Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Suministros Ilaga, S.L. - Equipos herbicidas

Oeliatec Houat

Deshidratadores de malas hierbas: mediante agua caliente para montar sobre remolque con capacidad para 500 ó 1.000 litros

Foto de Deshidratadores de malas hierbas
Deshidratadora mediante agua caliente para montar sobre remolque con capacidad para 500 ó 1.000 L y ultra silenciosa. La deshidratadora de malas hierbas a agua caliente muy compacta, manejable, económica y ecológica.

- Dispositivo de puesta en marcha y paro

- Trabaja con temperaturas de 0 a 120 °C

- Presión de 2 - 4 bares para 4 L/min.

- Bomba de 24 voltios y baterías de gel libres de mantenimiento.

- Sistemas de seguridad.

- Longitud de la manguera de 10 m (con sistema de enrollado automático) + lanza con campana termoesférica.

- Tanque de 500 ó 1.000 L de capacidad.

- Depósito de combustible de 33 L de capacidad.

- Autonomía de la batería de 8 horas (recargable en 4 horas)

- De tamaño compacto: 1.000 x 1.850 x 1.450 mm.

- Nivel de ruido 29 dB

- Incluye luces de seguridad para trabajos nocturnos o en condiciones de poca visibilidad.

- Muy fácil de utilizar (gestión electrónica de todas las funciones con sistemas de seguridad)

- Requiere un bajo consumo de agua además de un bajo consumo de combustible que sólo emplea para calentar el agua.

- Puede además utilizar aguas de recuperación: agua de lluvia, de un pozo, etc.

Incluye: sistema de control Automat mediante pantalla táctil a color plurilingüe para programar el conjunto de la máquina y gestionar todas sus funciones.

Disponible en 2 versiones, con tanque de 500 ó de 1.000 L de capacidad.

La deshidratación mediante agua caliente consiste en:

- Atacar las hojas, tallo y raíz (generalmente malas hierbas) mediante choque térmico a alta temperatura que provoca la ruptura de las células de la planta (o clorofila) y la desnaturalización de sus proteínas.

De esta forma, actúa directamente sobre las hojas y el tallo de la planta (rociamos agua a alta temperatura a una altura de 10 cm aproximadamente por encima de la planta), el agua caliente desciende por el tallo hasta las raíces y la alta temperatura abrasa las células de hojas, tallo y raíces, en cuestión de 30 segundos la planta queda abrasada y comienza a desaparecer.

Esta acción es todavía más efectiva sobre pavimentos duros a prueba de agua (como por ejemplo sobre adoquines o entre canalones) donde el agua se ve guiada y perfectamente dirigida hasta allí donde se encuentra la planta.

Nota: Equipos acorde al RD 1311/2012 para eliminación del uso indiscriminado de productos fitosanitarios.