Desde un principio esta zona ha jugado un papel de abanderado en la puesta en escena del sector ornamental

La Horticultura Ornamental en «El Maresme»

Fernando Cuenca Romero22/05/2002

El Maresme ha jugado desde el principio un papel de abanderado en la puesta en escena de una agricultura comestible intensiva y de primor, al igual que en el sector ornamental. En este artículo tratamos de explicar su situación en el sector ornamental de planta en maceta, con algunos de los operadores de la zona a nivel productor y comercial hoy en día.

Se denomina "El Maresme" al espacio geográfico de Cataluña ubicado al norte de la ciudad de Barcelona (España) formado por unos treinta municipios con un total de 39.652 hectáreas de un gran valor estratégico agrícola para esta región. La zona comprende desde la "Serralada Litoral" hasta el mar, y desde el "Turó de Montgat" hasta la cuenca del río Tordera, creando así una franja larga de unos cincuenta kilómetros y estrecha de entre dos y diez, que por su orientación y cercanía al mar le confiere una climatología muy singular comparada con otras comarcas de alrededor.

Es precisamente esta climatología, junto con su cercanía a un gran mercado como es el de la ciudad de Barcelona y alrededores, y su buena comunicación con otros mercados potenciales cercanos incluido el francés, los que han hecho que El Maresme se haya convertido en una comarca singular productora, tanto en el ámbito de la agricultura comestible como la ornamental. Así, El Maresme ha jugado desde el principio un papel de abanderado en la puesta en escena de una agricultura comestible intensiva y de primor, al igual que en el sector ornamental. Con el tiempo, otras zonas de Cataluña y resto de España han entrado en escena compitiendo en todos estos terrenos, adquiriendo en la actualidad su mayor protagonismo en el carácter comercial.

Fruto de la presión urbanística experimentada en estos últimos años y su derivación al mercado turístico y residencial, El Maresme se encuentra en una fase de transición con cambios previsibles a corto plazo donde se "juega" parte de su historia productora, contra un mayor protagonismo comercial de repercusión internacional.
 
Dentro de los centros de producción en la provincia de Barcelona, El Maresme es el más importante, seguido de otras zonas como el Baix Llobregat con producciones de planta de interior y mediterránea, y la zona del Vallés Oriental con planta arbustiva y árbol ornamental.

En cuanto a algunos datos facilitados por la Associació d'Agricultors Viveristes de Barcelona (http://www.vivbcn.florvertical.com), a cuyo frente se encuentra Joan Rafecas, actualmente en la zona de El Maresme puede hacer las siguientes estimaciones para el sector planta ornamental: Cuenta con una superficie de 200 hectáreas de cultivo, de las cuales 100 son protegidas y 100 al aire libre, también cuenta con algo más de 130 empresas productoras y 8 comerciales, una ocupación de unas 1.600 personas empleadas en un tipo de explotación de tipo familiar de entre 1 a 3 hectáreas. La mano de obra por explotaciones es de 1 a 2 vinculadas a la familia y de entre 4 y 10 de origen ya externo. Las producciones son en cuanto a planta en maceta, configurando principalmente por grupos de aromáticas, temporada, trepadora, vivaz y mediterránea, además de algo de planta de interior. En planteles se mantiene una importante producción de plantas de temporada, vivaces y aromáticas. Y en comercialización destacan estructuras empresariales como Corma (www.corma.es), Intermediació del Mercat (www.intermediacio.com), Barnaplant (www.barnaplant.com)... y venta en paradas en estructuras de mercados como el Mercat de la Flor i Planta Ornamental de Catalunya (www.mercatflor.com) en Vilassar de Mar y Mercat Central de La Flor en Mercabarna (www.mercabarna.es) situada en la zona franca de Barcelona.

Destacar la Associació d'Agricultors Viveristes de Barcelona, con noventa y ocho asociados productores de planta ornamental radicados en la provincia de Barcelona. Entre sus actividades está la organización profesional y servicio técnico, además del desarrollo de actividades de promoción como asistencia a ferias, apoyo a campañas, edición de directorios de viveristas, etc. Esta entidad es miembro de la Federació d'Agricultors Viveristes de Catalunya.

Si bien el origen de la floricultura comercial en El Maresme se remonta a principios del siglo XX debido a la presión urbanística del aquel entonces vivida en la ciudad de Barcelona, donde se encontraba establecida, podemos afirmar que es en 1.922 con la llegada a Vilassar de Mar de Beniamino Farina, también conocido como "El italiano", el que revoluciona todo el sector. Este floricultor milanés trajo a España las técnicas de cultivo de la Rivera italiana, muy innovadoras en aquellos tiempos, acompañada de esquejes de unas variedades de clavel desconocidas hasta entonces.

Opiniones y ejemplos
En opinión de Josep Mª Rossell, tampoco se puede hablar del desarrollo de la horticultura ornamental en El Maresme, sin recordar nombres de los que fueron pioneros en esta actividad como los Aldrufeu, Sors, Navarro, Batlle, Arribas, Conde, Ventura, Itxart, Salvat, Nonell, Rosell, etc., con ellos empezó a estructurarse tímidamente este sector, al que después se fue incorporando toda una nueva generación de productores que ha ido creciendo a medida que se ha dispuesto de mejores herramientas comerciales como Corma, El Mercat, Intermediació, Barnaplanta... y todo el resto de las comerciales establecidas en la zona.

La firma Rosell-Vega Horticultors, S.L. (www.rosell-vega.com), en pleno corazón del Maresme, posee cuatro socios; los hermanos Isidoro y Pedro Vega como responsables de la producción, y las hermanas Nuria y Montse Rosell al frente de la administración. Esta empresa está especializada en diversos productos de planta en maceta como son principalmente Rosales en sus líneas mini y poliantas, Poinsettia, Hortensia, Hibiscus, Cyclamen, Diplademia y Jazmín.

Según nos cuenta Josep Mª Rossell, fundador de la misma, la empresa comenzó el cultivo de planta en maceta en el año 1973 con unas "pocas" Hortensias y Cyclamen, por supuesto en maceta de barro. Poco a poco se van incorporando otros productos que se abandonan en el tiempo y en el 85 se incorpora la Poinsettia. En un breve espacio de tiempo se establece la especialización hasta el día de hoy con los productos antes mencionados. También destaca que actualmente el 80% de la producción contempla todo su ciclo en el vivero como aspecto estratégico, e incluso se contemplan algunas líneas de planta semiterminada para suministrar a otros viveros, como es el caso del rosal hacia subcontratistas de Kordes.

Josep Mª Rossell nos recuerda el Clavel como flor cortada que ocupó una importante etapa como protagonista de la zona, hasta que sobre la década de los 70, el Fusarium obligó a muchos a su abandono para pasarse a la producción de la planta ornamental en maceta. Ya a comienzos de los 80, coincidiendo con el nacimiento de Corma como fruto de la unión de varios productores y de la necesidad de vender, se obtiene un gran impulso destacable en el desarrollo de los viveros. Este es un ejemplo de la importancia de los impulsos de desarrollo de acuerdo a las herramientas de venta creadas.

En cuanto a la presión urbanística es el gran tema. Las ampliaciones de los valores catastrales reales de los terrenos donde se ubican actualmente algunos viveros, "les invitan" al abandono de su actividad, a no ser que las autoridades políticas lleguen a la creación de especies de "reservas agrícolas" que permitan la fijación de esta actividad en la zona.

Jaume Gibert, gerente de la firma Hortplant S.C.P. (Tel. 937 678 855) en la localidad de Santa Susana, nos comenta que sus inicios vienen de la actividad agrícola con producciones basadas en tomate, patata, cebolla tierna, etc. Hace tan solo cinco años cuando decide entrar en el sector de la planta ornamental, primero con un poco de Poinsettia para ir ampliando hasta que actualmente toda su finca está ya dedicada a ornamentales; dos hectáreas en invernadero más una hectárea de cultivo al exterior.

Su empresa está ubicada dentro de la zona denominada "Maresme norte", algo más fresca y centrada en cultivos de huerta, al contrario que el "Maresme sur" más cálido y especializado más en ornamentales. Sus principales productos son Hibiscus de abril a agosto, Fucsia en todos sus formatos (pie alto, tarrinas colgantes, porte arbustivo, etc.) en primavera, Cyclamen en otoño e invierno y Poinsettia centrada en noviembre-diciembre, con cultivos puntuales como es el caso del Streptosolem. Ya en el exterior, todo se basa en aromáticas para su venta en primavera y principalmente centradas en cuatro especies como son Tymus, Rosmarinum, Santolina y Lavanda. Todas ellas en línea decorativa y de un año aproximadamente de cultivo.

Su comercialización está centrada mediante comercializadoras como Intermediació del Mercat, Arribas Center, Barnaplant y Areiny Plant, S.L. (937 938 633) sólo para vender dentro del Mercat de Vilassar.

En opinión de Jaume Gibert, se trata de un sector muy dinámico con sus típicos problemas del tipo comercial y climático. Por su experiencia, el "Maresme norte" no experimenta incremento en producción ornamental significativo, al contrario del espectacular desarrollo hotelero y estructuras dirigidas al turismo. Detecta una carencia de gente joven en la agricultura y considera que sólo si políticamente se estructura bien no desaparecerá el tejido productivo de la zona, dada la enorme presión urbanística a la que está sometida.

Josep Andiñach, gerente de Horticultura Andiñach (Tel. 935 552 801) en la localidad de El Masnou, recuerda que a principios de los 80 hace su transición de hortícola a flor cortada, luego y tras las heladas de mediados de los 80 hace su paso definitivo al sector de la planta en maceta tras asistir a un cursillo impartido por Corma. Desde el principio se inicia con plantas de temporada basadas en Caléndulas y Pensamientos. En la actualidad y como Josep recalca, es una empresa de no muchas variedades pero sí de muchas cantidades. Aromáticas y planta de temporada en formatos pequeños de maceta de 11 cm. de diámetro configuran el 95% de su oferta. En Aromáticas principalmente Romero, Tomillo, Lavanda y Santolina. Y en planta de temporada en primavera Petunias, Begonias, Caléndulas y Tagetes, en otoño Pensamientos, Viola cornuta... y en verano Vincas. También entre sus especialidades los diferenrtes tipos de Messen tanto de hoja estrecha como ancha. En total, sobre 2.000.000 de unidades anuales.

Su comercialización está basada en un 90% vía comercializadoras como Intermediacio del Mercat, Corma, Barnaplant y Arribas Center (www.barnaplant.com) principalmente.

Josep Andiñach destaca que la producción se trasladará a los alrededores o extrarradios del Maresme aunque el clima no sea igual, pero se pueden seguir haciendo cosas ya que el mercado así lo exige. Aún así, también destaca la importancia de tener zonas logísticas cercanas a los centros de comercialización puesto que este es un negocio que exige una respuesta rápida entre que se realiza el pedido y este es entregado.

Carles Serra, director comercial de Corma, puntualiza que la presión urbanística sobre el colectivo productor hace que este se esté abriendo como válvula de escape a otras zonas cercanas como son el Maresme norte o la zona del Vallés situada detrás de las montañas, siempre actuando sobre un radio de unos 50 km de la zona de actuación comercial por excelencia como son las localidades del Vilassar de Mar y Premià de Mar. Otra de estas válvulas a tener en cuenta es que productores de flor cortada se están pasando a la producción de planta en maceta, que si bien no cambia la superficie productiva global sí lo hace en el producto.

Preguntando sobre la comercializadora Corma, Carles manifiesta que actualmente es la más antigua de las comercializadoras existentes pero que anteriormente ha habido otras. Hoy sin embargo, canales comerciales del calibre del Mercat de Flor y Planta Ornamental de Cataluña, Intermediació del Mercat, Barnaplant, etc. suponen en su conjunto un motor vital para la zona.

Desde su experiencia, Carles expone que el Maresme, en su evolución ha encontrado sus productos típicos y reconocidos. Formas de presentación del producto, el clima, la situación de mercado, etc. han sido factores que le han llevado a este reconocimiento. En un principio y hablando de planta en maceta, fue la planta de interior la protagonista, para derivarse poco a poco a la planta mediterránea y crear así su hueco, fruto de una selección natural. "No hacemos lo que más se vende, pero sí hacemos de todo dentro de este grupo de plantas" es una de sus matizaciones.

Carles continua comentando que dentro de los productos típicos del Maresme son reconocidas las Margaritas, Agateas, Dimorfoteca, Gazanias, Clavel, planta de temporada y Aromáticas... diversificación con menos cantidades pero de todo y con bastantes referencias. Por ejemplo, Corma trabaja unas 600 variedades diferentes, haciendo productos para todo el año ya que no se puede vivir sólo de dos meses de campaña anual. En su conjunto, Corma ofrece más de 2.600 referencias de las cuales sólo se exportan unas 400. Esto es reflejo de que su mercado está situado principalmente en un 80% en España y el 20% restante en el exterior repartido entre Francia, Holanda y Alemania. En este aspecto, destacar que el mercado exterior es altamente estacionario comparado con el de interior.

Si hablamos del destino de estas producciones, está claro que van hacia el jardín, sobre todo canalizado por centros de jardinería y empresas de jardinería, cada vez de mayor nivel que buscan plantas de mejor acabado. Las producciones de la zona tienden a formatos finales con presentaciones diferenciadas.

La primera y única cooperativa de planta en maceta en España, y con estas características incluso a nivel europeo es Corma. En ella y desde su principio ha contado con la figura de un "asesor" de cultivos que en este caso ha sido y es Julià Silvestre. El nos explica como nace la cooperativa como fórmula para defender el precio ya que en aquel entonces, hace veintiún años, el comprador iba a los viveros e imponía el precio. Desde entonces, la cooperativa ha tomado la responsabilidad en muchos aspectos y fruto de ello es el actual nivel en el que se encuentra. Sus socios han unificado formatos, especializado sus producciones e incluso han introducido la informática a sus negocios de forma global más "rápidamente" que otras firmas colegas fuera de la cooperativa.

La oferta de Corma es actualmente fruto de proyectos de uno a varios años según referencias entre el colectivo productor y comercializador. Cantidades, presentación etc. están programadas y ya que la producción de los cooperativistas está comprometida con la comercial, esta trabaja en este sentido. Sólo las líneas de otras actividades como es el caso de planta joven en empresas como Cultius Roig (www.cultiusroig.com), Lloveras Plant (lloverasplant@wanadoo.es), Cultius la Vinya (carles@lavinya.com)... pueden ser comercializadas fuera de la estructura de la cooperativa.

Preguntado por la figura del asesor técnico, Silvestre nos puntualiza que precisamente él la ha ocupado desde el primer momento. Así mismo matiza que desde los catorce años ha estado vinculado con el sector y hasta ahora mismo sigue estudiando y aprendiendo. Esta figura le ha dado la oportunidad y la suerte, según él, de viajar por todo el mundo documentándose para seguidamente transferir los conocimientos oportunos a sus compañeros de empresa. También asegura que cada firma debe tener como mínimo un técnico ya que entre técnicos la información se transmite mejor y eficazmente.

La labor de su persona como técnico asesor, también le implica la búsqueda de nuevos productos. Estos, una vez localizados se introducen entre los cultivos habituales de la zona para ver su respuesta durante el primer año. Al segundo, si vale la pena, se estudia su forma y posibilidades de reproducción. Al tercer o cuarto año ya puede ser pasado a la comercial para ver su respuesta en el mercado. En este aspecto, Silvestre destaca el gran trabajo que queda por hacer, ya que la introducción de novedades puede perder oportunidades si no es apoyada con el adecuado marketing que informe sobre las posibilidades reales del producto en el mercado. Como consecuencia de ello, de un mal o nulo apoyo de marketing, se da la circunstancia de que determinadas plantas puedan quedar en los despachos.

En cuanto a qué opina de la zona del Maresme, Silvestre destaca su valor como zona pionera, junto con Valencia, en muchos aspectos como por ejemplo los cultivos de Clavel, Rosas, etc. Pionera y que como fruto de una evolución natural, estos productos se han desplazado a otras zonas de España con condiciones socioeconómicas y climáticas más adecuadas. Producir en el Maresme es costoso ya que el crecimiento de sus ciudades, la realización de nuevas carreteras y autopistas, etc. han encarecido los terrenos y esto encarece la actividad. Pero el Maresme tiene diferentes vías de escape que están siendo utilizadas, principalmente como garantía de mantener el patrimonio de referencia del sector ornamental en su segmento de actividad productora como son Margarita, Agatea, Dimorfoteca, Gazania, Clavel, planta de temporada y Aromáticas principalmente y todo tipo de plantas de jardinería comercialmente.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasAgroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito Badajoz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS