Posicionamos su web SEO / SEM
La investigación genética ha facilitado céspedes que se adaptan a diferentes climas, suelos y usos

La situación del césped en España

Javier Soto Manzano04/03/2003

Es indiscutible que la situación del césped en España ha dado un importante giro en los últimos años. La investigación y la innovación han sido las variables que hoy nos permiten disfrutar de céspedes, no solo adaptados a la perfección a nuestras condiciones edafoclimáticas, sino también a los requerimientos de uso tanto temporales como espaciales.

Es indudable que el césped tiene en nuestro país un papel relevante y ejerce importantes funciones en áreas ornamentales, recreativas, deportivas y medioambientales. Son muchas las ventajas que nos aporta; mantiene el suelo protegido y fértil, produce oxígeno purificando el aire, limpia el agua que se filtra a través de él, ejerce de aire acondicionado natural, controla el polen y el polvo y es protector de golpes y caídas.

Sin embargo, la demanda actual de céspedes no se conforma sólo con estas ventajas. Es por esto, que para detallar la situación actual del césped en España, tenemos por fuerza que hablar de innovación. Si hace unos años las variedades utilizadas en la Península Ibérica presentaban una insuficiente adaptación a nuestras condiciones climáticas y edafológicas, hoy podemos decir que nos encontramos en una situación mucho más optimista.



La investigación genética estos últimos años nos ha facilitado unos céspedes no sólo altamente estéticos, finos, de extraordinario color, resistentes a las enfermedades, sino también céspedes adaptados a nuestros diferentes climas, suelos, y, por supuesto, usos.

No solo se ha sondeado y resuelto sobre las especies más adecuadas a nuestras condiciones climáticas, edafológicas o culturales, la investigación nos ha permitido también avanzar mucho en los métodos de establecimiento del césped en nuestro país. De este modo el semillado no es la única forma de instalar un césped. La plantación de tepe y esqueje aporta gran cantidad de ventajas tanto para el usuario final como para el profesional que implanta el césped.


El tepe es césped que, tras ser cultivado por profesionales hasta su completa maduración, se extrae en rollos o planchas, para su traslado hasta el lugar de plantación definitivo. Las ventajas en cuanto a tiempo y calidad que nos aporta son indiscutiblemente un gran avance. En este sentido hay que destacar que el césped, al tener un seguimiento exhaustivo por parte de profesionales cualificados, presenta menos riesgo de enfermedades, malas hierbas o falta de uniformidad. Permite la plantación en cualquier época del año y ofrece la disponibilidad inmediata de un césped maduro, limpio, sano y perfectamente adaptado a las condiciones de clima y suelo.

Podríamos considerar a la plantación de esqueje de césped como una situación intermedia entre la siembra y la colocación de tepe. El uso del esqueje como método de plantación está fuertemente ligado al hecho de que existen especies muy adaptadas y deseables para el clima mediterráneo, de alta calidad estética y gran resistencia, pero que no pueden reproducirse por semilla, bien por ser estériles, bien por presentar una germinación muy baja. El sistema de plantación de esqueje es menos costoso que la colocación de tepe, aunque por el contrario no se dispondrá de un césped maduro y homogéneo de forma tan inmediata.

Debemos hacer una diferenciación en los diferentes climas que la Península Iberica presenta, pues esto condicionará enormemente las especies que se van a utilizar:



- Zona 1. Clima Atlántico.
Influencia oceánica. Subhúmedo-húmedo. Temperaturas suaves, con pocas oscilaciones térmicas. Pluviometría entre 800 a 1.600 mm/año, con reparto regular.
- Zona 2. Clima Continental (interior).
Semiárido. Temperaturas extremas con veranos calurosos y secos. Pluviometría muy variable, irregularmente repartida, de 300 a 700 mm/año.
- Zona 3. Clima Mediterráneo.
Zona de temperaturas medias altas, con inviernos benignos. Hay áreas de clima subtropical y otras áridas. Pluviometría muy variable de 300 a 800 mm/

Así, según se adaptan a estas zonas climáticas generales, podemos afirmar que existen dos grandes grupos de especies:

Especies de clima templado. Adecuadas para las zonas 1 y 2.
- Lolium perenne (Raygrass inglés). Se caracteriza por su rápida germinación e instalación. Es resistente al pisoteo y presenta una amplia gama de variedades.
- Festuca arundinácea. Especie de hoja ancha, muy resistente al pisoteo, con cierta tolerancia a sombra y resistente a sequía.
- Festuca rubra. Hoja acicular, muy fina, tolerante a sombra y muy ornamental.
- Festuca ovina. Esta especie áspera al tacto presenta un follaje fino, denso y azulado. Hoja acicular.
- Poa pratense. De muy lento establecimiento, destaca por su gran belleza. Resistente al pisoteo y arrancamiento.
- Agrostis stolonífera. Especie invasora y tapizante. Se utiliza especialmente para los greenes de golf.
- Agrostis tennuis. Especie muy poco adaptada a los climas secos, menos agresiva que el Agrostis stolonifera.

Especies de clima subtropical o mediterráneo árido. Adecuadas para la zona 3.
- Cynodon dactylon (grama). Estolonífero y rizomatoso, es una especie muy tapizante. Su variante híbrida, Bermuda híbrida, es de gran calidad ornamental. La Bermuda híbrida, al ser esteril, debe implantarse bien por tepe, bien por esqueje.
- Pennisetum clandestinum (kikuyu). Especie muy agresiva e invasora de porte erecto y rastrero. La textura de la hoja es gruesa.
- Stenotaphrum secundatum (gramón). De aspecto similar al Pennisetum, no es reproducible por semilla. Posee cierta tolerancia a la sombra. Su latencia invernal es menos pronunciada que el resto, pero su resistencia a la salinidad es menor que el resto de especies de este grupo.
- Paspalum notatum (hierba de la bahía). De textura extremadamente gruesa, presenta además poca densidad.
- Buchloe dactyloides (Bufalo grass). Especie muy resistente a la sequía, de hoja fina y azulada.
- Zoysia japónica. Especie cuya necesidad de humedad ambiental es superior al resto de su grupo. Su semilla pierde rápidamente la germinación.
- Dichondra repens. Aunque no es una gramínea, pues pertenece a la familia de las Convolvuláceas, se utiliza como alternativa a céspedes tradicionales. Es muy poco exigente en siegas y muy tolerante a sombra aunque aguanta poco el pisoteo.


En la implantación de un césped tendremos en cuenta, además, el uso que le vamos a dar. Fruto de las investigaciones de estos últimos años son las diferentes fórmulas comerciales. Estas propuestas que hoy se encuentran en el mercado son capaces de satisfacer de forma muy específica los usos que se le van a dar a la cubierta vegetal:

· Céspedes ornamentales.  De elevada calidad ornamental, deben reunir características como finura de hoja, elevada densidad, homogeneidad o excelente color. Las especies que se utilizan para crear un buen césped ornamental son Agrostis stolonifera, Lolium perenne o Poa pratense, en menor medida las Festucas rubras y similares por su menor adaptación climática a nuestros veranos. En zonas de clima árido se emplea, además, Festuca arundinacea.

· Céspedes recreativos. Deben reunir características como la resistencia al pisoteo, al arrancamiento, a las plagas o enfermedades, pues son céspedes de uso muy frecuente. Las fórmulas de céspedes recreativos suelen contener Festuca arundinacea, Lolium perenne o Poa pratense. En ocasiones también se incluye el Agrostis. Son céspedes de calidad estética media.

· Céspedes rústicos. Lo que se busca en un césped rústico es resistencia a situaciones edafoclimáticas extremas, tales como temperaturas elevadas, sequía o salinidad, así como un mantenimiento bajo. De calidad estética media-baja, las especies utilizadas a este fin son Festuca arundinacea, Cynodon dactylon, Stenotaphrum secundatum o Pennisetum clandestinum. Algunas de estas especies presentan en latencia en invierno, pérdida de color.



· Céspedes resistentes a baja luminosidad (céspedes de sombra). El objetivo de estos céspedes es su resistencia a situaciones de sombra intensa. Toda la gama de Festucas finas, rubras y ovinas, Poa nemoralis, Zoysia japonica, Stenotaphrum secundatum o Dichondra repens cumplen las características requeridas.

· Praderas. Según su finalidad, admiten una amplia gama de variaciones. Deben utilizarse especies con gran poder de enraizamiento, resistentes a plagas, enfermedades o temperaturas extremas. Estableceremos una pradera con Festuca arundinácea o Lolium perenne en combinación con gramineas forrajeras y leguminosas (Medicago sativa y Trifolium repens).



Es indiscutible que la situación del césped en España ha dado un importante giro en los últimos años. La investigación y la innovación han sido las variables que hoy nos permiten disfrutar de céspedes, no solo adaptados a la perfección a nuestras condiciones edafoclimáticas, sino también a los requerimientos de uso tanto temporales como espaciales.

Lo que hace veinte años nos parecía ficción, hoy es posible. Podemos tener el césped perfecto para nuestro clima, nuestro suelo, el uso que queramos darle, y, esto es muy importante, en el momento que lo deseemos. Gracias a los sistemas de plantación de césped de que hoy disponemos, tepe y esqueje, ya es posible satisfacer una demanda de tiempo que antes era impensable. ¿Cómo sino implantar un campo de fútbol o disponer de un adosado en dos días?

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

SECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasBrassica2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raíz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS