Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Poda de cítricos

Cómo influye la poda mecánica en la producción y calibre de los frutos en mandarinos ‘Fortune’

B. Martin-Gorriz, Universidad Politécnica de Cartagena

I. Porras Castillo, Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario

A. Torregrosa, Universitat Politècnica de València

21/01/2014

La poda mecánica en cítricos comenzó a realizarse de forma experimental en los años 50 en EE UU. En España se realizaron los primeros ensayos en los 80 y actualmente este tipo de poda, utilizada sóla o bien combinada con poda manual, se emplea de manera habitual en algunas explotaciones, pero es una técnica que no está ampliamente aceptada entre los agricultores, entre otros motivos, por la falta de estudios rigurosos que justifiquen sus posibles ventajas. En este trabajo se ha evaluado el potencial de la poda mecánica combinada con poda manual en un campo de mandarinos ‘Fortune’ situado en Cartagena, Murcia, en un ensayo de dos años de duración en el que se han controlado la producción y el calibre de la fruta como principales variables de estudio.

Introducción

La poda, más la eliminación de restos de poda, consumen del orden la tercera parte de la mano de obra utilizada en el cultivo de los cítricos en España (excluida la recolección), con unas 95 horas anuales por hectárea (Juste et al., 2000), por lo tanto es una tarea que interesa mecanizar para reducir los costes del cultivo. El triturado mecánico de los restos de poda ha permitido reducir los costes de eliminación de los restos, pero aún falta mucho camino por recorrer en este ámbito.

La poda mecánica no selectiva comenzó a realizarse en cítricos de forma experimental en los años 50 en EE UU, demostrándose que, complementada con la poda manual, podía reducir los costes en un 30-50% sin afectar a la producción ni a la calidad (Moore, 1958). En España se realizaron los primeros ensayos en los años 70-80 (Ortiz-Cañavate, 1979; Zaragoza, 1980 y 1981). Está comprobado que el año en que se practica la poda mecánica se reduce la producción, pero si se analiza el efecto de la poda a lo largo de varios años, este efecto adverso se diluye porque el árbol compensa en los años sin poda, la producción perdida en los años de poda mecánica, seguramente debido a la acumulación de reservas y a una mejor iluminación (Rouse et al., 2006; Sauls, 2008; Yildirim et al., 2010; Zaragoza y Alonso, 1980; Mendoça et al., 2008; Kallsen, 2005; Fallahi y Kilby, 1997).

En la citricultura valenciana, se le da mucha importancia a las ‘faldas' de los árboles porque es una zona muy productiva, sin embargo, ensayos realizados de recorte de las mismas (skirting) con prepodadoras, han mostrado que la producción total del árbol no disminuye, y en cambio se facilita la recolección mecánica y se reducen los problemas de contagios por hongos del suelo, además de afectar al microclima del árbol (El-Zeftawi, 1976; Morales y Davies, 2000). Similares resultados encontraron Santarosa et al. (2010), quienes utilizaron la poda combinada con el aclareo para regular el tamaño y vecería de naranjos. Según Sauls (2008) la vecería se puede controlar con la poda mecánica realizando la misma tras un año de baja producción, que se espera sea la antesala de un año muy productivo.

Actualmente, la poda mecánica, utilizada bien sola o combinada con poda manual, se emplea de manera habitual en algunas explotaciones españolas, pero es una técnica que no está ampliamente aceptada entre los agricultores, entre otros motivos, por la falta de estudios con variedades y formas de cultivo más próximas a las suyas que les permitan valorar con certeza sus posibles ventajas. En este sentido se ha planteado este trabajo, en el que se ha realizado una experiencia de poda mecánica, combinada con poda manual, en una explotación comercial de mandarinos 'Fortune' en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Aquí se muestran los resultados de los dos primeros años de ensayos.

Material y métodos

Los ensayos se realizaron en una plantación comercial de mandarinos de la variedad 'Fortune' (Citrus reticulata Blanco) injertada sobre mandarino 'Cleopatra' (Citrus x reshni), de unos 20 años de edad, plantados a 4x6 m, con una altura de copa de 3-3,3 m. Los árboles tenían una forma casi rectangular, formando un seto continuo en la dirección de la fila y dejando una calle libre de 0,9-1 m de ancho. La parcela, de 65 ha, estaba situada en el término municipal de Cartagena (Murcia). Para el ensayo se utilizaron 8 filas de 49 árboles cada una, con 196 m de longitud por fila. Se emplearon dos filas por tratamiento.

foto
Fig. 1: Poda lateral.

Para realizar la poda mecánica se utilizó una podadora formada por un brazo recto e inclinable provisto de cinco discos de corte, con un motor hidráulico por disco (Industrias David, Yecla, Murcia) acoplada a un tractor John Deere 2650 F. La máquina sólo podía cortar un lateral (Fig. 1) o media copa de la fila en cada pase (Fig. 2). Se podaron los laterales de las filas de los árboles, así como las copas (4 pases por fila). Se practicaron dos intensidades de poda mecánica (T1 y T2), medidas como ancho de calle libre tras el paso de la máquina de 1,20 y 1,40 m respectivamente. En todos los casos, la poda mecánica fue seguida de un repaso con poda manual.

foto
Fig. 2: Topping.

Por otro lado, al tratarse de una experiencia de dos años, sobre las mismas filas se realizaron diferentes combinaciones de poda mecánica (T) y poda manual (M) según se muestran en la Fig. 3.

foto
Fig. 3: Tipos de poda realizadas en los dos años de ensayo.

La poda se realizó el 16 de marzo de 2009 y el 13 de abril de 2010 y la recolección el 7 de abril de 2010 y el 21 de marzo de 2011. Los restos de poda una vez pesados fueron triturados e incorporados como acolchado orgánico en la parcela. En las figuras 4 y 5 se muestra una fila de árboles antes y después de la poda mecánica realizada.

foto
Fig. 4: Fila de árboles antes de la poda mecánica.
foto
Fig. 5: Fila de árboles después de la poda mecánica.

Los parámetros analizados en los ensayos fueron:(1) producción por árbol, (2) calibre de los frutos, (3) calidad de los frutos, (4) productividad de la poda manual y mecánica, (5) características de la biomasa podada y (6) intensidad de la poda mecánica.

Resultados y discusión

Capacidades de trabajo y biomasa podada

En la Tabla 1 se muestra la productividad de los diferentes tipos de poda realizados. Aunque la productividad de los dos sistemas de poda mecánica fue muy similar, en el tratamiento T2 al realizarse un corte sobre más densidad de vegetación, la velocidad de avance del tractor fue inferior, y por tanto, se consumió un 7% y un 2% más de tiempo en 2009 y 2010, respectivamente, respecto a T1.

foto
Tabla 1: Productividad y coste de los sistemas de poda.

En los tratamientos de poda mecánica (T1 y T2) el tiempo de poda manual posterior se redujo en un 15 y 13% en 2009 y 2010 respectivamente, frente a la poda manual (M). El tiempo total empleado para realizar la poda fue inferior en los tratamientos de poda mecánica seguida de poda manual, que en el tratamiento de poda manual sola, con una reducción del 11% en 2009 y del 7% en 2010. esta reducción del tiempo de poda en los tratamientos con poda mecánica supuso una reducción del coste total de la labor de entre el 1-2% en 2009, en cambio en 2010 los tratamientos con poda mecánica (t1 y t2) tuvieron un coste total entre un 3-4% superior al tratamiento de poda manual (M).

En la tabla 2 se muestra el volumen de vegetación cortada según el tipo de corte, así como el ancho de la calle después de la poda. en 2009 se aprecia que al pasar del ajuste de 1,2 m al de 1,4 m, la masa cortada aproximadamente se duplicó. En 2010 con la poda mecánica se eliminaron de media unos 2,7 kg/árbol, frente a los 11 kg/árbol-1 de la poda manual. En los dos años la anchura final de las calles podadas mecánicamente fue mayor que la prevista teóricamente. Para el tratamiento T2, en el segundo año de poda, la cantidad de biomasa cortada se redujo al realizarse sobre las mismas filas; pasó de 4,82±1,97 kg árbol-1 a 2,69±1,51 kg árbol-1.

foto
Tabla 2: Biomasa cortada y anchura de la calle después de la poda.

En 2009 el diámetro medio (en la zona del corte) de las ramas podadas mecánicamente fue de 5,44 ± 2,36 mm, con un mínimo de 1,9 mm y un máximo de 15,2 mm; y en 2010 fue de 7,46 ± 2,04 mm; no obteniéndose diferencias significativas en el diámetro medio de las ramas cortadas entre los dos tipos de tratamientos de poda mecánica T1 y T2; si bien en el tratamiento de mayor ancho de calle (T2) el diámetro medio de las ramas cortadas fue mayor. En el tratamiento de poda manual el diámetro medio de las ramas cortadas fue significativamente mayor (23,35 mm) que en la poda mecánica (7,46 mm); y por otra parte, con la poda manual se podaron ramas de muy diferente diámetro, entre 12 y 31 mm. La poda mecánica, al actuar por la parte exterior del árbol cortó ramas de menor diámetro, máximo 9 mm en T1 y 12 mm en T2.

Producción y calidad de los frutos correspondientes a la cosecha del año en que se realizó la poda

La producción fue más elevada en los tratamientos con poda manual (M) que en los de poda mecánica (T1 y T2) ambos años, no encontrándose diferencias en productividad entre los dos tratamientos de poda mecánica. Por lo que en lo sucesivo se ha comparado la poda mecánica, sin distinguir intensidades de poda (T) frente a poda manual (M). En promedio para los dos años, la poda mecánica (58,46 kg árbol-1) redujo la producción en un 20% respecto a la poda manual (72,74 kg árbol-1). Este resultado indica que el año en que se podó mecánicamente, la producción se redujo, ahora bien, debido al efecto tampón que tienen los árboles, la combinación poda mecánica un año y poda manual otro, dio lugar a otros resultados, que analizaremos en el punto siguiente.

En el calibre de los frutos se apreció una relación inversa con la productividad, si bien, en todos los casos los calibres cumplieron con los mínimos demandados por el mercado. No se encontraron diferencias en el contenido en azúcares, acidez o índice de madurez entre los tratamientos de poda.

Producción de fruta cuando se consideran los dos años en conjunto

Normalmente, analizar los efectos de la poda sobre la producción en años aislados es poco útil por el efecto regulador que tiene la propia planta sobre sus reservas, con lo que casi todos los investigadores analizan los resultados acumulados tras 2, 3 o más años de poda. Para analizar el efecto acumulado de los tratamientos sistemas de poda en años sucesivos se ha realizado un Anova multifactorial en el que se han contemplado los factores combinación bianual del sistema de poda y año (Tabla 3). Se observa que la mejor combinación se obtuvo con poda mecánica el primer año seguida de poda manual el siguiente (74,74 kg árbol-1); con un incremento de producción del 10% respecto a la poda manual los dos años seguidos (67,89 kg árbol-1), y la peor combinación se obtuvo con poda mecánica los dos años seguidos (61,88 kg árbol-1) con una reducción de un 9% respecto a la poda exclusivamente manual.

foto
Tabla 3: Producción según combinación bienal del sistema de poda y año.

En general, se observa que durante los dos años de ensayo hubo una reducción en la producción de la parcela de un 24%; puesto que la producción para el tratamiento de poda manual en 2009 fue 87,92 kg árbol-1, mientras que en 2010 fue de 66,67 kg árbol-1 (Tabla 3).

Conclusiones

No se encontraron diferencias de producción entre las dos intensidades de poda mecánica. La poda mecánica es una operación relativamente rápida, pues consumió 4,3 h/ha frente a las 97,7 h/ha de la poda manual, pero si la poda mecánica se complementa con poda manual, la ventaja de ésta desaparece, pues el repaso manual consumió 86,5 h/ha-1, es decir, tan sólo se redujo el tiempo de esta poda de repaso en un 11% respecto a la puramente manual, lo que a nivel de costes no fue suficiente. En este sentido, sería necesario eliminar el repaso manual, o agilizarlo, para que la alternativa fuera económicamente interesante.

El análisis de la producción de un solo año muestra que en los tratamientos en los que se ha realizado sólo poda manual la producción por árbol fue más elevada; aunque también existe una clara influencia del factor año. Se observa una reducción importante de la producción de 2009 a 2010. La producción de fruta acumulada, cuando se combinaron los sistemas de poda manual y mecánica en años sucesivos, fue prácticamente la misma que cuando se utilizó exclusivamente poda manual. La alternancia entre poda mecánica y manual es recomendable, ya que el tratamiento continuado de poda mecánica durante los dos años seguidos redujo sustancialmente la producción.

Agradecimientos

A la Consejería de Agricultura y Agua de la Región de Murcia por la financiación del proyecto y a la explotación agrícola Cerezuela, y en especial a su técnico, Fernando Ortuño, por su colaboración.

Referencias bibliográficas

  • El-Zeftawi B.M. 1976. Response of “Navel” orange trees to skirting. Scientia Horticulturae 5, 59-63.
  • Fallahi E., Kilby M. 1997. Rootstock and pruning influence on yield and fruit quality of 'Lisbon' lemon. Fruit Varieties Journal 51, 242-246.
  • Juste F., Martín B., Fabado F., Moltó E. 2000. Estudio sobre la reducción de los costes de producción de cítricos mediante la mecanización de las prácticas de cultivo. Comunidad valenciana agraria 12, 23-29.
  • Kallsen C.E. 2005. Topping and manual pruning effects on the production of commercially valuable fruit in a midseason Navel Orange variety. HorTecnology 15, 335-341.
  • Mendonça V., Ramos J.D., Neto S.E. A., Rufini J.C.M. 2008. Production of 'Poncan' tangerine tree after pruning recovery. Ciencia e Agrotecnologia 32, 103-109.
  • Moore P.W. 1958. Mechanical pruning for citrus. California Agriculture 11, 7-13.
  • Morales P., Davies F.S. 2000. Pruning and skirting affect canopy microclimate, yields and fruit quality of 'Orlando' tangelo. HortScience 35, 30-35.
  • Ortiz-Cañavate J. 1979. Mechanical pruning of citrus. Anales del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias. Tecnología Agraria 5, 155-167.
  • Rouse B., Parsons L., Wheaton T.A. 2006. Hedging, topping and skirting trees in the citrus canker era. Citrus Industry 12, 2 pp.
  • Santarosa E., Koller O.C., Petry H.B., Casamali B. 2010. Frequência e intensidade de poda em pomar jovem de laranjeiras ‘Valência’ sob manejo orgânico. Ciência Rural, Santa Maria 40, 2081-2085.
  • Sauls J.W. 2008. Citrus pruning. Texas Citrus and Subtropical fruits. http://aggie-horticulture.tamu.edu/citrus/pruning/L2308.htm. Accessed 14/3/2008.
  • Yildirim B., Yesiloglu T., Incesu M., Kamiloglu M., Ozguven F., Tuzcu O., Aka Y. 2010. The effects of mechanical pruning on fruit yield and quality in 'Star Ruby' grapefruit. Journal of Food, Agriculture & Environment 8, 834-838.
  • Zaragoza S., Alonso E. 1980. La poda mecanizada de los agrios en España. Anales del Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias. Serie: Producción Vegetal 12, 157-180.
  • Zaragoza S., Alonso E. 1981. Citrus pruning in Spain. Proc. Int. Soc. Citric. 1, 172-175.

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Brassica2017Agroexpo Feria Internacional del 25 al 28 de enero de 2017- Don Benito BadajozSECH -Sociedad Española de Ciencias HortícolasSECH- XIV Jornadas del grupo de horticultura - II jornadas del grupo de alimentación y salud - III Jornadas de fresón Almería 21-23 febrero 2017Jornadas Interempresas - Transfiriendo conocimiento - Próximos eventosSeipasa, Terrasei rentabiliza tu programa nutricional Kynetic 4 - Optimiza floración y cuajado - Multisei, la base de tu fertilización- Seiland, refuerza el sistema radicular contra los problemas de raíz

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS