Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
“El principal productor de carne en Europa es Alemania, pero España le sigue muy de cerca y esto demuestra la gran importancia de las empresas españolas a nivel internacional”

Entrevista a Karsten Maier, secretario general de la UECBV

Nina Jareño03/12/2019

La Unión Europea de Ganaderos y Carniceros (European Livestock and Meat Trades Union, UECBV) está abordando los complejos desafíos a los que se enfrenta el sector cárnico en la actualidad, dejando claro que la ganadería y la industria no son el problema sino que forman parte de la solución para mejorar la sostenibilidad, aumentar la biodiversidad y aportar los valiosos nutrientes que forman una dieta equilibrada. De ello nos habla el secretario general de la organización, quien hace hincapié en las oportunidades que el ‘Green Deal’ puede aportar a la industria cárnica europea.

Para empezar, ¿cuál es el rol de la UECBV y qué objetivos persigue?

La UECBV, fundada en 1952, es la voz en la UE de las federaciones nacionales que representan al mercado ganadero y sus comerciantes, así como a los vendedores de carne, mataderos, salas de despiece y plantas de transformación. Así, representamos a los sectores de vacuno, ovino, porcino y equino.

Actualmente representamos a 52 miembros y federaciones de los 23 Estados Miembros, así como de Japón, Noruega, Rusia, Suiza y Ucrania. Además, en la secretaría de la UECBV se reúnen cuatro asociaciones más: Mercados de Ganado (AEMB), Jóvenes Transformadores de Carne (YEMCo), Industria de Tripas (ENSCA) y proveedores de barcos (OCEAN).

Así, las federaciones que forman parte de la UECBV representan a más de 20.000 empresas y a 230.000 trabajadores.

foto
Karsten Maier, secretario general de la UECBV.

¿Quiénes son los mayores productores en Europa y qué tipología de carne elaboran?

En general hablamos de 335 millones de toneladas de producción mundial. Si hablamos de peso de la canal, la producción de porcino ocupa el 36% del total, cifra exacta a la de la producción avícola; el vacuno oscila sobre el 20%; y el ovino y caprino, un 5%. De estas 335 millones de toneladas, aproximadamente 50 Mt provienen de la UE (15%), de las cuales la mitad son carnes de porcino; 15 Mt son procedentes de la avicultura y 8 Mt son de vacuno.

Si volvemos a la pregunta, el principal productor en Europa es Alemania, seguido de España con un 20% de la producción total cada uno. Tras ellos, Holanda trabaja alrededor del 6% de la producción total.

Por tipología de carne, alrededor del 17% de la carne de ave la produce Polonia, seguido por un 11% de producción compartida por cuatro países: Reino Unido, Francia, España y Alemania. En el caso del vacuno, Francia produce el 18%; Alemania, el 14%; Reino Unido, el 12%; y España, aproximadamente un 8%. Todas estas cifras muestran la gran importancia de España como productor de carne en Europa.

¿A qué retos se enfrenta el sector en estos momentos?

Es una pregunta muy compleja de responder, pero para hacerlo fácil quiero diferenciar el sector en tres puntos: producción, consumo y comercialización.

Así pues, desde la perspectiva productora el primer reto es el del coste y los precios. Esto incluye tanto la situación del mercado como los retos específicos que involucran a las normativas de producción ganadera y cárnica: los aspectos relacionados con el bienestar animal, la higiene y el medio ambiente. Desde la UECBV trabajamos en ello desde hace mucho tiempo, haciendo hincapié en el alto nivel de calidad de los estándares normativos y su mejora continua.

Desde el lado del consumo hay que hace frente a los nuevos hábitos y la sensibilidad hacia el precio del consumidor actual, así como sus expectativas referentes a los aspectos ya nombrados. Esto deriva hacia cambios que implican que el consumo de carne no aumentará, sino que tal vez se dirigirá hacia más calidad y mejor producción. En la UECBV somos muy activos en mostrar lo que hace la industria y queremos seguir haciéndolo con hechos y cifras.

Desde el lado del comercio los retos pasan, sobre todo, por harmonizar temas como los acuerdos internacionales, intentando desarrollar nuevos mercados ya que los residuos de la producción aumentarán las exportaciones.

foto

Háblenos de tendencias de consumo. ¿En qué países va a aumentar y en cuáles se va a reducir?

En la UE no esperamos incrementos de consumo sino un giro de la producción hacia productos de más calidad. Sin embargo, desde el brote de la peste porcina africana en Asia, se ha producido un aumento significativo de las importaciones de carne, que sin duda será cubierto principalmente por la UE en los próximos años.

Por otro lado, hay grandes mercados nuevos que abrirán sus fronteras gracias a los acuerdos internacionales de libre comercio y a los cambios de hábitos de los consumidores en países como India. Japón es un claro ejemplo de ello: un país tradicionalmente consumidor de pescado que se enfrenta a un cambio de hábitos ya que la carne se relaciona a modernidad.

Las empresas europeas son muy proactivas e innovadoras en la exploración de nuevas posibilidades, así que lo que hacemos desde la UECBV es ocuparnos del marco político, aranceles y barreras comerciales.

En este sentido trabajan en el ‘Green Deal’. ¿Cómo afectará a la industria cárnica y qué esperan lograr?

El ‘Green Deal’ incluye la estrategia ‘De la granja a la mesa’, que es el objetivo principal de la Comisión que se puso en marcha el pasado 1 de diciembre.

La UECBV está comprometida a contribuir a los objetivos de transformación del sistema alimentario para convertirlo en una industria sostenible, basada en pilares económicos, sociales y medioambientales responsables.

El primer objetivo de la PAC del Tratado de Roma no debe perderse de vista: producir alimentos seguros y de calidad suficiente para alimentar a la UE, proporcionando una renta justa a los agricultores y un precio asequible a los consumidores pero siempre de una forma sostenible desde un punto de vista medioambiental, económico y social.

Otro punto importante es el fomento de la economía circular tanto en el sector ganadero como en el transformador, incluyendo una reducción de las emisiones de carbono, la utilización de fertilizantes sostenibles, manteniendo la diversidad o produciendo biogás o aumentando el uso de recursos de la biomasa. Tanto los beneficios del sector como sus logros también deberían tenerse en cuenta al evaluar la sostenibilidad.

Durante los últimos años las emisiones de gases de efecto invernadero del sector ganadero de la UE se han disminuido. Así, tanto la agricultura como el sector alimentario están muy por detrás en la emisión de estos gases si se compara con otros sectores como el del automóvil o el energético. A nivel de matadero, se han logrado importantes mejoras en la reducción de mermas y del consumo de energía y agua. El embalaje sostenible es otra de las áreas de interés. La investigación y la innovación desempeñarán un papel clave.

La carne está profundamente arraigada en nuestra cultura y a nuestros hábitos alimenticios, socializando con el placer de comer y contribuyendo a una mejor salud. Es un elemento importante en una dieta equilibrada. Con todo, si logramos hacer entender que nuestro sector no es un problema sino parte de la solución, el ‘Green Deal’ se convertirá en un ‘Real Deal’.

La industria cárnica ha recibido muchas críticas por su presunto papel contaminante. ¿Cómo desmiente estas críticas?

Como he dicho anteriormente, nos enfrentamos a un reto importante y es la imagen que tiene el consumidor sobre la industria, fomentada por los medios de comunicación. Todo esto se basa en datos erróneos o engañosos por lo que debemos ser activos y dar la palabra a las instituciones científicas que den cifras fiables.

El problema reside en que las críticas tienen un trasfondo emocional, por lo que el reto de desmentirlas se debe afrontar desde ambos lados. Por ello, la UECBV inició en septiembre una campaña con una docena de organizaciones representantes de toda la cadena productora intentando alcanzar estos dos niveles: el emocional y el científico. La campaña pretende, para resumir, explicar cómo sería un mundo sin ganadería – “un mundo en el que no vivirías”.

La campaña se llama #MeatThe Facts y contiene videos e información online con un formato de pregunta-respuesta. Vale mucho la pena mirarlo para conocer bien los argumentos que defiende, que pueden ser usados por cualquier compañía, granjero o persona interesada del sector. Haciéndolo, entras a forma parte del primer paso de lo que conocemos como ‘Brussels Bubble’, que esperamos vaya creciendo.

foto
José Friguls, president de Anafric, junto Karsten Maier durante Meat Attraction, cuando la asociación española mostró su apoyo a la creación de una plataforma de defensa de la industria cárnica en Europa.

El elevado uso de agua es uno de los mayores problemas del sector… ¿Hay alguna estrategia para reducirlo?

No solo hay estrategias, sino que ya estamos dando los primeros pasos. Es uno de los ejemplos de enfoque sostenible que comentaba anteriormente: si eres capaz de reducir un elemento de la producción, seguro que ahorrarás costes y mejorarás los efectos medioambientales. En general, sobre todo en la industria española, se han hecho muchos estudios y se ha invertido en investigación en crear modelos productivos más eficientes. Un ejemplo de ello es el proyecto europeo Water2Return, que empezó en un laboratorio y ya se está llevando a cabo en plantas transformadoras.

Pero además de estos esfuerzos y sus resultados hay que destacar, como he dicho con #MeatTheFacts, que no debemos comparar churras con merinas: no podemos calcular igual la cantidad de agua que se necesita en cada ciclo productivo. Generalmente se dice que se necesitan 15.000 litros de agua para producir 1 kg de carne, una declaración hecha intencionadamente para llamar la atención en los titulares de los medios de comunicación. Todas estas afirmaciones acostumbran a estar sesgadas y mal explicadas pues si la ganadería consumiera el 90% del agua de la lluvia, los científicos calculan que solo se necesitarán 50 litros de agua dulce para producir 1 kg de carne.

Entonces, ¿el ganado puede contribuir a la sostenibilidad del planeta?

Una forma simple de reducir las emisiones -algo que se suele olvidar en los debates públicos- es reducir el desperdicio alimentario. Según la FAO, se estiman unas pérdidas del 20% en la industria cárnica y láctea. El desperdicio genera un 8% de las emisiones globales. Y en países industrializados, más del 40% del desperdicio se produce en los hogares, por lo que promover una reducción es imprescindible.

Por otro lado, la intensidad de las emisiones de gas metano y el potencial para mitigar todas las emisiones asociadas varía mucho entre regiones y también entre sistemas de producción. Esta gran diferencia en la intensidad de las emisiones de los productos de rumiantes se debe a las diferentes condiciones agroecológicas, prácticas agrícolas y gestión de la cadena de suministro. Es precisamente en esta variabilidad donde se pueden encontrar muchas opciones de mitigación que con los incentivos adecuados, pueden ser explotadas y cerrar la brecha. En las granjas ya existen soluciones que se están aplicando desde hace dos décadas. El aumento de la eficiencia biológica del rumiante mediante la mejora de las tasas de reproducción y la prolongación de la vida reproductiva del animal es otra clave para reducir las emisiones de metano. El problema es que esta eficiencia puede verse limitada por varias enfermedades, especialmente las endémicas que limitan la producción. Estas enfermedades tienen una serie de consecuencias negativas como son la muerte o el sacrificio de animales previamente sanos, la pérdida de peso, menores rendimientos, más infertilidad, aparición de abortos y/o el aumento de los desechos en el sistema. Por lo tanto, la reducción de la incidencia de enfermedades endémicas generalmente conducirá a tener animales más sanos y más productivos.

Más allá de las oportunidades ya identificadas para reducir las emisiones, se necesita más investigación para medir plenamente el impacto en la productividad y la rentabilidad.

¿Cómo puede ayudar a todo esto la Industria 4.0? ¿Es posible construir una Smart Meat Factory?

Este fue, precisamente, la principal pregunta en nuestra Asamblea General que celebramos el pasado 8 de noviembre en Atenas (Grecia). Los ponentes, entre ellos muchos españoles, subrayaron la importancia de la formación en el sector cárnico y de cómo las nuevas tecnologías pueden ayudar a mejorar el bienestar de los empleados. Así pues, cuando se trata del mantenimiento de equipos, nuestro sector compite en nivel técnico con otros sectores que piden competencias equivalentes. Y cuando se trata de contratar, contamos con una plataforma virtual que muestra cómo se trabaja en un matadero.

Las nuevas tecnologías son útiles para atraer talento joven. Sin embargo, el sector cárnico tiene un déficit en cuanto a imagen, por lo que construir un diálogo social a nivel europeo puede ser el camino hacia una mejor percepción de nuestra industria.

La Industria 4.0 es una herramienta que puede comportar una revolución en la forma de trabajar. La automatización puede servir para reemplazar a trabajadores no cualificados para que el sector se pueda concentrar en lo que mejor sabe hacer, resaltarlo y pasar a la subcontratación del resto de actividades.

foto
Uno de los objetivos de la UECBV es mostrar cómo la industria europea apuesta por la sostenibilidad y desmentir falsos mitos como los de la contaminación.

El bienestar animal es una demanda importante en estos momentos…

Efectivamente. Como he comentado, necesitamos mejorar nuestra comunicación. Es evidente que quedan muchas cosas por aclarar, entre ellas todos los esfuerzos y cambios que ya se han realizado en el sector. El bienestar de los animales es, sin duda, un requisito previo y el consumidor debe saberlo.

Para poner un ejemplo sencillo podemos hablar sobre el transporte de animales: la normativa actual europea data de 2005, por lo que ya contamos con 15 años de experiencia lidiando con directrices, controles y debates en plataformas oficiales, pero los ataques en contra del sector no tienen en cuenta todo esto.

Con todo esto, necesitamos -tanto desde la perspectiva europea como la de cada país- un enfoque común que deje claro lo que hemos hecho y lo que estamos haciendo, aclarando todos los conceptos para presentar un argumentario común y mejorar nuestra eficiencia en el futuro.

Quiero destacar otro punto. Como la UECBV es un paraguas que aborda la voz de la UE, nos movemos en un campo de actividad que abarca el nivel europeo, el nacional, el regional y el local, lo que que podríamos utilizar eficazmente para dejar claro que el sector ganadero y cárnico trabaja en un entorno natural de forma fiable y respetuosa.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Smart Doors - IFEMA - Feria de Madrid

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS