Doing business in Spain? Interempresas Media is the key
El nuevo desarrollo de LithoPlate imprime con menos agua y alcohol, y ofrece “la máxima calidad de impresión” 

Planchas CTP con superficie cerámica: la evolución de la especie

Redacción Interempresas20/01/2011

20 de enero de 2011

El sector de las planchas offset cuenta con una importante novedad. Se trata de las nuevas planchas CTP con superficie cerámica, desarrolladas recientemente por la compañía LithoPlate. El nuevo recubrimiento cerámico, explica Juan Hernández, gerente de la empresa, sustituye el substrato electrograneado y anodizado que se ha utilizado en la fabricación de casi todas las planchas offset en los últimos 40 años, “mejorando considerablemente la calidad de impresión y aportando, además, numerosas ventajas prácticas”.

Recordando brevemente la historia del offset, podemos constatar que el gran éxito de este sistema de impresión no fue, en primer término, mérito de la máquina de imprimir sino de la preparación de la forma impresora que, con sus continuos progresos, condujo a lo que hoy es el offset: un procedimiento de impresión universal con calidad fotográfica.

foto
Grano cerámico.

El offset y las planchas en la Historia

El gerente de LithoPlate explica que el principio básico del offset, es decir, el proceso de transferencia de la tinta con los tres cilindros (cilindro portaplancha, cilindro portamantilla y cilindro impresor o de contrapresión) no ha variado desde que fue patentado por Ira Washington Rubel y Caspar Hermann en 1904. “Donde verdaderamente se han producido cambios muy importantes ha sido en las planchas y en su modo de preparación”, sostiene Juan Hernández. Después de las piedras litográficas, las primeras planchas metálicas que se utilizaron desde principios del siglo XX hasta los años de las décadas de 1950 y 1960 fueron las planchas de zinc, que podían fijarse a la máquina de imprimir curvadas sobre un cilindro.

Estas primitivas planchas se reutilizaban varias veces para diferentes trabajos y su preparación artesanal resultaba muy larga y laboriosa, ya que cada plancha requería más de diez operaciones diferentes: borrado del trabajo anterior, graneado mecánico, limpieza, emulsionado, exposición, revelado, corrección, grabado, lacado, decapado y engomado, entre otras. “Este proceso se acortó durante los años de la década de 1960 con las planchas de aluminio micrograneadas de un solo uso, ya listas para ser emulsionadas”, añade el gerente de Lithoplate.

foto
Línea de fabricación de planchas cerámicas.
“Las primeras pruebas en laboratorio dieron resultados muy prometedores, por lo que iniciamos un largo proceso de investigación y desarrollo que culminó con la obtención de una patente internacional y en la construcción de una moderna línea de fabricación a escala industrial”, explica Hernández

El material de las planchas

La aparición años más tarde de las planchas presensibilizadas, positivas y negativas, que sólo necesitaban la exposición y el revelado, contribuyó decisivamente a la expansión del offset, por la facilidad y rapidez de su preparación.

Este tipo de planchas presensibilizadas de tipo analógico o convencional, sigue utilizándose en todo el mundo, aunque cada vez en menor proporción, sustituidas por las modernas planchas digitales CTP: térmicas, de luz visible, ink-jet, sin revelado...

Curiosamente, explica Hernández, donde no se han producido cambios o mejoras significativas durante los últimos 40 años ha sido en el material de base de las planchas, pues tanto las planchas analógicas como las nuevas digitales siguen incorporando una lámina de aluminio electrograneada y anodizada sobre la que se deposita la capa sensible correspondiente. Probablemente, sostiene el gerente de Lithoplate, “esta continuidad ha sido debida a que, por un lado, el aluminio electrograneado constituye una base relativamente económica y, por otro, al comportamiento aceptablemente bueno de las planchas anodizadas en la máquina de imprimir”.

foto
Para la fabricación de este tipo de la planchas es preciso un exhaustivo control de calidad.

Tras años de investigación

A finales de la década de 1990, LithoPlate, “el más veterano fabricante de planchas español”, retomó la idea de otro fabricante nacional ya desaparecido, la empresa Sers, para el desarrollo de una nueva superficie impresora de base cerámica. “Las primeras pruebas a nivel de laboratorio dieron resultados muy prometedores, por lo que iniciamos un largo proceso de investigación y desarrollo que culminó, años más tarde, en la obtención de una patente internacional y en la construcción de una moderna línea de fabricación a escala industrial”, explica Hernández.

“Inicialmente, se fabricaron varios miles de metros cuadrados de planchas cerámicas con emulsión positiva convencional, que despertaron gran interés en numerosos impresores por su excelente resultado en la máquina de imprimir”, comenta. No obstante, el mercado de las planchas convencionales empezaba a ser “muy limitado”, debido a la rápida expansión del sistema CTP, por lo que se decidió poner a punto una emulsión CTP térmica compatible con el nuevo substrato cerámico.

Las planchas cerámicas y el entorno

Según sostiene Hernández, las planchas cerámicas contribuyen también a la mejora ambiental, pues reducen o eliminan el alcohol isopropílico en la impresión, disminuyen el consumo de revelador y, durante su fabricación industrial, no se produce disolución de aluminio ni vertidos que deban ser neutralizados, como ocurre en la fabricación de todas las demás planchas no cerámicas.

A lo largo de los años 2009 y 2010 se logró optimizar dicha emulsión, y se realizó un gran número de pruebas y series beta con un grupo seleccionado de impresores, que permitieron su ajuste definitivo y la puesta a punto de un proceso automatizado de fabricación en continuo, que garantiza la producción de planchas cien por cien fiables y de constante buen resultado.

foto
Las planchas CTP cerámicas son “una importante contribución al constante progreso de la impresión en offset”.

“Actualmente, LithoPlate fabrica con regularidad las planchas CTP térmicas (Ceramic Thermal Plate), que son usadas por un número cada vez mayor de impresores, pues todos los que las prueban constatan, sin excepción, su excelente calidad de impresión”, afirma el gerente de la compañía. Esta mayor calidad de impresión se obtiene gracias a que permiten reducir la humectación, entre un 20 y un 30%, según el sistema de mojado y los aditivos utilizados en cada caso.

Con su utilización práctica en muchos talleres, han aparecido otras ventajas que no estaban inicialmente previstas, como son la facilidad de exposición y revelado que alarga la duración del revelador y de los diodos térmicos, debido a la sinergia que se produce entre la capa cerámica (aislante del calor) y la emulsión térmica.

Las planchas CTP cerámicas son para Juan Hernández “las más ecológicas y, probablemente, las que proporcionan la mejor calidad de impresión del mercado, por lo que representan una importante contribución al constante progreso de la impresión en offset”.

VÍDEOS DESTACADOS

TOP PRODUCTS

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS