric. El convenio que ha firmado Schneider es por un periodo de 9 años en un espacio de 370 m2 y una inversión de 600.000 euros, más una donación a la fundación BITH de 600.000 euros.

Mientras que la fundación municipal de generación y gestión de conocimiento alrededor de la innovación urbana, Barcelona Institute of Technology for the Habitat (BITH), fomentará la interacción entre el Ayuntamiento, la industria, la búsqueda y la sociedad civil con el objetivo de capitalizar el know-how de Barcelona y aplicarlo en beneficio de las ciudades y de los ciudadanos.

Se prevé que la puesta en marcha de este Smart City Campus comporte unos 160 puestos de trabajo, consolidando a la ciudad de Barcelona como un referente internacional de los nuevos modelos de servicios urbanos y de las ciudades inteligentes.

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS