Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Calibrador de rodillos basculantes

Selecciona la fruta en rotación constante

Horticom News30/01/2004

30 de enero de 2004

El calibrador es una de las máquinas más importantes de una central hortofrutícola. El sistema de calibrado es del tipo de rodillo basculante, sin alvéolos para alojar la fruta, con lo que se logra un máximo de capacidad de la máquina, al no limitarse el número de frutas entre rodillos

El calibrador es una de las máquinas más importantes de una central hortofrutícola. El sistema de calibrado es del tipo de rodillo basculante, sin alvéolos para alojar la fruta, con lo que se logra un máximo de capacidad de la máquina, al no limitarse el número de frutas entre rodillos.

Para asegurar el calibrado sobre el diámetro más adecuado, la fruta se mantiene en rotación constante a medida que avanza, transportada sobre los rodillos transversales del calibrador.

Este calibrador de Fomesa dispone de un variador electrónico de la velocidad de rotación de los rodillos, que permite cambiar las condiciones de funcionamiento de la máquina en función del tipo de fruta a calibrar y del estado de la misma.

El calibrador de rodillos basculantes normalmente incorpora un elevador para la sincronización de la entrada de la fruta a la sección de calibrado. La primera parte del calibrador se usa para posicionar la fruta y conseguir unas condiciones adecuadas de alineación y rotación.

La primera salida de fruta se puede usar como precalibrador. La alimentación es totalmente efectiva sin necesidad de usar retornos para devolver a la línea la fruta deficientemente posicionada.

La regulación de los calibres es muy sencilla. Para ello, solamente hay que accionar una manivela que permite desplazar la guía móvil del rodillo basculante a la distancia requerida. El calibre seleccionado se puede leer en una escala graduada.

Existen tres variantes de este calibrador, en función del tipo de rodillos que incorpore:

De rodillos metálicos.

De rodillos engomados: se obtiene mayor adherencia y se le da un mejor trato a la fruta.

De bandas tubulares: cada pareja de rodillos metálicos está unida por una banda tubular de caucho, que facilita el arrastre de la fruta y le da un mejor trato.

La fruta rueda libremente apoyada en el valle existente entre dos grupos de rodillos consecutivos. Debido al movimiento de rotación, el giro se produce sobre el eje de revolución, que es el considerado para el calibrado. Cuando la separación entre rodillos es mayor que el tamaño de la fruta, ésta cae sobre bandejas, que están forradas de goma-espuma para minimizar el golpe de la caída. La fruta se va depositando sobre unas cintas transportadoras de evacuación, desde donde se dirige a la siguiente sección de la instalación. 

Las frutas de un calibre excesivo se recogen en una bandeja situada al final del calibrador.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Algo grande está a punto de llegar Seipasa natural technologyEurofruit, Lleida 2017, del 28 de setembre al 1 d'octubre

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS