Sáviat, Supera a tu competencia, Renueva tu imagen, Aumenta tus ventas

Sevilla acogió del 23 al 25 de enero el 15º Symposium de Sanidad Vegetal

Prevención, formación y colaboración siguen siendo la clave

David Pozo31/01/2019

Los profesionales vinculados a la sanidad vegetal no fallan a su cita cada dos años en Sevilla, y esta decimoquinta edición del Symposium no fue una excepción. Para muchos de ellos lo que ocurre fuera de los salones destinados a analizar la actualidad legislativa y técnica del sector tiene tanto o más valor que lo ocurre dentro. Y es por ello, que un total de 2.000 profesionales volvieron a pasar a lo largo de los tres días por las instalaciones del Hotel Meliá de la capital hispalense. 25 stands expositivos y once conferencias comerciales de las multinacionales más relevantes del sector completaron una oferta que se amplía cada edición.

El equipo del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Andalucía, con su presidente Antonio Vergel y vicepresidente Carlos León al mando, lo ha vuelto a conseguir. Del 23 al 25 de enero, Sevilla volvió a convertirse durante tres días en capital de la sanidad vegetal, reuniendo a todo el sector para debatir los nuevos retos que se le plantean en la agricultura del futuro y la manera de afrontarlos. “Sin Sanidad Vegetal no hay mercados, por lo tanto, es clave para poder vender”, señalaba durante la inauguración Valentín Almansa, director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

foto

Antonio Vergel puso el acento en la proclamación por parte de la ONU del próximo 2020 como el Año Internacional de la Sanidad Vegetal’. “El Colegio organiza este evento desde hace 35 años con objetivos como fomentar la innovación científica para abordar las enfermedades de las plantas, promover prácticas responsables que reduzcan la dispersión de las plagas e incrementar el apoyo del sector público y privado para estrategias de Sanidad Vegetal más sostenibles, entre otros objetivos”.

En la mesa participaron también Carlos León, vicepresidente de la entidad, y Rafael Sánchez, jefe de Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería de Agricultura, quien llamó a “hacer la revolución tecnológica contra las plagas”.

foto

José Ignacio Cubero, catedrático de Genética y Mejora Vegetal de la Universidad de Córdoba, fue el encargado de impartir la ponencia inaugural del Symposium. Bajo el sugerente título ‘La agricultura del futuro, la innovación tecnológica y reto de un planeta’, el catedrático manifestó la imperiosa necesidad de combinar la investigación tradicional con la biogénica si se quieren afrontar esos retos. “El problema lo tenemos en las prisas y también en la coordinación entre los organismos públicos y la empresa privada. Gracias a su eficacia ésta consigue un 70% de las patentes, y lo peor es que cuando buscan la investigación pública lo hacen el extranjero, porque aquí parece que colaborar con la empresa privada es 'prostituirse'”, señalaba con contundencia. Cubero considera que la única solución para atajar las plagas y enfermedades es aplicando los conocimientos que ya tenemos y aumentarlos rápidamente. También pidió durante su alocución al sector un esfuerzo a la hora de estructurar la información que llega al ciudadano y modificar una política de la UE que “no es ni consistente ni coherente”.

foto
José Ignacio Cubero, catedrático de Genética y Mejora Vegetal de la Universidad de Córdoba, fue el encargado de impartir la ponencia inaugural.

Por su parte Valentín Almansa, aunque representando la administración, fue explícito a la hora defender el papel de los fitosanitarios en el futuro de nuestro agricultura. “El agricultor ha de pensar de forma global ante el reto que se nos presenta en el sector primario. Nos enfrentamos a un consumidor global que tiene una visión idealizada de la agricultura, que demanda alimentos seguros durante todo el año y que, a la vez, sean medioambientalmente sostenibles. Y la administración no se va a enfrentar al consumidor para defender los intereses del sector”, afirmaba Almansa. El representante del MAPA reivindicó el trabajo realizado respecto al registro de los fitosanitarios, con solo un centenar de expendientes pendientes a día de hoy, y de que España cuente, a diferencia de otros países de su entorno, con una legislación propia para el registro de productos fitosanitarios para usos menores.

“A medio plazo la complejidad de la legislación europea en temas de registro seguirá siendo un problema. Existen diferentes interpretaciones nacionales que defienden unos intereses determinados y a veces poca transparencia en materia de reconocimientos mutuos”, añadió.

foto

Entrando en el terreno de las herramientas fitosanitarias con las que podrá contar el productor para combatir las enfermedades en el futuro, Carlos Palomar, director general de Aepla, puso sobre la mesa las peticiones realizadas a las autoridades competentes, como una mayor flexibilidad en la gestión de expedientes, la aplicación de guías y criterios de evaluación vigentes en el momento de presentación del dosier, respetar las fechas acordadas a nivel europeo y no utilizar criterios de cortes nacionales, y en el caso del reconocimiento mutuo, que no haya procesos de re-evaluación y que haya cooperación entre los Estados miembros. Palomar explicó el trabajo realizado por Aepla para promover convenios de extrapolación de datos de residuos entre un cultivo principal a otros menores, como ha sido el caso de la manzana y el caqui o la naranja y el aguacate. El director general de Aepla incidió también en la necesidad de aprovechar la revisión de los Reglamentos 1107/2009 y 396/2005 para lanzar un mensaje a la sociedad en el que se explique la realidad de la sanidad vegetal y el papel que juegan los productos fitosanitarios.

foto

De la parte más técnica se encargó José Luis Alonso de Prados, subdirector general de Prospectiva y Coordinación de Programas del INIA, quien hizo un amplio repaso de la evolución de las sustancias activas disponibles en la UE. “Es evidente que el número de sustancias se verá reducida en el futuro, por lo que se habrá de tender a desarrollar nuevas moléculas cada vez menos peligrosas y que representen un menor riesgo, y también incorporar programas de control integrado en los procesos de evaluación de esas sustancias”, concluyó.

Mucho más contundente fue Juan Salvador Torres, secretario general de AVA-Asaja, quien pidió una mayor implicación de las administraciones y que “el principio de precaución no se convierta en el principio de histéresis”. Torres también se postula a favor de una Agencia Única de Evaluación de Productos Fitosanitarios y que las autorizaciones excepcionales no se conviertan en lo habitual. Igualmente llamó a luchar contra la desinformación del consumidor con falsedades y recriminó “que haya partidos políticos que hayan usado este tipo de discursos para ganar votos, sabiendo que estaban mintiendo”.

En la sesión de tarde llegó el turno para presentar nuevos proyectos, como es el caso del 'Estudio sobre la evaluación del impacto socio-económico y ambiental para el establecimiento de una lista de plagas prioritarias'. El Joint Research Centre, situado en Sevilla y capitaneado por Emilio Rodríguez Cerezo, en colaboración con la EFSA, está ultimando una lista de 28 plagas de cuarentena que permitirá focalizar unos recursos económicos cada vez más escasos. Para ello se han analizado un total de 25 indicadores para determinar la gravedad de los impactos sociales, económicos y ambientales que pueden causar esas plagas en el territorio de la UE.

A continuación, Estefanía Hinarejos, directora del IBMA, explicó cómo se ha ido avanzando en los últimos años en el control biológico de plagas y pidió públicamente que el 'biocontrol' se rebautice como ‘bioprotección’ para definir sus productos y que los distinga de los plaguicidas. Además propuso establecer para 2021 un nuevo marco legislativo para estos bioprotectores y que éstos además cuenten con una agencia regulatoria propia.

Finalmente, Ángela Varo, del European Biostimulant Industry Council, analizó el nuevo reglamento de fertilizantes y como han conseguido que haya unas definiciones claras y seguras de fertilizantes y bioestimulantes, afilar el límite con PPP, fomentar el uso de materias primas secundarias y asegurar niveles proporcionales de contaminantes. Varo considera que por fin los bioestimulantes cuentan con una categoría propia, se asocian a la nutrición vegetal y no a los productos fitosanitarios y tienen un enfoque regulatorio específico.

foto

La formación para evitar las resistencias

El segundo día se puso el foco en las enfermedades más significativas que acucian nuestra agricultura y como la formación de los técnicos agrícolas y de los profesionales de la sanidad vegetal es clave para luchar contra las resistencias.

En este sentido insistió Antonio Montserrat, responsable del Equipo de Protección de Cultivos del Instituto Murciano de I+D Agrario y Alimentario (IMIDA), que ofreció la ponencia marco, explicando los diferentes factores que determinan el riesgo de resistencias y como las características de la plaga y de los productos fitosanitarios influyen sobre el riesgo de que se produzcan resistencias, pero siendo su uso el que realmente lo determina. También tuvo un capítulo para los LMR y como las imposiciones de algunos supermercados son una “auténtica irresponsabilidad” que inducen a las resistencias. Pablo Bielza, investigador del Comité de Acción de Resistencias e Insecticidas, utilizó los mismos argumentos en su ponencia en la que enumeró los retos actuales del sector en la gestión de las resistencias.

Posteriormente, los asistentes pudieron conocer casos más prácticos, como las resistencias de las malas hierbas a los herbicidas actuales en varios tipos de cultivos. Con vistas a ayudar a tomar mejores decisiones en este ámbito, José María Montull, de la Universidad de Lleida, presentó IPMWise, un nuevo sistema desarrollado por el Grupo de Malherbología, que permite saber la infestación de la parcela y que gracias a la información presente en la base de datos ajusta las diferentes recomendaciones de control en consecuencia.

Dolores Fernández, investigadora del centro malagueño La Mayora del CSIC, presentó las múltiples resistencias a fungicidas en Botrytis Cinerea en fresa, y en qué consiste el nuevo programa de monitorización ofrecido por la spin-off Funglab, desarrollado recientemente, donde participan los agricultores, que reciben información detallada sobre la situación de su parcela con recomendaciones de protocolos de actuación.

A continuación llegó el turno para dos históricos del Symposium, la Xylella y el Greening. Blanca Landa, investigadora del CSIC, se encargó de analizar de nuevo la situación de la Xylella Fastidiosa, haciendo un recorrido por su evolución en Italia, Francia y España. Landa insistió de nuevo en la importancia de la detección precoz, para lo cual se están desarrollando nuevos protocolos de vigilancia. Lo mismo ocurre con el HLB o Greening de los cítricos. Tal y como explicó Ester Marco, del Centro de Protección Vegetal y Biotecnología de Valencia, España está actualmente libre de esta enfermedad, por lo que es necesario controlar todo tipo de importaciones, especialmente las clandestinas procedentes de terceros países, donde sí existe este problema. Los mayores productores de cítricos del mundo, más de 40 países, están afectados por HLB, lo que les conlleva importantes pérdidas económicas. Un ejemplo es Florida, donde el volumen de la producción cayó un 58% desde 2005, con pérdidas de 4,5 billones de dólares y una reducción de la superficie de 110.000 hectáreas entre 2000-2014.

Otro de los temas analizados fue la evolución de los vectores (insectos) transmisores de enfermedades y cómo el cambio climático está permitiendo que se desarrollen en lugares donde antes no podían sobrevivir, con el consiguiente problema que conlleva para la sanidad vegetal a nivel global.

foto
Emilio Gil presentó el proyecto INNOSETA, la nueva plataforma que acercará la ciencia al sector profesional.

La digitalización como herramienta imprescindible

La digitalización de la agricultura y de la sanidad vegetal se presentan como una herramienta para solucionar problemas de cara al futuro de la agricultura. Así lo remarcaron en sus ponencias Andrés Montero, investigador de la Universidad Carlos III de Madrid, y la Judit Anda, consejera técnica de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

En este terreno, Emilio Gil, de la UPC, presentó el proyecto INNOSETA, una plataforma o red temática desarrollada para acercar la ciencia al sector profesional. El objetivo es que de esta forma el agricultor haga un mejor uso de los fitosanitarios, se reduzcan y, por tanto, se aprovechen mejor los imputs, se reduzca la contaminación y se aproxime así a la Directiva de Uso Sostenible de Plaguicidas. La web www.innoseta.eu ya está en marcha y en los próximos meses comenzarán a añadirse la mayoría de contenidos.

¿Cómo llega el sector de la sanidad vegetal a la sociedad?

La eterna pregunta de cómo ve la sociedad el sector de la sanidad vegetal y la necesidad de ofrecer una mayor información fue el tema principal sobre el que giró la última jornada del Symposium. Se trata de una oportunidad de crecimiento para el sector, tal y como ha quedado demostrado en el DAFO que presentó el profesor Ramón Albajes, de la Universidad de Lleida. Entre las oportunidades también señaló la importancia de aplicar las medidas del Plan de Acción Nacional, una mayor y mejor transferencia de tecnología en I+D+i y la demanda de métodos de GIP (Gestión Integrada de Plagas) para sectores no agrícolas como el forestal y el urbano. En este contexto se presentó el Libro Blanco de la Sanidad Vegetal por parte de Milagros López y Rafael M. Jiménez de AESAVE (Asociación Nacional de Sanidad Vegetal), donde se recogen los cambios y la nueva situación de plagas, enfermedades y malas hierbas.

Clara Aguilera, vicepresidenta de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo, fue la encargada de realizar una radiografía del estado en que se encuentra la reforma de la PAC, muy condicionada en estos momentos por el Brexit. Confirmó que la próxima reforma no se va a aprobar en esta legislatura y, con suerte, no será hasta 2022 cuando entre en vigor. Durante su intervención anunció que antes de que finalice la legislatura europea está previsto que se apruebe una nueva normativa de prácticas comerciales que aportará transparencia en la cadena agroalimentaria, reforzando así la postura del productor”.

foto
La diputada Clara Aguilera (en el centro) participó en la mesa redonda del último día explicando en qué situación se encuentra la reforma de la PAC.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Artichoke 2019

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS