Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos

Una nueva plataforma digital que está operativa desde mayo

AgroColab: un nexo entre el sector agrario y los 'nuevos' trabajadores del campo

Alejandro de Vega11/06/2020

Una de las muchas consecuencias de la pandemia es la dificultad para encontrar trabajadores que puedan desarrollar su labor en el medio rural. Una problemática que tampoco es ajena a la actividad agraria, pero que gracias a iniciativas como AgroColab está contando con la tecnología necesaria para encontrar la mano de obra que demanda el sector. 

foto

La escasez de mano de obra disponible en la actividad agrícola por la crisis del coronavirus, ha hecho que en los últimos meses afloren iniciativas para poner en contacto a trabajadores y empresas del sector primario en España. Un ejemplo de este fenómeno son las plataformas digitales especializadas en el empleo agrario. Algunas de estas empresas han surgido a raíz de la declaración del estado de alarma en España, como es el caso de AgroColab.

Se trata del primer proyecto de Smart Collab, una compañía creada en 2020 que tiene como misión desarrollar proyectos que "permitan dinamizar el mercado de trabajo a través de colaboraciones entre profesionales y trabajadores y empresas u organizaciones, prestando especial atención a colectivos sociales que por diversos motivos no están en el mercado laboral a tiempo completo", afirma Celia Pereiro de Lamo, CEO de AgroColab.

Las restricciones de movilidad y el cierre de fronteras han hecho "inviable" captar mano de obra en origen como venían haciendo muchas empresas agrícolas durante los últimos años. Asimismo, el desplazamiento de temporeros nacionales a lo largo de nuestra geografía "ha sido igualmente imposible, lo que ha agravado este problema", explica Beatriz García Bodega, Directora de Marketing y Desarrollo de Negocio de la plataforma AgroColab.

Ante la demanda de temporeros, "pensamos rápidamente en adecuar la tecnología que ya teníamos desarrollada y ponerla al servicio del campo a través de AgroColab", detallan las responsables de esta iniciativa que acaba de comenzar a ofrecer sus servicios. Una plataforma que permite encontrar trabajadores en función de las necesidades de la explotación agrícola, a la vez que utiliza el criterio de proximidad como clave para filtrar los candidatos que proponen a las empresas.

Ámbito geográfico y perfiles más demandados

AgroColab lleva menos de un mes activa y ya ha establecido contacto con empresas y colectivos de trabajadores en diferentes regiones y comunidades, de forma escalonada y en función de la premura de la recolección de sus cosechas. Murcia, Valencia, Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Cataluña y Extremadura son una "prioridad" ahora mismo, y otras comunidades autónomas como Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Navarra y Galicia serán las próximas en su planificación, sobre todo de cara a la vendimia, que es "uno de los cultivos con mayor necesidad de temporeros".

Según los datos que maneja AgroColab, la demanda de temporeros en España se estima en torno a 250.000 personas para el sector agrícola. El año pasado se emplearon unos 50.000 trabajadores temporales para recoger la fruta de hueso en Aragón y unos 40.000 en Extremadura. Sólo para la recogida de la cereza temprana en el Valle del Jerte se emplearon unas 2.000 personas. Otros cultivos como la fresa en Huelva emplean a unas 15.000 mujeres cada campaña.

foto

En cuanto a los perfiles que se requieren para las tareas agrícolas, éstos son variados y van desde peones de recogida, de aclareo o de poda, hasta aplicadores de productos fitosanitarios. En este momento, "la variedad de los perfiles demandados es más amplia si cabe por las restricciones de movilidad en todo el mundo y dentro de nuestras fronteras".

La plataforma recoge en este momento una lista de perfiles enfocados a trabajar en el campo o almacenes, también guardas de campo, capataces o conductores de maquinaría agrícola. "Aunque sabemos que lo más urgente son peones para la recogida", constatan.

Además, AgroColab ofrece la flexibilidad de aumentar la variedad de puestos, y ésta se hará más extensa a medida que las empresas "nos sugieran algunos con la interacción con la plataforma. Estamos abiertos a incluir cualquier sugerencia que contribuya a mejorar el funcionamiento y rendimiento de la plataforma y la experiencia de usuario de empresas y trabajadores".

Funcionamiento de la plataforma

AgroColab ofrece a las empresas la posibilidad de inscribir sus ofertas de empleo y sus requisitos del puesto, y la plataforma hace una selección de los trabajadores en función de esos criterios. Sin embargo, es la empresa la que entre los candidatos presentados decide cuáles son los que mejor van a encajar en su oferta y puede enviarles una propuesta de trabajo.

Los trabajadores cuentan con la ventaja de que se registran una sola vez y entran a formar parte de la base de datos de la plataforma durante el tiempo que quieran, pudiendo recibir varias ofertas sin tener que ir buscando y suscribiéndose a cada una. "AgroColab no es un tablón de anuncios ni tampoco una agencia de colocación. Utilizamos la tecnología para facilitar la búsqueda y posterior contratación de los trabajadores de forma directa, ágil y sencilla por las empresas. Son ellas las que deciden qué trabajadores quieren en cada momento, y son ellas las que contratan".

Las responsables de la iniciativa creen que si el acceso a los trabajadores es "ágil, eficiente y de proximidad", algunas empresas que nunca se habían planteado esta forma de contratar podrían hacerlo con esta plataforma. "Sin duda es una buena solución también para trabajadores que se enfrentan por primera vez al campo. Sabemos que es un trabajo duro y que requiere experiencia pero también estamos seguros de que con flexibilidad se puede incorporar a nuevos trabajadores", añaden.

Para Celia Pereiro, "el sector agrícola es un sector esencial y que siempre va a ser un refugio para encontrar empleo de españoles y de residentes en España que estaban en otros sectores, especialmente los más castigados por la crisis". Del mismo modo argumenta que, en estos momentos, cuando el paro se ha disparado en otros sectores económicos, la agricultura "es el único que ha suscrito miles de contratos nuevos durante los meses de abril y mayo".

El campo como estilo y medio de vida

El confinamiento ha servido para comprobar que el teletrabajo, los webinar y otras actividades que hasta hace pocos meses eran algo muy minoritario, se han generalizado y son posibles. Este cambio junto con la incertidumbre de cómo va a ser la vida a partir de ahora, estarían aumentando el interés por las zonas rurales en las que disfrutar de un entorno más saludable y en plena naturaleza.

Todos estos cambios que ha generado la crisis del coronavirus en España están poniendo en valor a un sector que, a pesar de las dificultades propias de un mercado como el laboral cada vez más especializado y competitivo, está aumentando su atractivo de cara a los trabajadores que actualmente desarrollan su actividad profesional en las ciudades.

"Muchas personas se están replanteando si la vida en las grandes ciudades es lo que quieren y valorando la vida en zonas rurales por los beneficios que tiene. Puede que se produzca una migración a esa España vaciada que permita desarrollar muchas otras áreas que estaban siendo abandonadas", concluye Beatriz García.

Desde AgroColab confían en que el empleo agrario puede contribuir de forma positiva a "aliviar otros problemas de gran impacto a nivel económico, social y medioambiental. Esta pandemia ha puesto de manifiesto más aún, la importancia de la salud, la naturaleza y el entorno saludable como valores esenciales para todos".