Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

De Arquitectura sólida a Arquitectura líquida

Miquel Àngel Julià01/01/2014

Cuando intentamos definir que es Arquitectura, solemos caer en las descripciones más clásicas, ligadas a los conocidos tres principios vitrubianos: Utilitas (utilidad), Firmitas (firmeza) y Venustas (belleza). El tratado más antiguo que conservamos sobre Arquitectura, “De Architectura”, nos ha hecho mucho bien, pero también mucho mal.

De todos ellos, la firmitas, por tanto, es el principio que más nos aproxima el concepto de Arquitectura a la necesidad de firmeza edificatoria, a su estabilidad, a la permanencia en el tiempo, al “no cambio”, a su “solidez”,… ¿Cual es sino el enfoque del Seguro Decenal? ¿Qué son actualmente 10 años? Para algunos pueden parecer pocos, pero para otros, 10 años son ya una eternidad…

Vivimos una época nada estable, de cambios permanentes, de transformaciones profundas y rápidas, con estructuras organizativas interdisciplinares alejadas de los clásicos organigramas piramidales fijos… Las estructuras organizativas son cada vez mas “líquidas”, mas relacionadas con lo que uno sabe hacer que con un estatus de poder adquirido. Las empresas modernas, generan equipos de trabajo por proyectos, en lugar de buscar proyectos adecuados para unos equipos preestablecidos…

¿Es posible por tanto hablar de una “Arquitectura líquida”? Sería una Arquitectura vinculada al cambio, y por tanto con un importante variable a tener en cuenta, pero no por su durabilidad, sino por la capacidad de transformación, el tiempo. Hay que pensar en una Arquitectura no estable, que fluya constantemente como lo hace el agua del rio.

Debemos saltar de lo perdurable en el tiempo a lo transformable. Ya no podemos proyectar espacios fijos, permanentes en el tiempo, pues lo más cambiante que hay son los usos que se les da a estos.

Deberíamos empezar a grafiar el movimiento en los planos arquitectónicos, saltar del 2D al 4D.
Este concepto de “Arquitectura líquida”, nos lleva a pensar también en la sostenibilidad. ¿Qué es más sostenible, pensar un nuevo edificio ecoeficiente o pensar en cómo reconvertir, alargando su vida, un edificio existente adaptándolo a sus nuevos usos?

Como he dicho, vivimos en una vorágine de cambios, en los cuales los programas funcionales de los espacios y necesidades de los edificios son cada vez menos estables, más flexibles, más adaptables, menos “sólidos”,… ¿Por qué no proyectar pensando en los cambios futuros? La actual crisis que estamos viviendo, no nos está provocando un cambio, para pasar de un estado a otro diferente. Esta crisis nos lleva a un nuevo estado que es el propio cambio.

La velocidad de los cambios es cada vez mayor, cada vez más vertiginosa. La sociedad actual está permanentemente con el pie del acelerador, porque no puede levantarlo. Si
lo levanta se queda atrás. Los cambios en Arquitectura, casi siempre, han ido ligados a los avances constructivos o tecnológicos. Es por ello que es una de las disciplinas más “lentas”, poco propensas al cambio.
La extensa obra del sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman, premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010, nos habla de una sociedad “moderna liquida”, en la que “las condiciones de actuación de sus miembros cambian antes de que las formas de actuar se consoliden” ¿Aplicamos este concepto a la Arquitectura? ¿Pasamos de Arquitectura sólida a Arquitectura líquida? Ignasi de Solà-Morales en el núm. 5-6 de la revista de crítica arquitectónica DC, ya en 2001nos habló de esta “Arquitectura líquida”.

¿Apretamos el acelerador? Sino en breve deberemos ir pensando en la “Arquitectura gaseosa”.

Miquel Àngel Julià. Enero 2014

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Centre de Difusió Tecnològica de la Fusta i el Moble de CatalunyaInterempresas Media, S.L.U.: Opinión, tendencias y actualidad

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS