Un año de pruebas

Fresón: La campaña en la santa paciencia

OSSET PÉREZ-OLAGUE, SONSOLES23/05/2000

23 de mayo de 2000

Según Hugo Giambanco, jefe de Sección de Asistencia Técnica. SOIVRE, esta campaña de fresón 1999/2000 'sí que hemos estado a prueba'. Primero fue el exceso de fruta, el poco precio de venta y el desequilibrio entre cantidad entregada y precio conseguido. Luego las lluvias, que no se habían visto igual en los últimos 50 años, no han permitido obtener rentabilidad dado el importante destrío que había que apartar.
'La campaña de la santa paciencia', como ha bautizado este inspector la experiencia del sector fresero onubense de este año, ha requerido del agricultor limpiar periódicamente su campo de fruta tocada y del almacén exportador, intensificar los controles incrementándose los gastos de manipulación, en ocasiones hasta triplicarse.
En cuanto a rentabilidad está campaña ha tenido un resultado final desastroso, condimentado por la entrada de fresa de Marruecos en momentos en que se podía sacar rentabilidad a la fresa española; el bulo en los mercados exteriores de que se realizan tratamientos a la fresa con productos no autorizados, o con exceso de los mismos, además de diversos problemas técnicos que no ha afectado a todos los productores por igual y las consecuencias derivadas para la comercialización.
Grandes cadenas y supermercados, opina Giambanco, deben valorar el esfuerzo tan grande que tanto productores como operadores han hecho, para mandar lo mejor, a costa de mandar menos y con una rentabilidad bajo mínimos, además de pagar las las exigencias que imponen y aplicarlas en condiciones normales. La revista Horticultura dedicará próximamente una página de opinión a esta campaña de 'la santa paciencia'.