Posicionamos su web SEO / SEM
La principal propiedad que tienen las leonarditas ferrosas es que el Hierro, en forma de sulfato ferroso, está en su misma composición, reducido por la acción del carbono orgánico

Humita 20: multicorrector de clorosis férrica especial para viñas

La clorosis férrica es una enfermedad ocasionada por la carencia del Hierro (Fe) que se manifiesta por la aparición de amarillez en las hojas jóvenes, permaneciendo inicialmente los nervios verdes y, posteriormente, la amarillez llega también a las hojas viejas, hasta secarlas totalmente. El Hierro es muy abundante en casi todos los suelos, pero normalmente se encuentra en forma férrica (Fe+++), que es su forma estable, mientras que para ser asimilado por las plantas debe estar en forma ferrosa (Fe++). Para ello es necesario reducirlo mediante la acción del carbono orgánico que contiene la materia orgánica, y en especial por el que está en forma de ácido húmico, ya que es el agente quelatante universal.

Los tipos de suelos de viñedos más propensos a la aparición de Clorosis Férrica por carencia de Hierro (Fe++) son los siguientes:

  • pH básico, pues a partir de pH 6.0 la asimilación del Hierro es muy baja y, a partir de pH 8.0, prácticamente nula.
  • Alto contenido de caliza activa, ya que es la responsable del alto pH del suelo y del bloque del Hierro.
  • Arenosos, franco-arenosos o franco-limosos, debido a que se lavan fácilmente con las lluvias y no retienen los nutrientes.
  • Muy arcillosos, pues se encharcan.
  • Carentes de materia orgánica y de humus, que son elementos esenciales en la reducción del Hierro férrico a ferroso (asimilable).
  • Baja capacidad de intercambio catiónico (C.I.C.) por la que la planta asimila macro y micro elementos.
foto
Síntomas de Clorosis Férrica en viñedos.

La solución más común para corregir la clorosis férrica en los viñedos es la de aplicar quelatos de hierro (EDDHA, EDDHSA, EDTA, etc.). Solución buena pero muy costosa y que únicamente soluciona el problema de la campaña, pues es necesario aplicar todos los años y cada vez más dosis. Otra de las soluciones es la aplicación de sulfato ferroso en grandes dosis, pero únicamente sirve para bajar el pH, pues el Hierro (Fe++) que contiene pasa inmediatamente a Hierro (Fe+++), se bloquea y no es asimilable.

El aporte de estiércoles o de materias orgánicas bien compostadas es otra de las buenas prácticas para corregir los suelos, pues baja el pH del suelo y aumenta el contenido de carbono orgánico y humus y, en consecuencia, la acción reductora del Hierro férrico a ferroso. Pero si estos productos no están bien compostados y estabilizados, pueden ocasionar más problemas que beneficios, tales como:

  • Consumo del Nitrógeno (N) para continuar su proceso de compostaje.
  • Deficiencias en el desarrollo de la planta.
  • Formación de Clorosis por deficiencia de Nitrógeno.
  • Nacimiento de malas hiervas por las semillas que puedan contener.
  • Desarrollo de enfermedades patógenas en el suelo.
  • Necesidad de usar mayores dosis de herbicidas y fitosanitarios.

Como alternativa a las soluciones anteriormente mencionadas, Sephu dispone de sus leonarditas especialmente ricas en Hierro y Azufre en forma de sulfato ferroso heptahidratado (FeSO4+7H2O), con un contenido del 20% de Hierro (Fe++) y 34% de Azufre (SO4), solución más económica que el aporte de quelatos y cuya materia orgánica esta totalmente humificada.

La principal propiedad que tienen las leonarditas ferrosas es que el Hierro, en forma de sulfato ferroso, está en su misma composición, reducido por la acción del carbono orgánico y, especialmente, por la acción quelatante de sus ácidos húmicos, y por tanto, en forma de Hierro (Fe++) asimilable por las plantas. Además, la propia Leonardita reduce y quelata el Hierro (Fe+++) que pueda existir en el suelo haciéndolo igualmente asimilable.

foto

Formación de Sulfato Ferroso (Fe++) en la leonardita, por la acción reductora del carbono orgánico y la acción quelatante de los ácidos húmicos.

El contenido medio de nuestras leonarditas está entre el 2 y el 3%, pero en algunas zonas de la mina la riqueza puede contener hasta el 6,0% de Hierro, y son estas las que se utilizan para la fabricación de nuestra enmienda húmica férrica Humita•20 (Fe++) especialmente recomendada para corregir los problemas de Clorosis Férrica en los cultivo de la vid.

Por otra parte, las leonarditas ferrosas tienen un pH ácido inferior a 3,0, lo que ayuda a corregir los suelos básicos responsables del bloqueo del Hierro, y tienen un efecto tampón regulador del pH en el suelo. Otras de las características más importantes de las leonarditas ferrosas en su alto contenido en micro elementos quelatados por la acción de los ácidos húmicos y su capacidad de quelatar las sales existentes en los suelos y hacer asimilables los macro y micro-elementos que hubiese bloqueados.

Por último, como el proceso de humificación del las leonaditas se inició hace unos 60 millones de años, al aplicarlas al suelo no tienen necesidad de humificarse como las materias orgánicas compostadas, por lo que no consumen nada de Nitrógeno (N), ni desarrollan enfermedades patógenas que la descomposición de las materias orgánicas mal compostadas pueden ocasionar.

Empresas o entidades relacionadas

Sociedad Española de Productos Húmicos, S.A.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Seipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raízSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasJornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito Badajoz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS