Doing business in Spain? Interempresas Media is the key

Nueva consejera de Agricultura de Castilla-La Mancha quiere llevar la agricultura y la ganadería "a lo más alto"

29/06/2011

29 de junio de 2011

La nueva consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, ha señalado que en esta nueva etapa quiere potenciar la agricultura y la ganadería al ser parte de la historia y de la cultura de Castilla-La Mancha, y porque “son miles" las personas que viven del campo en la región. Además, ha añadido que no quiere que con su nombramiento se produzca "solamente un cambio”, si no que se dé un cambio que lleve a la agricultura “a lo más alto posible”.

Así lo ha asegurado Soriano con motivo de su toma de posesión en un acto en el que también ha estado presente el consejero saliente, José Luis Martínez Guijarro, la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, el presidente de las Cortes regionales, Vicente Tirado, la vicepresidenta de la Mesa de las Cortes, Carmen Casero, y numerosos representantes de las organizaciones agrarias de la Comunidad Autónoma.

Soriano, que ha comenzado su discurso dando las gracias a los presentes, ha dicho (parafraseando al expresidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosvelt), que asume esta tarea considerando que “el que no vive para servir, no sirve para vivir”.

“Prudencia y valentía”

La nueva titular de Agricultura ha apuntado que su labor como consejera es un reto “que exige prudencia y valentía”, y que su trabajo va a consistir en estimular los recursos de la Consejería de Agricultura, porque el campo “es el núcleo" de la economía de Castilla-La Mancha y puede contribuir "de forma clara a superar la grave crisis económica".

Por ello, se ha mostrado convencida de que a todos aquellos a los que les une el interés por el campo y la voluntad de servicio público conseguirán la recuperación de la agricultura y la ganadería regional, así como el desarrollo de las áreas rurales de Castilla-La Mancha.

Soriano ha asegurado que el campo regional padece "desazón por la escasa rentabilidad de muchas explotaciones y preocupación" por los precios que obtienen los agricultores de sus productos. Sin embargo, consciente de la "ardua tarea que queda por delante", ha dicho que "con talento, imaginación y voluntad podemos dar respuesta a las esperanzas depositadas en todos nosotros”.