Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
“La industria gráfica se está 'poniendo las pilas' al incrementar su oferta de valor”

Entrevista a Juan Carlos Iglesias, responsable de la Unidad de Servicios y Ensayos de Aido

Ricard Arís12/04/2011

12 de abril de 2011

El sector gráfico ha sido siempre pionero en innovación de sus productos y en los últimos tiempos más, con la llegada de la tecnología híbrida. Uno de los mayores expertos en el tema es Juan Carlos Iglesias, responsable de la Unidad de servicios y ensayos de Aido, quien en la siguiente entrevista describe además la situación del sector con poco optimismo, pero con un análisis preciso y acurado del mismo.

¿Qué ventajas tienen las máquinas híbridas comparadas con las máquinas tradicionales?

Básicamente poder tener en una sola línea de producción varias tecnologías de impresión integradas, con lo que puedes obtener un producto de mayor valor añadido en menor tiempo y con un coste de producción mucho más reducido.

¿De qué nuevos productos puede disponer un cliente con las máquinas híbridas?

Realmente no podemos hablar de nuevos productos en sí mismos, ya que las máquinas de impresión híbrida no incorporan nuevas tecnologías, sino que simplemente se combinan en una única línea de producción.  Lo que sí es cierto es que el ahorro económico que supone unir estas tecnologías en una sola línea de producción y no como hasta ahora en diversos talleres gráficos, supone un ahorro en costes que puede favorecer la producción de productos de mayor complejidad.

foto
Juan Carlos Iglesias, responsable de la Unidad de Servicios y Ensayos de Aido.

Y en cuanto a desventajas ¿cuáles encontramos en esta tecnología?

Tampoco podemos hablar de desventajas, sino más bien de complejidad de la comercialización. Este tipo de maquinaria suele ser, dependiendo las combinaciones, de mayor coste que una máquina de producción convencional; por otro lado, estamos hablando de un producto muy especializado, combinando por ejemplo una producción gráfica convencional publicomercial o de envases con datos variables, con tintas o barnices funcionales, elementos de seguridad, etc…

¿A qué sector va destinado este tipo de tecnología?

Las máquinas de impresión de tecnología híbrida pueden combinar cualquier sistema de impresión entre sí, por ejemplo cuerpos de huecograbado o flexo, con serigrafía o impresión digital,  una línea de producción de offset con flexo y tampografía, etc… con lo cual no estaríamos hablando de un mercado en concreto, pero sí podemos decir que estamos hablando de una tipología de producto de cierta complejidad y valor añadido. Se está utilizando sobre todo en impresión de elementos de seguridad, en marketing promocional con dato variable y en aplicaciones de antenas RFID y circuitos impresos en packaging, por ejemplo.

“Las máquinas híbridas permiten tener varias tecnologías de impresión integradas, obteniendo antes y por menos precio, un producto de mayor valor añadido”

¿Qué tipo de máquinas híbridas existen? ¿Puede explicarnos en qué subcategorías podrían separarse?

Como he dicho antes se puede combinar cualquier tecnología, pero sobre todo existen empresas especializadas en integrar nuevos elementos en una máquina ya existente.  De serie podemos encontrar casi de todo, aunque lo más habitual es la combinación de uno o dos cuerpos de impresión digital sobre una base de offset o flexo. Pero podemos encontrar de todo. Por ejemplo, en Madrid hay una empresa que combina en una sola línea de producción cuatro cuerpos de offset convencional, con dos de offset seco, un cuerpo de flexo, otro de tampografía y acaba con un cuerpo de impresión digital todo ello sobre bobina.

¿Qué nuevas líneas de producción se están planteando para las máquinas híbridas?

Bueno, más o menos como en las máquinas de producción convencional, la integración a medio plazo de JDF y JMF, elementos de visión artificial para mejorar el control del color y de los defectos de impresión, etc…

¿Qué evolución cree que tendrá esta tecnología en los próximos años?

Todo dependerá de la evolución de la demanda. Si realmente como algunos auguran —y yo comparto— la impresión del futuro pasará por la integración de elementos funcionales en el producto impreso desde el propio proceso gráfico (electrónica impresa, —RFID, circuitería, etc…—, envasado inteligente a través de tintas y barnices funcionales, elementos de seguridad, etc… y hacia una individualización del producto publicitario a través del dato variable, la impresión con tecnología híbrida será fundamental de aquí a 5 años o un poco más. Será la única forma de obtener impresiones en tiempo reducido y a un coste de producción razonable.

¿En qué estado se encuentra la tecnología híbrida? ¿Tiene potencial de evolución?

La impresión con tecnología híbrida sigue, como no puede ser de otra manera, el mismo estado de evolución que la tecnología convencional. Otra cosa es en lo relacionado con los materiales de producción, sobre todo los soportes. Estamos hablando de soportes de impresión que tienen que demostrar una buena imprimibilidad con tintas de muy diversas características, como tintas grasas, líquidas, tóner, etc… y en este aspecto sí es necesaria una evolución, pero no creo que esto se de hasta que aumente al menos en un 10 ó 15% la demanda actual.

Usted que empezó con sólo 15 años en el sector de Artes Gráficas ¿cómo ve al sector actualmente?

Comencé con 16 años y de eso hace ya veintiocho, y casi siempre me cuesta reconocer que este oficio en el que hoy me defiendo sea el mismo o tenga algo que ver con aquél. Ha evolucionado muchísimo, y no sólo en cuanto a tecnología sino también en industrialización y capacidad de producción. La industria gráfica española está inmersa en un importante proceso de revolución tecnológica propiciado por las oportunidades que la fusión de las nuevas tecnologías aportan al sector, generando nuevos productos, abriendo nuevos mercados y marcando nuevas aplicaciones.

¿Cómo cree que estará en los próximos 5 años?

No es ninguna novedad decir que vivimos una situación económica delicada a nivel generalizado pero en el caso de la industria gráfica nacional se unen varios factores; la crisis económica y la revolución de los medios electrónicos o digitales que no han hecho más que ahondar en la herida. En este sentido, la industria gráfica se está “poniendo las pilas” al incrementar su oferta de valor que ya no sólo se ciñe al producto tradicional impreso sino que ha evolucionado a un producto gráfico digital. Sin embargo, aún tiene que continuar en esa línea para mejorar su oferta incorporando nuevas tecnologías de impresión que le permitan ampliar sus oportunidades de negocio.

¿Qué beneficios puede tener esta tecnología respecto al mercado del envase y el embalaje?

Hay una revolución clara que viene marcada de la mano de las nuevas tecnologías de impresión en la que puedo decir que Aido es  pionero y en la que ya estamos trabajando de cara al futuro. Las nuevas tecnologías de impresión suponen una gran oportunidad de negocio para muchas pymes que, según marcan las tendencias de la industria gráfica, deberán posicionarse y empezar a trabajar de inmediato para que en el plazo máximo de 3 ó 5 años pudiesen ofrecer estos servicios a los clientes, pues en algunos sectores como el del packaging ya demandan este tipo de productos. El concepto de envase inteligente se está convirtiendo en una auténtica revolución y una combinación adecuada de tecnologías en una sola línea de producción puede aportar mucho al envase, sobre todo en el sector alimenticio, farmacéutico y la estuchería de alta calidad.  

¿Un mensaje final para el sector?

Simplemente agradeceros la invitación y recomendar a los gerentes y directivos del sector que reflexionen seriamente sobre el futuro de sus empresas, abordando los retos del futuro con antelación. También aprovecho para poner a Aido a su disposición para ayudarles y asesorarles en todos los procesos de mejora y optimización de sus procesos de producción.