Posicionamos su web SEO / SEM
Una valoración sobre la influencia del clima

Necesidades hídricas de un campo de golf en diferentes zonas de España

Íñigo Toro, Global Golf Company02/10/2003

2 de octubre de 2003

Un campo de golf medio tiene una superficie total de entre 45-60 ha, mientras que la superficie sembrada representa unas 35-45 ha. Seguidamente se expone un breve análisis de las necesidades de agua de un campo de golf, analizando exclusivamente la influencia del clima (precipitaciones y evapotranspiración potencial), asumiendo como equivalentes el resto de los parámetros.

Es evidente que un campo de golf va a tener un consumo de agua diferente en función de múltiples factores: suelo, localización geográfica, clima, orientación, calidad del agua, especies cultivadas en el césped, superficie sembrada etc.

Cabe señalar que un campo de golf medio, de 18 hoyos con un par 70, tendrá una superficie total de entre 45-60 hectáreas, mientras que la superficie sembrada (de césped) va a ser de unas 35-45 hectáreas. El resto de la superficie del campo de golf, corresponde a las zonas de mantenimiento, casa club, instalaciones auxiliares y zonas de seguridad y de preservación de la naturaleza.

Seguidamente se expone un breve análisis de las necesidades de agua de un campo de golf, analizando exclusivamente la influencia del clima (precipitaciones y evapotranspiración potencial), asumiendo como equivalentes el resto de los parámetros.

Para el cálculo de las necesidades de agua vamos a utilizar el método de cálculo de la evapotranspiración potencial de Blaney - Criddle, dado que es el más restrictivo y tiene en cuenta no sólo la temperatura media sino la latitud y las horas de radiación de cada emplazamiento. En todas las localizaciones se ha calculado el consumo para un campo de golf con las siguientes superficies de siembra: Rough 200.000 m2, calles y tees 160.000 m2, antegreenes 29.000 m2, greenes 14.000 m2. Total 403.000

Las necesidades de agua de un cultivo cualquiera, se calculan a partir de la evapotranspiración potencial (ETP) de la zona donde se cultiva, ponderada esta necesidad por la eficacia con la que la planta hace uso del agua, (suponiendo que puede disponer de toda el agua necesaria).

Esta eficacia en el uso del agua se conoce como coeficiente de cultivo, siendo los utilizados en los campos de golf muy próximos a uno. En los greens y antegreens, las especies de césped más castigadas por el corte y con una estructura de suelos muy arenosa, se considera el coeficiente de cultivo entre 1'1 y 1'2.

En cambio, en las calles y tees de golf se consideran coeficientes de cultivo de 1 y en las zonas de rough, se consideran coeficientes entre 0.75-0.85, dado que son menores las exigencias requeridas a cada superficie de riego. La dotación de riego necesaria no es más que la diferencia entre las necesidades totales del campo las precipitaciones medias de cada mes.

Seguidamente, se infieren las necesidades medias de agua de riego de un campo de golf tipo, de 40'3 hectáreas cultivadas, en función exclusivamente de la localización del campo, en un año normal (diferentes latitudes):



No obstante, los datos anteriores son para años medios, en el caso de años secos, donde la precipitación se reduzca, las necesidades quedarían como sigue:


Estos datos resultan de un análisis teórico, asumiendo unos coeficientes de cultivo de 1'1 para las zonas de greens  y antegreens y de 1 para el resto del campo. En el de disponer de aguas de mala calidad ó suelos salinos, deberemos agregar a estas necesidades teóricas las relativas al lavado de sales, para evitar problemas con la salinización de los suelos, pudiendo incrementarse en este caso significativamente las necesidades de agua de un campo de golf.

También es conocido que los sistemas de riego por aspersión así como todas las conducciones de agua están sujetas a ineficiencias, por lo que deberemos inferir que el consumo real de agua de un campo de golf, será un 10-20% (algunos planes hidrológicos de cuenca exigen eficiencias no inferiores al 75%) superior a sus necesidades teóricas.

Finalmente, debemos agregar las necesidades de agua de las plantaciones derivadas del paisajismo del campo, que por otra parte son muy inferiores, máxime si se ha tomado la precaución de utilizar especies autóctonas.

Fuente: www.globalgolf.es

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH -Sociedad Española de Ciencias Hortícolas

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS