Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Se puede controlar la presencia de suficientes insectos polinizadores o la selección de variedades polinizadoras coincidentes en floración y compatibles genéticamente

Ciruelo japonés: factores condicionantes del cuajado y herramientas disponibles para la optimización de sus producciones

Mª Engracia Guerra Velo, Dra. Biología del Dpto. de Hortofruticultura, Área de Biología Reproductiva de Frutales Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (CICYTEX)04/11/2018
El cultivo del ciruelo japonés representa a nivel mundial un importante volumen económico que en ocasiones se ve mermado por oscilaciones en las producciones asociadas principalmente a problemas de polinización. Existen determinados factores tanto externos (meteorología adversa durante la fase de floración) como internos (propios de la biología reproductiva de la especie) que condicionan el éxito de las campañas. Los factores externos no pueden ser controlados pero para poder minimizar los factores propios de la especie se han desarrollado una serie de herramientas como las colecciones de referencia de variedades para consultar las épocas de floración y maduración y la tabla de Grupos de Incompatibilidad donde poder elegir, de forma correcta, las variedades polinizadoras compatibles adecuadas en cada plantación.

La producción de ciruelo a nivel mundial, sin hacer distinciones entre ciruelo europeo (6n; hexaploide) (Prunus domestica L.) y ciruelo japonés (2n; diploide) (Prunus salicina Lindl.), ya que las estadísticas oficiales no proporcionan esta información, ha alcanzado los 12 millones de toneladas en 2017, superando la producción de otros grupos importantes de fruta de hueso como son el grupo del melocotón-nectarina, el albaricoquero o el cerezo (Faostat, 2018).

La no diferenciación entre ciruelo europeo y ciruelo japonés por parte de los organismos oficiales que desarrollan las estadísticas de producción de frutales a nivel mundial, puede generar confusión a la hora de distribuir la producción por países y darles la importancia correspondiente en cada caso.

En las estadísticas mundiales sobre la producción de ciruela se sitúa en primer lugar China con el 55,4 % de la producción total mundial, centrando su producción en el consumo interno y exportando un pequeño porcentaje (Faostat, 2018).

foto

Otros países importantes en el ranking de producción de ciruela son Rumanía y Serbia, en los cuales la principal producción se centra en ciruelo de tipo europeo destinado principalmente a producto deshidratado, por lo que su papel en el cultivo del ciruelo japonés no se corresponde con lo que reflejan las estadísticas. Si analizamos detenidamente las estadísticas oficiales nos encontramos que países, salvando las distancias con el gran productor chino, como Estados Unidos (que también produce un importante volumen de ciruela europea para producto deshidratado) España, Turquía, Irán o Italia son importantes productores de ciruela, en este caso principalmente de tipo japonés (Faostat, 2018). A diferencia de China, que en la campaña de 2016 produjo 6.676.142 t de ciruela y únicamente exportó el 0,8% (56.224t) otro país productor como España en ese mismo año produjo treinta veces menos toneladas (222.020 t) pero exportó el doble (109.328t) (Faostat, 2018).

A nivel nacional las principales zonas productoras de ciruelo son Extremadura, que produce casi la mitad de las ciruelas de tipo japonés nacionales, Andalucía y el levante español (Murcia y Comunidad Valenciana) así como Aragón, donde además de ciruelo japonés también se produce un importante volumen de ciruela de tipo europeo (Mapama, 2018).

Factores que condicionan el cuajado en ciruelo japonés: Meteorología adversa en floración

El cultivo del ciruelo japonés presenta unas características propias respecto al cultivo del resto de frutales de hueso que condiciona de forma importante sus producciones. Existen determinados factores que condicionan la obtención de producciones rentables en el caso del ciruelo japonés.

Los factores externos que condicionan el cuajado en ciruelo japonés y que no pueden ser controlados por el momento, son las condiciones meteorológicas adversas durante el periodo de floración. Estas condiciones de precipitaciones, temperatura y humedad repercuten de forma importante en las producciones. En la última década la producción nacional de ciruela se ha mantenido alrededor de los 200 millones de kilos anuales (Mapama, 2018) aunque se han producido fluctuaciones importantes en las producciones en años concretos (Fig. 1A). Si tomamos como ejemplo la serie de producciones desde 2012 a 2016 (Mapama, 2018) vemos que en 2013 se produjo un importante descenso en la producción de alrededor del 25% menos que en la media de años anteriores, de igual forma ese dato fue peor que los sucesivos en los que se han recuperado las medias de producción incluso superadas en 2014 hasta el último dato recogido a falta de los datos oficiales de esta campaña 2018 (Fig. 1A). Si contrastamos esos datos de producción con las condiciones meteorológicas acaecidas durante la fase de floración (acotadas en este trabajo al mes de marzo) (AEMET, 2018) de las principales zonas productoras, vemos que existe una correlación directa entre la meteorología durante la floración y la producción de ese mismo año (Fig. 1B).

foto
Fig 1. Correlación entre el volumen de producción (t) y la meteorología durante la fase de floración (mes de marzo) como condicionante del cuajado. A: Producción de ciruela en España (t) durante el periodo 2012-2016. Línea punteada: valor medio de producción en el periodo descrito. B: Distribución del estado meteorológico durante el mes de marzo en el periodo 2012-2016.

Durante la presente campaña de 2018 la meteorología durante la fase de floración se ha presentado realmente adversa en las principales zonas productoras (Fig. 2), principalmente en Extremadura donde se prevé un importante descenso en la producción.

foto

Fig 2. Representación de la meteorología durante el mes de marzo de la presente campaña 2018. AEMET 2018.

Disponibilidad de polen e insectos polinizadores

Durante la fase de floración el polen de las anteras de las variedades donadoras debe llegar al pistilo de las receptoras. En este sentido será importante conocer muy bien las variedades de nuestra plantación ya que existen variedades que no tienen polen y otras que a pesar de tenerlo, aunque en muy escasa cantidad, éste no es viable. Además las condiciones ambientales que propician humedad alta, también afectan al estado de las anteras ya que éstas se humedecen y no generan dehiscencia (apertura de la antera) (Foto 1) que es imprescindible para poder exponer el polen que será transportado por los insectos polinizadores al estigma de otra flor para fecundarla y generar un fruto.

foto
Foto 1. Exposición del polen en la antera para que sea posible la dispersión. A: Antera turgente (antes de la dehiscencia), B: antera deshidratada en la dehiscencia donde se aprecian los granos de polen.

Los insectos involucrados en la polinización de los frutales de hueso son los incluidos en los géneros Apis ssp. (abejas) y Bombus ssp. (abejorros) principalmente aunque se ha visto que hay otros insectos polinizadores que también colaboran (Guerra y Rodrigo, 2016). Los insectos polinizadores también tienen en las condiciones meteorológicas adversas un importante condicionante para poder realizar su trabajo. Se ha visto que las abejas necesitan una temperatura mínima para trabajar así como condiciones de luz y humedad concreta. Por lo tanto en días de lluvia, frío, niebla o viento, las abejas no realizarán su actividad polinizadora, y sólo en los días en que brille el sol (situación que necesitan para orientar el vuelo) y la temperatura sea aceptable llevarán a cabo su incansable labor (Von Frisch, 1969). Este factor condicionante de presencia de insectos polinizadores en las plantaciones tiene sencilla solución colocando colmenas suficientes, en función de la cantidad y densidad de árboles, diseminadas por las plantaciones (Foto 2) para que se vea realizado el transporte del polen entre las flores. Este factor es imprescindible ya que es el único método de dispersión del polen en frutales, puesto que se sabe que este polen típico del género prunus (género en el que también están incluidos otros frutales de hueso como albaricoquero, melocotonero o cerezo) no es transportado por el viento (Free, 1964).

Si todos los condicionantes anteriores han sido favorables: primavera soleada y con buenas temperaturas y presencia de insectos polinizadores activos y suficientes, en otros frutales de hueso estaríamos ante casi una garantía de una buena producción, pero no es suficiente en el caso del ciruelo japonés.

foto
Foto 2. Presencia de colmenas en plantaciones comerciales de ciruelo japonés.

Selección correcta de variedades polinizadoras

La mayoría de las variedades de ciruelo japonés son autoincompatibles, lo que significa que no pueden ser polinizadas con su propio polen, salvo algunas excepciones. Esta situación hace inevitable, para la obtención de producciones, rentables la presencia de variedades polinizadoras en las plantaciones (Rodrigo y Guerra, 2014).

En este sentido tradicionalmente las variedades polinizadoras se han venido eligiendo por su coincidencia en la fase de floración pero se ha visto que no es ése el único factor a tener en cuenta en el caso del ciruelo japonés. La selección de variedades polinizadoras respecto a épocas de floración debe ser acorde con datos de floración de cada zona de cultivo ya que existen importantes diferencias de épocas de floración entre las distintas zonas de cultivo (Guerra y Rodrigo, 2015) de manera que por ejemplo los datos de floración de la zona de Aragón no serán referencia para las plantaciones de Extremadura y viceversa siendo en este caso concreto de aproximadamente una semana de diferencia (Guerra, 2011). Habiendo también importantes diferencias en años sucesivos en la misma zona de cultivo (Rodrigo y Guerra, 2014).

Las colecciones oficiales de variedades como la que se puso en marcha en 2013 en el CICYTEX-La Orden en Extremadura (Foto 3) y que cuenta actualmente con 50 variedades de ciruelo japonés procedentes de diversos programas de mejora como Sudáfrica, Estados Unidos o España, se presentan como referencias para las distintas zonas de cultivo respecto a fechas de floración y maduración o adaptación a la zona de cultivo entre otros caracteres.

foto
Foto 3. Vista panorámica de la colección de variedades de ciruelo japonés del CICYTEX-La Orden, Guadajira (Badajoz).

En esta colección del CICYTEX-La Orden, que se localiza en Guadajira (Badajoz), se toman datos de caracterización varietal, adaptación de nuevas variedades a su cultivo en la zona, así como datos fenológicos de salida del reposo. Otros datos que se toman son los relacionados con el proceso de floración, momento de establecimiento del cuajado, evolución de los cambios de color (envero) y el momento de la recolección de consumo. Además, se realiza un estudio de calidad y caracterización físico-química de cada una de ellas.

Además de coincidir en la fase de floración las variedades deben ser compatibles genéticamente (Guerra y Rodrigo, 2015). Este factor no ha sido tomado en cuenta hasta hace relativamente poco tiempo, aunque cada vez son más los productores, viveristas y mejoradores que consultan las tablas disponibles y que ofrecen esa información en sus webs.

En la actualidad existen tablas de grupos de incompatibilidad en numerosos frutales de hueso como albaricoquero (Herrera et al., 2018) o cerezo (Cachi and Wünsch, 2014) y desde hace unos años también para ciruelo japonés (Guerra and Rodrigo, 2015).

Herramientas disponibles para asegurar o mejorar las producciones

Las tablas de Grupos de Incompatibilidad y las colecciones de variedades en las principales zonas de cultivo son las herramientas más útiles para la selección correcta de variedades polinizadoras en nuevas plantaciones o para subsanar errores en plantaciones ya establecidas mediante métodos de reinjerto o sustitución de árboles en las líneas.

Conclusiones

El cultivo del ciruelo japonés presenta muchas variables a tener en cuenta para poder garantizar una producción rentable. Los factores meteorológicos no pueden ser controlados pero el resto de factores como la presencia de suficientes insectos polinizadores o la selección de variedades polinizadoras coincidentes en floración y compatibles genéticamente, sí pueden ser controlados por los productores lo cual minimiza en un importante grado el riesgo de producciones erráticas económicamente no rentables. Las herramientas que se han desarrollado hasta el momento, colecciones de referencia y tabla de grupos de incompatibilidad se presentan como importantes aportes para asegurar producciones rentables y se encuentran a disposición de todo aquél que las precise.

Referencias bibliográficas

  • AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) www.aemet.es
  • CACHI, A.M and WÜNSCH, A. (2014) S-genotyping of sweet cherry varieties from Spain and S-Locus diversity in Europe. Euphytica 197:229-236
  • FAOSTAT 2018. www.fao.org
  • FREE, J.B., 1964. Comparison of importance of insect + wind pollination of apple trees. Nature. 201, 726-727.
  • GUERRA, M.E. (2011) Polinización y cuajado en ciruelo japonés. Tesis doctoral.
  • GUERRA, M.E. and RODRIGO, J. (2015). Japanese plum pollination: A review. Scientia Horticulturae. 197: 674-686.
  • GUERRA, M.E., y RODRIGO, J. (2016) Necesidades de polinización de las principales variedades de ciruelo japonés cultivadas en España. Agrícola Vergel, pp. 147-150.
  • HERRERA, S., LORA, J., HORMAZA, J.I., HERRERO, M., RODRIGO, J. (2018) Optimizing production in the new generation of apricot cultivars: Self-incompatibility, S-RNase allele identification and incompatibility Group assignment. Frontiers in Plant Science 9:527
  • MAPAMA (Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación. Ministerio para la Transición Ecológica). (2018). www.mapama.gob.es
  • RODRIGO, J. y GUERRA, M.E. (2014). El cerezo y el ciruelo. En:J.J. Hueso y J. Cuevas (Eds)La fruticultura del siglo XXI en España. Cuadernos de Estudios Agroalimentarios (CEA), Fundación Cajamar, Almería.Serie Agricultura 10:107-123.
  • VON FRISCH, K. (1969). La vida de las abejas. Springer- Verlag. Berlin-Heidelberg-New York.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con el Aviso legal y la Política de Protección de Datos.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Seipasa, S.A.Fruit Logistica

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS