Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Nuevo Tomra QV-P para la detección en línea de la ‘pechuga de madera’ del pollo

19/06/2017

Tomra QV-P es la única solución del mercado para la detección y separación de la llamada ‘pechuga de madera’ del pollo, una miopatía muscular que afecta a la textura de las pechugas de pollo y por tanto a su calidad y propiedades sensoriales. La nueva aplicación de Tomra permite al productor de carne de ave ofrecer una calidad homogénea e invariable de su producto, incrementar la producción y reducir costes en mano de obra

Tomra Sorting Food, la división de Tomra Sorting Solutions especializada en equipos basados en sensores para el análisis y clasificación de alimentos, ha lanzado su nuevo analizador en línea Tomra QV-P para detectar de forma fiable la miopatía muscular de las pechugas de pollo y eliminar inmediatamente de la línea de procesado aquellas pechugas que no alcancen la calidad requerida, garantizando así un producto de calidad homogénea para el usuario final.

La producción avícola intensiva actual, en busca de aves de gran tamaño y con un rápido crecimiento puede generar varios síndromes musculares. La ‘pechuga de madera’ es uno de ellos, una miopatía que se produce en los músculos del pollo, confiriéndoles una textura leñosa y dura a la masticación. Fue la Universidad de Bolonia quien primero describió el síndrome, y posteriormente el Nofima, Instituto noruego para la investigación alimentaria, trabajó en su detección industrial en base a la tecnología trasflectiva de Tomra.

foto

Según la propia Universidad de Bolonia, en Europa occidental, del 5 al 10 % del pollo muestra este síndrome de miopatía muscular y aunque su consumo no implique riesgo alguno para la salud, sí se ve afectada la percepción de la calidad del producto. En España sucede lo mismo que en los países de su entorno, donde el gradual crecimiento del consumo del pollo trae aparejados idénticos efectos.

Para paliar el problema la industria avícola se ha preocupado de comprobar de forma manual la calidad del producto, revisando una por una las pechugas. Ahora, con Tomra QV-P, los productores españoles también dispondrán de una solución automática y en línea para la comprobación y clasificación de las pechugas de pollo, una herramienta necesaria para la mejora de la calidad de su producto y la toma de decisiones sobre el mismo.

Gracias a esta nueva aplicación de automatización de los procesos de control y de análisis los productores de carne de ave se consigue una mejora en la calidad, una calidad continuada y estable, mayor productividad y un ahorro de costes y de tiempo, además de una reducción de pérdidas debido a errores humanos.

Si hasta ahora la inspección del pollo se realizaba de forma visual y táctil por un mismo operador, al final de la línea de matanza y corte, antes de empaquetar, con Tomra QV-P la detección de la ‘pechuga de madera’ es automática, lo mismo que el posible rechazo o selección, sin necesidad de mano de obra extra ni de reducir el rendimiento. Otra de las ventajas de Tomra QV-P es que aporta un valor añadido a la marca y al producto, y permite a los productores decidir el destino del mismo en función de su calidad, lo que en definitiva es la principal exigencia del consumidor.

Con una capacidad de análisis de hasta 240 pechugas de pollo por minuto, y en hasta tres filas en una misma cinta transportadora, Tomra QV-P utiliza la tecnología de espectroscopia de interactancia, que penetra la carne en profundidad para analizar la estructura orgánica del producto, determinando así su composición interna.

El cabezal óptico de la aplicación es totalmente seguro y libre de radiaciones y se puede instalar fácilmente sobre las líneas de procesado ya existentes, analizando una o varias filas de pechugas a la vez. Su fácil e intuitiva interfaz y su software dedicado permiten una gestión sencilla y eficaz del análisis del producto, así como fijar los distintos niveles de clasificación deseados para la detección de la ‘pechuga de madera’, normalmente establecidos en tres grados: ninguna presencia, presencia leve y presencia severa. Esta clasificación de la información permite retirar automáticamente de la línea las pechugas de pollo no deseados, que podrán ser dedicados a otro tipo de procesado posterior. Todos los datos obtenidos son exportables o integrables fácilmente y dispone de plataforma para comunicación externa (PLC).

Tomra QV-P no necesita consumibles, ni requiere ningún contacto del equipo con el producto, no requiere apenas mantenimiento, ni tampoco paradas frecuentes, por lo que se puede utilizar de manera fiable en procesos industriales alimentarios que llevan largos tiempos de ejecución.

Producto analizado

Pechugas frescas de pollo

Componentes (potencial)

Miopatía muscular en diferentes niveles

Capacidad

 Hasta 240 pechugas/minuto

Temperatura ambiente

Entre +2 °C  y +12 °C

Humedad relativa

Máx. 90%

Protección Cubierta

IP67 Acero inoxidable alimentario

Dimensiones (LxLxA)

500 x 1.115x1.650 a 1.910 mm

Peso

308 kg

Empresas o entidades relacionadas

Tomra Sorting, S.L.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.