Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Arquitectura visual

Gustavo Avilés01/02/2013

En la naturaleza, al igual que en la arquitectura, la fuente de luz por sí misma no es para ser vista. Esta simple y noble ley, forma y conforma las bases del diseño arquitectónico en iluminación.

El objetivo de un programa luminotécnico en arquitectura es volver y devolver la lectura visual al espacio, retirando importancia a la fuente de luz y a la vez enfrentando la curiosa paradoja en donde la luz nace, fluye y transforma hasta donde se manifiesta en la obscuridad que la contiene.

En otras palabras, en el proceso del diseño arquitectónico de iluminación estamos ante el hecho de trabajar con luz, no con luminarios o lámparas, capturando el arte y oficio, arteficio alquímico, de alteración al estado de obscuridad volviendo evidente la presencia de la luz , y de paso eliminar desde raíz la conmovedora, seductora y cosmética idea de iluminar o ser iluminador.

Los intentos contemporáneos de iluminar arquitectura son retos a los conceptos de análisis y comprensión, y por ello se torna importante que pensemos en términos de iluminación global, que en el simple ejercicio de distribuir tecnologías y modelitos de catálogo con habilidades y audacias de novedosa y simpática moda e improvisación.

De los conceptos de análisis y comprensión, aparece el principio de la Arquitectura Visual, que establece la interpretación del espacio y volumen arquitectónico en significados perceptivos de luz, descubriendo en la manifestación de su estructura lumínica, vectores principales y secundarios de carga y soporte visual, atenuando al mínimo el oficio eléctrico de sembrar luminarias y lámparas.

Hasta ahora, ningún término ha sido aceptado para la técnica de crear estructuras especialmente comprensibles, interpretadas con columnas, trabes, muros y paños de luz. Todo intento o audacia de las nuevas generaciones de laiting disaigners, o las novedosas improvisaciones de los bufetes de licenciados en iluminación, nos lleva inseparablemente asociados al territorio del espectáculo, la distorsión y justificación de aplicaciones, manifestando un rendimiento incómodo con cualquier acercamiento a la concepción de la Arquitectura Visual, libre de prejuicio, aplicada a todas la formas del espacio y definida por su manifestación en luz.

De primera vista, esta posibilidad y aproximación parece relacionar dos dimensiones opuestas: la arquitectura humanista, masiva, inamovible y natural, con la arquitectura fuera de su cuerpo, brillante y cosmética, incapaz de generar espacios tangibles y permanentes.

Y aún el intento de esta idea parece pesado y obscuro al concepto de la Arquitectura Visual. Sin embargo, más significativo que la convergencia del diseño de la luz y los conceptos arquitectónicos, es la posibilidad de concebir los volúmenes y espacios alejado de la idea mecánica de iluminar el concreto aparente que aparenta y el cristal indiferente que refleja.

Esta tendencia aparecida desde la arquitectura de cristal de los años veinte y que resultó en una arquitectura devoradora, espejeante, vestida de acero, en un paso ulterior a la dirección de la fachada virtual, de la fachada inexistente, cuya apariencia está determinada más por su variable luminosidad que por la forma que la constituye.

En consecuencia, se manifiesta la clara asociación entre los principios del diseño arquitectónico y la luz que los manifiesta como la presentación elemental que se define en la transparente percepción de diferencia espacial entre lo simple iluminado y lo esencial luminoso.

Criterio que califica con natural agudeza y abundante cantidad de buen humor la mayoría de las audaces y dramáticas manifestaciones actuales de los auto-nombrados diseñadores de iluminación.

Desde ésta óptica, podríamos adaptar la idea al arreglo de producciones lumínicas en donde el objetivo del diseño arquitectónico de iluminación se forma y transforma al erigir una Arquitectura Visual soportada en su propia estructura lumínica, concebida en los principios originales de forma, función, espacio y tiempo que la manifiesta.

La luz, en éste proceso, se reconoce en la arquitectura como el original y más poderoso fluido unificador de los materiales estructurales y constructivos de la forma y del espacio.

En éste contexto, la edificación visual no es fiel a la idea de la noche y todo principio formal será revelado por la luz que lo manifiesta, quedando atrás la sublime y pretensiosa idea de que la luz se diseña, permitiendo el delicado acceso al sentido original de ser diseñados por ella.

Esto es la luz que no ilumina, transformándose perceptible en sí misma, convirtiendo permeable y visible en un alto poder de energía y estímulo transformado en impresión orgánica.

Posiblemente, las más de las veces, esto se refleja en la manifestación misma de la pintura, la literatura y la música, con su gran poder de iluminación manifiestas entre lo claro y lo obscuro.

O acaso nos atreveríamos a pensar que existe alguien titulado, con catálogo en mano que diseña y especifica la naturaleza del color, el significado de la palabra o la vibración del sonido ? Y en su reflectancia e iriscencia conceptual, habrá alguien que se diga o diga que diseña la luz?

El estudio de ésta disciplina nos lleva al camino de la recuperación de la luz original, al practicar el oficio de la luz y la sombra, que puede sacudir nuestra disposición con pensamientos más lejanos al alcance de nuestras emociones en el valor relativo de su propia dimensión luminosa.

TOP PRODUCTS

Tubos

Ledvance Lighting, S.A.U

Tubos

ENLACES DESTACADOS

Matelec Lighting - IFEMA: 10 - 13 noviembre 2020Interempresas Media, S.L.U.: Opinión, tendencias y actualidad

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS