En 1974 se produce la revolución portuguesa, mientras en España nace Riveraflor

30 años de claveles, símbolo de paz y trabajo

Marta F. Rebollos21/04/2004

21 de abril de 2004

El suplemento dominical de El Mundo del pasado 18 de abril, publicó un reportaje sobre el clavel como símbolo de paz y de trabajo, para conmemorar el 30 aniversario de la revolución portuguesa (1974). El autor, Fernando Palmero, destaca cómo, al tiempo que en Portugal se daba fin a una larga época de dictadura, en España una familia andaluza comenzaba su propia revolución... floral.

El suplemento dominical de El Mundo del pasado 18 de abril, publicó un reportaje sobre el clavel como símbolo de paz y de trabajo, para conmemorar el 30 aniversario de la revolución portuguesa (1974). El autor, Fernando Palmero, destaca cómo, al tiempo que en Portugal se daba fin a una larga época de dictadura, en España una familia andaluza comenzaba su propia revolución... floral.

Isidoro Rivera Durán fundaba aquel año, en Chipiona, una pequeña empresa dedicada a la venta de hortalizas, que con el tiempo derivó hacia la producción y comercialización de flor cortada y se conoció como Rivera Flor. Hoy en día, esa empresa es la mayor comercializadora de flor cortada: cada año vende 450 millones de tallos, de los que el 65% son claveles.

Joaquín Rivera es actualmente quien dirige Rivera Flor, en la que además trabaja un grupo de expertos profesionales que garantizan la calidad de su producción. Rafael Pacheco, ingeniero técnico agrícola, Sonia Muñoz, preparadora de ramos y Chuck y Francisco, controlador de calidad y jefe de administración repectivamente, son algunos de los que trabajan cada día para que, a Europa, llegue la flor cortada española en perfectas condiciones.

El reportaje se completa con una página con ilustraciones de 30 variedades de clavel, que se distinguen por el color y la forma de los pétalos.