Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Por aquello del color y del darte color...

Gustavo Avilés01/08/2013

En su esencia, naturaleza y forma, percepción e imagen
el color es un mundo dentro de otro mundo
en el movimiento que cambia a cada momento
luz y color de cualquier situación natural o conocimiento
en el pasaje del tiempo, de la percepción
manifestación de el día en masculino
y de la noche en femenino
en la explosión del chroma en los rojos
en la definición del valor en los azules
por la proporción del hue entre los blancos y negros.

El límite en el mundo del color penetra nuestros cuerpos
tanto y tanto más que nos produce
reacción, movimiento, actitud, imagen y humor
actuando como flexión y reflexión
en la experiencia personal que habla de la experiencia colectiva
de mirar al mismo objeto en el mismo tiempo
no antes, no después, no otro.

Comparado con otros elementos como
la gravedad, temperatura, agua, viento, peso, aroma
y entre muchos otros que permean el ambiente en el espacio
manifiesto a través de la luz
tiene más dimensiones, variables, privilegios y atributos, como
saturación, cantidad, cualidad, dirección, periodicidad, profundidad
volumen, radiación y mensaje.

Aquello que llamamos color es más bien un nivel de presencia constituido por resonancias mentales, físicas y emocionales físicamente manifiestas en su constitución heliomórfica
en su potencialidad de construcción y destrucción del ambiente físico
ostentación y mimetismo en la apariencia
luz es lo que vemos, color es lo que comprendemos
no muy alejado del dolor, pasión, tierra, aroma, aire, vapor y cristal.

Pero el color no es una propiedad o algo propio del objeto o cosa
nosotros terrícolas, como una extraña coincidencia
vivimos en un mundo incoloro, en un mundo sin color
porque el color no existe en la naturaleza
y solo existe dentro de nosotros en una estructuración de intérprete
en la intensidad del volumen y la interpretación del movimiento.

Así que un color, como una nota musical, nunca es igual a otro color,
o un momento a otro momento,
como también nuestra imagen es solo una y nuca igual a otra.

Gustavo Avilés.