Posicionamos su web SEO / SEM
La demanda mundial de carne se encuentra en pleno crecimiento pero con grandes fuentes de inestabilidad e incertidumbre

Situación actual y perspectivas del mercado mundial de las carnes

Laia Quintana

13/02/2017

En el marco del I Fórum Cárnico celebrado en Barcelona el pasado octubre, Nils Beaumond, asesor en Gira, expuso la situación actual y las perspectivas mundiales del mercado de la carne. Después de hacer un repaso al panorama global del consumo y comercio de las carnes, se centró en cerdo y vacuno y en las perspectiva del mercado. Evidenció cómo la demanda mundial de carne ha crecido, pero centrada en productos más baratos, y la importancia de los mercados asiáticos. Asimismo, y en contraposición, expuso las fuentes de inestabilidad e incertidumbre a las que están expuestos los mercados.

Panorama global del consumo y comercio de carnes

Nils Beaumond comenzó su intervención en el I Fórum Cárnico con una aproximación al panorama global del consumo y comercio de carnes. Tal y como expuso, a nivel mundial, en el periodo comprendido entre 1961 y 2011, el consumo de carne como una de las fuentes de proteína animal aumentó un 2,9%, claro reflejo de que sigue siendo uno de los alimentos favoritos de la población. En el mercado europeo, sin embargo, ese crecimiento se ha mantenido estable en los últimos 20 años, mientras que donde más crece el consumo es en Asia del Este, el Sudeste Asiático y América del Sur. La tendencia es clara: entre 2010 y 2020 se espera un crecimiento de un 1,6% anual en consumo de carne, acercándose a otras proteínas animales como el huevo o el pescado.

foto

Dejando de lado otros tipos de proteína animal, Beaumond pasó a centrarse únicamente en la carne. Afirmó que, en el período comprendido entre 1961 y 2011, las carnes de ave y de cerdo son las que más crecieron, un 5 y un 3% respectivamente, en contraposición a las carnes de bovino y ovino, que crecieron ambas un 1,6%.

El aumento del 2,1% en el consumo de carne de ave será la tendencia más relevante, llegando al nivel de la carne de cerdo en 2020, según la OECD/FAO. Desde Gira consideran que, en 2020, la carne de ave tendrá una cuota de mercado superior, pudiendo superar a la carne de cerdo. Y, por su parte, la carne de bovino perderá todavía más. A largo plazo, la tendencia es que el crecimiento de la comercialización de carne de ave llegue al 8% y la de cerdo, al 5,1%, como citó Beaumond.

foto
Consumo mundial de carnes, OECD-FAO, 2000/2020. Fuente: Gira.

Según los índices, entre 1961 y 2013 el crecimiento de carne aviar fue espectacular. Y, en proporción de la producción, todo el comercio aumentó a excepción de la carne de ovino. En cuanto a las importaciones de carne, las asiáticas son las que han experimentado un crecimiento más evidente, tanto en volumen como en proporción total.

Carne de cerdo y vacuno

En cuanto a la producción de carne porcina, países como China, Estados Unidos, Alemania, España, Brasil, Vietnam, Rusia, Francia, Canadá y Polonia centran el 77% de la producción mundial, países que, a su vez, sólo representan el 35% de la población. Desde el año 2000, todos los países, excepto Francia y Polonia, han aumentado su producción, especialmente Vietnam y Rusia.

En lo que respecta al comercio de porcino, y centrándose en el periodo comprendido entre el año 2000 y 2015, el asesor de Gira destacó que, en cuanto a importaciones, Asia representa el 50% mundial, dada la creciente demanda en el país. En tema de exportaciones, ésta se centra principalmente en la Unión Europea, Canadá y Estados Unidos, incluido el comercio transfronterizo en América del Norte. En general, el comercio de carne porcina, entre 2000 y 2015, se benefició de un crecimiento del 5,4%.

En la producción de carne de vacuno, Nils destacó el crecimiento de un 1,1% de la producción anual, desde el año 2000. El 62% total mundial lo engloban Estados Unidos, Brasil, Canadá, Argentina, India, Australia, México, Pakistán, Rusia y Francia. Pero, desde el año 2000, no todos los países han evolucionado igual. Los países con mayor crecimiento han sido Brasil, Canadá, Argentina, India, Australia, México y Pakistán. Mientras que, como subrayó Beaumond, países como Estados Unidos, Rusia o Francia han sufrido una reducción en la producción de carne de vacuno.

En cuanto al comercio, estamos frente a un mercado creciente, con el aumento de un 2,4% anual.

foto
Productores de carne porcina, 2013, '000 tec, FAO. Fuente: Gira.

Perspectivas

Después de repasar las producciones y los comercios de carne de cerdo y vacuno, Beaumond pasó a hacer referencia a la situación global del mercado mundial de la carne, en el que intervienen gran cantidad de factores. Destacó, por ejemplo, cómo un petróleo más barato impacta de forma negativa en las importaciones de los países productores; cómo las importaciones y la fuerte demanda local en China tienen un impacto positivo; o cómo el lento crecimiento económico no evitará que, según se prevé, el consumo de carne crezca un 1,7%.

Otro punto que Beaumond destacó es cómo el aumento de la producción en los Estados Unidos, debido a una demanda local dinámica, baja los precios productores. Con la fuerza del dólar, los exportadores pierden en competitividad. Derivado de esto último, señaló que los precios al productor bajan a excepción de la carne porcina, hecho condicionado también por la abundante producción de carne aviar y porcina que participa de forma directa en la bajada de los precios.

Después de definir de forma global las perspectivas mundiales del comercio de la carne, Nils Beaumond pasó a centrarse en grandes territorios como China, Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil o Rusia.

  • China

Tal y como afirmó, el dinamismo de las importaciones chinas tiene un impacto positivo sobre el mercado mundial, a pesar de una nueva guía alimentaria, y enfocada en la salud, diseñada para reducir el consumo de carne en el país. Los precios domésticos de la carne porcina han aumentado, al contrario que la carne bovina.

Debido a una menor producción local de carne porcina y el aumento de los precios, así como una continuación del desarrollo agroindustrial, se produjeron fuertes importaciones de carne en la primera mitad de 2016. Beaumond destacó que el mayor incremento de las importaciones chinas de carne de cerdo se produjo en 2015, con un aumento del 38%. Este fue debido, también, al crecimiento del comercio directo. Las importaciones crecieron, principalmente, a favor de Alemania y España, mientras que disminuyeron las procedentes de Estados Unidos.

foto
Importaciones chinas de carne de cerdo fresca y congelada. Fuente: Gira.

En cuanto a la carne de vacuno, la demanda local explotó. Como Beaumond quiso reflejar, los principales proveedores son Australia, Nueva Zelanda y Uruguay, mientras que Brasil y Argentina ganan de forma progresiva acceso al mercado chino, y Estados Unidos sigue sin tener acceso directo al mercado.

Como apunte final sobre el mercado chino, Beaumont destacó que los precios siguen creciendo.

  • Estados Unidos

El asesor de Gira quiso empezar destacando el incremento en la producción de carne de vacuno en Estados Unidos pero explicó que a causa de la fuerza del dólar, se ve reducida la competitividad de las exportaciones del país, hecho que favorece las importaciones. Después del récord sufrido en 2014, los precios del vacuno descendieron y, a su vez, se produjo un aumento ende la producción en 2016.

En cuando a la carne de porcino, y en comparación con el año 2015, se produjo un aumento de la producción y el consumo. Así como, gracias a la demanda de China, lo precios fueron mejores. A su vez, les exportaciones disminuyeron. Beaumond destacó como sorprendente el aumento de las importaciones, a pesar de que se produjo una mayor producción.

  • Unión Europea

En la Unión Europea, Beaumond puso de manifiesto la frágil recuperación del consumo de carne. Señaló que en el año 2014 el consumo dejó de bajar y aumentó debido a la recuperación económica y a unos precios más bajos, aunque la gran parte del crecimiento se centró en la carne de pollo y el crecimiento desaceleró en 2015.

Ha sido en 2016 cuando las importaciones de carne de la Unión Europea se han estabilizado, exceptuando en la carne de vacuno, que se han visto reducidas.

En cuanto a las exportaciones, puso de manifiesto el dinamismo de las exportaciones de cerdo como causante del aumento. Señaló, además, a China como la principal receptora de las exportaciones de la Unión Europea. Beaumont no quiso acabar su aproximación al marco del comercio europeo sin hacer mención al Brexit, y como puede desembocar en un caos político y una inestabilidad económica.

foto

Exportaciones de carne de la UE 2000-2016 (esperado). Incluye canales equivalentes a animales vivos.

  • Brasil

En Brasil, la debilidad del real favorece las exportaciones pero, a su vez, disminuye la demanda local, tal y como apuntó Nils Beaumond durante su intervención, además de subrayar cómo los precios de la carne bovina alcanzaron un nivel récord. Este aumento de los precios, combinado con las difíciles condiciones económicas del país, produjo que el consumo local se dirigiera hacia la carne de cerdo o el pollo, productos mucho más baratos.

  • Rusia

En Rusia se ha producido una relevante reducción de las importaciones y del consumo local de carne a causa del incremento de los precios y de la crisis económica que atraviesa el país, lo que se deriva en una caída de los ingresos en los hogares rusos. Además, como detalló Beaumond, Rusia es un país menos atractivo para los países exportadores debido a la devaluación del rublo. A pesar de ello, crecen las exportaciones rusas de cerdo y pollo.

Acuerdos de libre comercio

Nils Beaumond hizo hincapié en los acuerdos de libre comercio: el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP).

Por un lado, con el TTP, un acuerdo entre 12 países que suponen el 36% del PIB mundial y firmado el 4 de febrero de 2016 después de 7 años de negociaciones, se prevé suprimir de forma progresiva todas las tarifas para carnes. Excepto en Japón, como puntualizó Beaumond, que aceptó reducir las tarifas sobre la carne de vacuno sin suprimirlas completamente, comprometiéndose a bajarlas de un 38,5 a un 9% en un plazo de 16 años. Además, el acuerdo prevé facilitar el comercio reduciendo los obstáculos no arancelarios. Los 12 países que integran este acuerdo son: Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Perú, Japón, Malasia, Singapur, Brunei Darussalam, Vietnam, Australia y Nueva Zelanda.

Por otro lado, el TTIP, una propuesta de acuerdo entre los Estados Unidos y la Unión Europea, tiene como objetivo reducir los trámites burocráticos, tal como relató Beaumond, para facilitar las exportaciones y las importaciones, así como la inclusión de nuevas normas para facilitar el comercio y la inversión entre los EE UU y la UE. A pesar de sus ventajas, crece la oposición política al acuerdo.

El sector porcino español

En lo que respecta al mercado nacional, Beaumond destacó su gran competitividad y su buena rentabilidad desde 2012.

El intenso crecimiento productivo se ve reflejado en el aumento del 15% del ganado porcino entre los años 2013 y 2015, y la demanda para la exportación superó a la del mercado local. Precisamente durante 2015, se contó con un total de 2,47 millones de cerdas reproductoras. Beaumond apuntó como más recientemente, en 2016, la producción española porcina registró un crecimiento del 7%. Señaló la importancia de Cataluña en ese crecimiento productivo, con el 42% de la producción total de cerdo.

foto
Balance carne porcina, España, 2000-2016 (esperado). Fuente: Gira.

Beaumond hizo referencia a la gran competitividad de los productores españoles y a las ventajas a nivel industrial y comercial. Por un lado, las ventajas industriales quedan reflejadas en el rápido desarrollo de los mataderos, unas instalaciones modernas y perfectamente automatizadas, con grandes profesionales en las salas de despiece y un coste laboral muy competitivo. Evidenció esta competitividad puntualizando que los 5 mataderos más importantes representaron el 40% de las matanzas en 2015. En cuando a las granjas, destacó la importancia de la disminución de los costes de producción, sobre todo entre los años 2007 y 2009, y entre 2013 y 2015. En comparación con Francia, en España el coste del alimento por cerdo incrementó menos. Asimismo, el coste de nuevas instalaciones en España es la mitad del coste que se observa en Francia.

Como destacó Beaumond al inicio de este punto, se observa en el mercado nacional una buena rentabilidad desde 2012, favorecida por los buenos precios de la carne porcina que derivan en una demanda a la exportación, así como la continuidad de las inversiones, tanto en expansión como en especialización. Ejemplificó estas afirmaciones con datos claros y evidentes: el número de granjas de menos de 1.000 cerdos pasó de 109.000 en 2005 a 45.000 en 2013. A nivel comercial, enfatizó en el menor poder de la distribución en España, en relación a Francia, donde se produce una mejor división de los márgenes.

A pesar del crecimiento productivo y del consumo, Nils Beaumond puntualizó que el consumo de carne porcina en España todavía no ha alcanzado los niveles de antes de la crisis, aunque sí invirtió e partir de 2014 su tendencia decreciente.

foto
Nils Beaumond, asesor en Gira, durante su intervención.

Beaumond hizo especial referencia a la fuerte demanda para exportaciones. Entre 2005 y 2015, concretamente, las exportaciones de carne porcina pasaron de un 5% del total en 2005 a un 29% en 2015. El principal destino extracomunitario es China, seguido de Japón y Corea del Sur. Beaumond detalló que el 75% de las exportaciones son cortes, con la mitad exportados sin hueso. Mientras que los elaborados cárnicos, un mercado en plena expansión y con gran valorar añadido para destinos como Japón y Corea del Sur, suponen el 9% de las exportaciones.

Conclusiones

Nils Beaumond concluyó su intervención afirmando que la demanda mundial de carne está en crecimiento, pero se encuentra concentrada en productos como el pollo o el cerdo, los más baratos. Además, destacó el gran aumento de las importaciones asiáticas donde China juega un papel importante, es el mayor importador de carne.

A pesar de todo, Beaumond no pasa por alto la gran cantidad de fuentes de inestabilidad e incertidumbre existentes en el mundo como son, entre otras, la prohibición de la importación extendida en Rusia, la recesión económica y la devaluación en Brasil o el Brexit.

Beaumond, para finalizar, remarcó que España está aprovechando el auge de la demanda en China. Para ello, se prepara para desempeñar un papel más importante en el sector porcino europeo.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.