Huellas en la arena

Decoración con poinsettias

Marta Coll15/11/2004

15 de noviembre de 2004

Rojo y blanco, este cautivador conjunto está basado en colores claros y fuertes contrastes, combinados con la arena. Elaborado con ramas de poinsetias de color rojo vivo y velas blancas, este bonito centro de mesa se confecciona rápidamente y tiene el éxito garantizado.

Rojo y blanco, este cautivador conjunto está basado en colores claros y fuertes contrastes, combinados con la arena. Elaborado con ramas de poinsetias de color rojo vivo y velas blancas, este bonito centro de mesa se confecciona rápidamente y tiene el éxito garantizado.



Los accesorios que se necesitan son ramas individuales de una poinsettia de color rojo vivo, un jarrón sencillo de cristal, vainas de orquídea, arena para pájaro, velas y arándanos de color rojo intenso.



En primer lugar se llena el jarrón con arena fina para pájaro que puede adquirir en una tienda de animales. Seguidamente se cubre la arena con un puñado de arándanos, que encontrará en el mercado o en la sección de frutas y hortalizas del supermercado. Sus colores ofrecen un complemento acorde con las poinsettias de color rojo intenso. Con un tapete o un mantel pequeño a juego conseguirá un estupendo efecto visual.

El uso de la flor cortada de la poinsettia como decoración está muy de moda. Para ello se usan ramas enteras de una planta en maceta y se sostienen bajo la llama de una vela hasta que deje de salir sabia. De esta forma se consigue alargar la vida de la poinsettia como flor cortada.

Finalmente, se recogen las ramas una a una, se colocan en vainas de orquídea llenas de agua y se introducen en la arena. Pueden combinarse dos o tres ramas, según el tamaño del jarrón. El conjunto acabado de las flores de poinsettia se combina con otro jarrón de cristal adecuadamente decorado, que en este caso presenta velas. Pequeñas bolas de color nácar complementan el festivo conjunto y las velas.

Fuente: Photo collection 2004. Campaña de promoción de poinsettias Stars for europe.