Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
Canales Sectoriales
Grandes cultivos
La Cátedra Phylgreen explica cómo una solución desarrollada con los principios activos de algas reduce los efectos negativos de los factores ambientales

Tradecorp traslada al campo las ventajas de los bioestimulantes de origen marino

Ángel Pérez26/01/2018

Tradecorp volvió a organizar la Cátedra Phylgreen, esta vez en Sevilla y Valencia, para explicar los estudios que confirman que este bioestimulante, desarrollado con los principios activos del alga Ascophyllum nodosum, logra reducir los efectos negativos de los factores ambientales en cultivos mediterráneos.

foto
Tradecorp eligió Sevilla y Valencia para celebrar la segunda edición de la Cátedra Phylgreen.

La segunda edición de la Cátedra Phylgreen de Tradecorp presentó los resultados científicos y prácticos obtenidos con el uso de su bioestimulante Phylgreen, un extracto puro, fresco y ecológico, desarrollado con los principios activos del alga Ascophyllum nodosum. Lo hizo en dos convocatorias celebradas en Sevilla y Valencia, los días 24 y 25 de enero, respectivamente, ante varios cientos de agricultores y técnicos especialistas.

Esta iniciativa organizada por la multinacional de origen español pretende ser una herramienta de transferencia de conocimiento donde se puso de manifiesto el estrés al que están sometidos los cultivos, que se ha convertido en uno de los grandes problemas de la agricultura de cara al futuro, que deberá incrementar su capacidad productiva, sin renunciar a la sostenibilidad, para alimentar a una población mundial estimada de 9.500 millones de habitantes en 2050.

foto

Daniel Salgado, Carlos Repiso, Dr. Thomas Fleming, Jorge Aguilar y Manuel Valenciano, ponentes de la jornada celebrada en Sevilla.

"Deberemos afrontar tratamientos preventivos, con aplicaciones continuadas y sostenidas", advirtió el director comercial de Tradecorp. Manuel Valenciano apela a una "agricultura razonada" que "aproveche sinergias entre protección y nutrición de cultivos". En este sentido, la compañía propone soluciones integrales, como las macro algas, que "han supuesto un punto de inflexión". "Estamos enfocados hacia la bioestimulación y es hacia donde queremos orientar la compañía porque sabemos que son este tipo de soluciones las que necesitan los cultivos", señaló.

Los resultados de los estudios realizados tanto en campo como en diversas instituciones científicas confirman que el bioestimulante Phylgreen reduce los efectos del estrés abiótico que pueden padecer las cosechas, ya que provoca un reajuste en la fisiología y el metabolismo de las plantas, que favorece su adaptación a situaciones extremas. El estrés abiótico es aquel que está producido por agentes ambientales (sequía, inundaciones, olas de calor, heladas, etc.).

foto
Agricultores y técnicos agropecuarios, principalmente de Andalucía y región mediterránea, respondieron a las convocatorias.

Los trabajos se realizaron en la Queen’s University of Belfast, dirigidos por el Dr. Thomas Fleming, también presente en la Cátedra, donde protagonizó una conferencia sobre la 'Evolución fenotípica y molecular de Arabidopsis thaliana tratada con bioestimulantes derivados de algas, durante el estrés por sequía'.

A su juicio, "el sector agrario necesita opciones para adaptarse a condiciones medioambientales cambiantes" y hay que simplificar estas opciones —preventivas, resistencia y curativas— e integrarlas en la estrategia de gestión de cultivos. Y concluyó que Phylgreen acelera el crecimiento, el desarrollo de la planta y su capacidad para retener el agua. Los mejores resultados se obtienen cuando se aplica antes de que aparezca el estrés, por lo que apeló a una estrategia preventiva. Observó también que el bioestimulante regula los genes que modulan el metabolismo, el fenotipo y la energía interna de la planta para prepararla ante cualquier situación futura de estrés.

foto
Carlos Repiso, coordinador del área de Bioestimulantes de Tradecorp International.

Resultados positivos

La segunda parte de la Cátedra se dirigió a la presentación de los resultados obtenidos en los ensayos en campo realizados por Tradecorp sobre diferentes cultivos sometidos a sequía o salinidad, dos de los agentes que más afectan a la agricultura mediterránea, que le permitieron constatar los datos obtenidos en laboratorio y extraer conclusiones.

Carlos Repiso, coordinador de Bioestimulantes en Tradecorp Int., enumeró las pruebas efectuadas que tuvieron lugar en Valencia, sobre cultivo de tomate en invernadero; en Bahía (Brasil), con melón en altos índices de salinidad; en Vicenza (Italia), con fresa bajo cubierta de plástico, sometida a sequía; y en Huelva, con fresa afectada con agua de riego salina. Se realizaron siguiendo la misma metodología del Dr. Thomas Fleming en Belfast.

El objetivo final es evitar pérdidas en producción y, por tanto, económicas. La conclusión extraída por la empresa es que el uso del bioestimulante Phylgreen puede ayudar para obtener ahorros importantes, especialmente si se aplica de forma preventiva, es decir, antes de que se produzcan las situaciones de estrés abiótico, al conseguir mantener los rendimientos productivos de las explotaciones o al menos reducir las pérdidas incluso de calidad.

¿Dónde y cómo se extraen las algas?

La utilización de las algas en agricultura no es algo nuevo. Hay referencias a lo largo de toda la Historia, aunque los primeros casos concretos de uso industrial datan del siglo XVII, que se utilizaron para la fabricación de jabón y vidrio. En el XIX facilitarían la obtención de yodo y, ya en el XX, dieron paso a los hidrocoloides y se extendieron al mundo agrícola.

En su exposición, el director de Marketing de Tradecorp Fitonutrientes explicó que los extractos de algas han demostrado su eficiencia nutricional, una mejora en la calidad de los cultivos y la prevención de distintos tipos de estrés (hídrico, salínico, lumínico, etc.). Jorge Aguilar detalló el proceso manual de recolección aplicado en la costa noreste de Irlanda, único punto donde se obtiene la Ascophylum nodosum, gracias a ser una región poco industrializada y de población reducida. Allí, profesionales experimentados aprovechan la marea baja para cortar el alga a 25 centímetros de la raíz y permitir a la planta su constante regeneración y un abastecimiento seguro, continuado y de calidad.

foto

Los ponentes concluyeron que la aplicación de Phylgreen debe realizarse "cuanto antes, mejor".

Ensayos en España

Daniel Salgado, responsable de Marketing de Tradecorp fitonutrientes, cerró el ciclo de intervenciones con los resultados obtenidos con productos de la línea Phylgreen en varios cultivos de gran trascendencia en nuestra zona agroclimática.

  • En uva de vinificación, en Albacete (Castilla-La Mancha), la aplicación de Phylgreen durante los meses de verano redujo en gran medida el estrés térmico al que se veía sometido el cultivo durante el engrose de bayas, ayudando a mejorar el rendimiento y la calidad de la producción.

  • Algo similar ocurrió en cultivo de Clemenules, en Antas (Almería). Aplicaciones pautadas comenzando antes y durante el fuerte calor de los meses estivales repercutió positivamente en la mitigación del estrés térmico y en la mejora de los distintos parámetros de rendimiento del cultivo, así como en la precocidad del mismo.

  • Una aplicación única en caída de pétalos en almendro, en Lleida, mejoró el porcentaje de éxito en el cuajado del cultivo, incrementando el rendimiento final y la calidad del grano (calibre comercial). Desde Tradecorp se comunicó sobre la necesidad de actuar desde un momento anterior por vía suelo (botón rosa) para reducir en lo posible el impacto de la caída fisiológica de frutos.

    Otros productos de la línea Phylgreen aportaron grandes beneficios a otros cultivos mediterráneos, como Phylgreen Vega en olivar (Andalucía) y Phylgreen Mira en pera (Lleida), ayudando a bioestimularlos durante etapas de estrés mejorando la floración y el cuajado de los mismos.

Salgado concluyó que debe seguirse una estrategia de prevención o priming con este tipo de bioestimulantes para reducir en lo posible la perdida de producción. La estrategia adecuada es aplicar cuanto antes mejor, a bajas dosis y aplicaciones fraccionadas durante la etapa de estrés abiótico para conseguir un cultivo menos estresado y, por lo tanto, más adaptado al medio y más productivo.

foto

El agricultor Francisco Lorente, junto a los hermanos Francisco y Serafín Caro de la Barrera.

“El fruto tiene mejor calidad y la producción es mayor”

Francisco Lorente Caballero es uno de los asistentes a la jornada de celebrada en Sevilla que decidió utilizar Phylgreen en su plantación de cítricos. "Comencé el año pasado y, aunque todavía es pronto para sacar conclusiones rotundas, parece que el fruto tiene mejor calidad y la producción es mayor", aseguró. Este agricultor de Palma del Río (Córdoba) ha observado que el bioestimulante "ralentiza la transpiración" de la planta, lo que lo convierte en una "solución contra la sequía", un aspecto muy valorado en una zona de pocas precipitaciones. Con 3 L/ha y mes, con aplicaciones fraccionadas desde el momento de la brotación y sea cual sea la temperatura, ayuda al cuaje de la planta", explicó Lorente.

Junto al agricultor viajaron a la capital andaluza los hermanos Francisco y Serafín Caro de la Barrera, distribuidores de Tradecorp en Palma del Río, que se mostraron "muy contentos y satisfechos con este producto". "Probamos la incidencia que tiene en los cultivos de nuestros clientes, que básicamente son olivar y cítricos, y comprobamos que se ahorra en tratamientos insecticidas y fungicidas", afirmaron.