Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

En luz de la última tecnología lumínica

Gustavo Avilés01/07/2014

La tecnología ha ayudado a formar la profesión del diseño de iluminación ofreciendo aplicaciones y soluciones a determinados problemas de diseño. Los diseñadores utilizan herramientas y mecanismos especializados cada vez con más frecuencia para transmitir ambientes que se esfuerzan por crear. La tecnología de última generación permite a los diseñadores de iluminación lograr un equilibrio entre la eficiencia energética y la calidad de la iluminación: la visión estética del diseñador no tiene que ser sacrificada para reducir al mínimo costo y consumo de energía.

El uso de luminarias y sistemas de control avanzados pueden integrar diferentes conceptos de iluminación, así como modular valores, saturación y hue para configurar el espacio de acuerdo a un horario o situación específica. La gestión eficaz del tiempo y el espacio obtenida a través de estos sistemas de control minimiza el esfuerzo invertido en la operación y el mantenimiento. La especificidad de la iluminación que puede lograrse para cada tarea puede mejorar drásticamente la calidad percibida de un espacio. Con la correcta aplicación de la iluminación se utiliza la energía apropiada a todo momento, así manteniendo niveles que se traducen en energía y costos mínimos. En términos de cromaticidad, óptica y definición, los avances numéricamente entendidos son cada vez más exactos.

Tanto en el diseño y los procesos de ejecución, la tecnología ha reducido los tiempos de prueba y error y permiten ofrecer un proyecto con mayor rapidez. Sin embargo, tenemos que estar atentos a cómo estas mejoras tecnológicas continuas afectan al conocimiento y los sistemas de valores que creamos cuando usamos la luz como material de construcción en el diseño arquitectónico.

En su artículo “Una adicción de la cual nunca nos liberamos” , la crítica cultural Rey Chow (1) reflexiona sobre la desvalorización actual de las humanidades y de cómo la tecnología ha contribuido a este fenómeno mediante la conformación de una cultura de consumo conspicuo y facilidad de disposición que, aunado a la riqueza material, ha dado lugar a un nuevo sistema de valores en los que se favorece la rápida proliferación y circulación de datos / tecnologías / textos. Sostiene que estos valores han sustituido a los modos reflexivos y contemplativos de la producción de conocimiento típicamente asociados con las humanidades.

Estas reflexiones resuenan con lo que está sucediendo con la industria de diseño de la iluminación actual. El incesante flujo de actualizaciones de lámparas y luminarias disponibles en el mercado desplazan con extrema facilidad a sus iteraciones anteriores. Como Stefan Graf (2) (miembro de IALD) expresa: “Para ofrecer soluciones de diseño adecuadas que hacen uso de las últimas tecnologías costo-efectivas, los profesionales de la iluminación deben asistir a ferias nacionales y continuamente actualizar la información de productos y muestras de cientos de fabricantes. Mantenerse al corriente de las armas más nuevas en el arsenal de la iluminación se ha convertido en la actividad de más consumo de tiempo y en la más esencial “, en lugar de promover un “ diseño de iluminación basado en la investigación y la experiencia, libre de conflictos de interés “. Los diseñadores están dedicando su atención, en detrimento del campo de diseño de iluminación, a mantenerse en la cima de la última parafernalia de iluminación en lugar de cultivar una cultura de la luz guiada por las formas más abstractas del conocimiento - conocimiento histórico, lingüístico, literario, teórico y filosófico - que moldean la manera en que pensamos y cómo trabajamos con la luz como material de construcción. Así, la cultura de luz está siendo sustituida por una cultura light, si no es que una falta absoluta de ella.

Chow insiste que en este “instrumentalismo moderno, en el que las preocupaciones de las empresas industriales, tecnológicas y mercantiles predominan sobre los seguimientos de aprendizaje abstracto.” En este contexto, la tecnología, más que una herramienta de diseño, se convierte equivocadamente en el único principio de diseño. El criterio, como lo menciona, “no es tanto la utilidad práctica” que la tecnología ofrece, es más bien, su capacidad para acelerar cualquier proceso y si es posible, eliminar el “lapso de tiempo con el fin de hacer factoides que estén instantáneamente disponibles para su circulación.” (1) Esta constituye una condición similar a la de tragar sin masticar.

¿Realmente queremos ser liberados de nuestra condición humana subjetiva ligada al tiempo? Nuestra constante actualización tecnológica-material está degradando nuestra capacidad de reflexión y de contemplación, comprometiendo la capacidad de intimar con los espacios que creamos y habitamos. Este tipo de actitud nos lleva a concebir nuestros espacios sólo en términos de su instrumentalidad tecnológica, dejándonos en un estado permanente de insatisfacción en el que constantemente nos preguntamos cómo podemos superar el numerito anterior, produciendo estados de bulimia y anorexia visual.

En el ambiente cotidiano y ordinario profesional, vemos soslayado el gran impacto e influencia que la luz tiene sobre la atención, los reflejos, la capacidad productiva, tanto para los individuos como para la ciudad por sí misma y como este ejercicio se ha conformado, en el mejor de los casos, produciendo simple visibilidad promedio, efectos transitorios, reduccionismo visual, alentando el consumismo pragmático de improvisaciones superfluas de emergentes especies de neoilusionistas de generación espontánea sin registro biológico.

El comportamiento de la industria del diseño de iluminación y de sus practicantes indica una pérdida de relación con el pasado, de raíces rotas y falta de un conocimiento cimentado en la calma, el habito, la reflexión y la metodología. El resultado de la ansiedad consumista de responder a la curiosidad y la impaciencia ha tomado a la ciudad como rehén produciendo una dolorosa imagen visual cotidiana que no solo devora nuestra vista, si no también nuestra mente.

Y en esta graciosa huida en la cual la ciudad intenta escapar de su realidad mediante soluciones cosméticas de moda prolifera la arquitectura nocturna travesti ensimismada en su propia confusión identitaria. Tal es el caso del paisaje nocturno que se vislumbra hoy en día en el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, ahora Paseo de la Deforma.

Curiosamente, estos proyectos surgen de la iniciativa de sociedades anónimas o instituciones oficiales que no responden a ningún principio de autoría y que toman un proyecto, no como responsabilidad comunicativa que condiciona la mirada de la sociedad, si no como oportunidad para colocar un producto, o vaya, como numerito apantallante para colocar al político aspirante en turno...mientras más brillo y saturación mejor! Esto solo genera fuertes síntomas de diarrea visual en la mirada social.

Ante esta situación, como menciona Cathrine Veikos al reflexionar sobre la Lina Bo Bardi en su Contribución Propedeutica a la Enseñanza de la Teoría Arquitectónica (Contribuição Propedêutica ao Ensino da Teoria da Arquitetura) de la arquitecta italo brasileña Lina Bo Bardi, es necesario recalcar la importancia del ejercicio de adquirir una consciencia profesional, saber asumir una posición filosófica y teórica ante nuestra responsabilidad como arquitectos/diseñadores que avale nuestro entendimiento de cómo nuestra actividad es fundamental en conexión con las distintas actividades de la ciudad/sociedad (3). Es primordial recobrar un sentido humanista y filantrópico que este al pendiente, no tanto de la luz que proyecta las fuentes y luminarios especificados, si no de la luz que rebota sobre la materia para regresar a la mirada de los habitantes de viven la ciudad.

Este panorama desfavorable, no significa que estemos tristes, negativos o preocupados. Esta crisis ofrece la oportunidad para revisar a fondo nuestra intención al acercamos al diseño de iluminación. ¿Queremos acciones alimentadas por las posibilidades tecnológicas que la industria de productos de iluminación ofrece, o queremos usar la tecnología como una herramienta para que la luz sea portadora de connotaciones significativas? Una cosa es clara, no tenemos que renunciar a las preocupaciones humanistas en el uso de la última tecnología y buscar una visión normativa renovada que puede abarcar armónicamente ambos espectros. Incluso, las nuevas tecnologías pueden fortalecer el área de arte y la expresión, aunque hay que mencionar, que no es la tecnología per se la que logra este cometido, tiene que ver más con cómo se aplica en estos ámbitos para ser capaz de crear nuevos vocabularios y nuevos significados para la iluminación.

Visto bajo la óptica de la luz en la práctica transdisciplinaria que atraviesa los modos de conocimiento derivado de las distintas disciplinas artísticas y científicas, el uso de las tecnologías emergentes esta integrado como medio para mejorar, dar forma, comunicar y reinterpretar ideas. Este punto de vista involucra la tecnología con el pensamiento y la acción imaginativa para desarrollar la comunicación, representando los principios de pensamiento abstracto en significados de luz.

La expresión lumínica no sólo es tratado de una manera visual, también da cuenta de las cualidades espaciales, kinestésicas, auditivas e interpretativos. Combina lo afectivo con el domino cognitivo para crear una experiencia física, estética y conceptual.
La superposición de conocimientos proporciona nuevos marcos de referencia extraídos de cada disciplina proveyendo una acreditación de conocimiento más para formar nuevos vocabularios y significados para la luz. Es en esta divergencia donde reside la verdadera vanguardia en el diseño de iluminación.

Gustavo Avilés
Talina Aguila

(1) CHOW, Rey “An Addiction from Which We Never Get Free.” New literary history: Journal of theory & interpretation Vol. 36, Nº 1, 2005. Web. Julio 8 2014.

(2) GRAF, Stefan “Importance of Using a Lighting Designer”. www.iald.org/design/importance/.asp?PRINT=Y.

(3)VEIKOS, Cathrine. Lina Bo Bardi: The Theory of Architectural Practice. Routledge 2014. Print.

TOP PRODUCTS

Tubos

Ledvance Lighting, S.A.U

Tubos

ENLACES DESTACADOS

Matelec Lighting - IFEMA: 10 - 13 noviembre 2020Interempresas Media, S.L.U.: Opinión, tendencias y actualidad

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

El sol del ‘out-view’

La contemplación de los primeros rayos de sol de la mañana y los últimos de la tarde aporta una mente positiva

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS