La realidad fotográfica con la impresión inkjet

Hacia la segunda transición

Maite Robles23/02/2010

23 de febrero de 2010

La era digital ha cambiado los conceptos tradicionales de la fotografía. Incluso ha sido capaz de enterrar gran parte de los nichos de mercado que la rodeaban hace apenas cinco años. Sin embargo, la impresión sigue siendo un negocio rentable. Los sistemas de inyección de tinta o inkjet –los más populares– avanzan para adaptarse a los nuevos usos y necesidades.

Muerto el revelado, la impresión ha tomado el testigo de este negocio millonario. Actualmente existen numerosos sistemas de impresión, como la láser o la sublimación de tinta. Sin embargo, desde la irrupción de la fotografía digital, la tecnología inkjet o inyección de tinta es la predilecta.

Entre las ventajas que han permitido su masiva implantación, las impresoras inkjet han despuntado por su reducido coste y los buenos resultados de impresión que aporta. Sin embargo, también existen escollos en el camino, que van a poner difícil la continuación de su hegemonía. Por un lado, las nuevas tecnologías, como los dispositivos con pantallas táctiles o los e-book, representan una competencia añadida a los nuevos y antiguos sistemas de impresión que cada año presenta la industria. Por otro lado, el cuidado del medio ambiente aconseja la reducción de impresiones, tanto comerciales como en el hogar. Lo que ha acabado por colarse en la conciencia colectiva de los consumidores.

foto
Los sistemas inkjet avanzan para adaptarse a los nuevos usos y necesidades. Foto: Isaac Bowen.
Los ingresos del mercado de las impresoras de inyección, unidos a los recaudados con la tinta y los soportes, superan los 45.000 millones de euros anuales

Se estima que los ingresos totales del mercado de las impresoras de inyección, unidos a los recaudados con la tinta y los soportes, superan los 45.000 millones de euros anuales, según el Lyra Research. El actual modelo de ventas para este negocio altamente rentable consiste en vender impresoras a bajo precio y las tintas a precios más altos.

Este modelo hace que el coste total de adquisición (CTA) para el consumidor sea mucho más alto de lo que se estima en el momento de la compra del dispositivo. Los cartuchos de tinta de marca de repuesto tienen unos precios que oscilan entre los 15 y los 70 euros. Según estos precios, la tinta de repuesto, cuando se adquiere por cartuchos, podría costar entre 300 a 400 euros por litro. Un precio superior incluso al de los mejores vinos o licores de reserva.

Futuro ‘low cost’

Según un estudio realizado por InfoTrends, el mayor obstáculo para la impresión en el hogar es el coste de la tinta y los consumibles. Según otros estudios similares, realizados por Kodak, más de un 70% de las personas limitan su propia impresión o la de sus hijos. De éstos, aproximadamente un 30% comentó que imprimirían más si la tinta fuese más barata.

El doméstico es un segmento que supone aproximadamente un 35% del mercado de la inyección. Este grupo imprime con frecuencia y adquiere más de 4,6 cartuchos al año (media del sector). Estos hogares de alto consumo suelen ser familias con niños que a menudo tienen que imprimir proyectos escolares, correos electrónicos, confirmaciones de pedidos, extractos bancarios, proyectos de manualidades y fotografías.

Este modelo de consumo ha llevado a la industria a plantearse cómo minimizar el descontento del consumidor. Según un estudio realizado por Lyra Research, las tres características clave que los consumidores buscan a la hora de adquirir una impresora para el hogar son cartuchos de tinta de bajo coste, alta calidad de impresión fotográfica y sencillez de uso.

Algunas marcas, como Kodak, han presentado novedosos sistema de impresión de inyección que rompe los moldes de la industria, ya que ofrece tinta pigmentada de calidad que ahorra a los consumidores hasta un 50% en todas sus impresiones.

Sin salir de casa

La modernización de los centros de fotografía y sus servicios de impresión son esenciales para que la imagen impresa continúe en el mercado. Los consumidores han cambiado la manera de sacar fotos, pero mantienen aún la necesidad y el interés por las copias impresas. Además, las herramientas de retoque fotográfico y edición están muy extendidas en los hogares, lo que ha permitido un atractivo mercado nicho, que son la edición de álbumes digitales.

Gracias a estos centros, el cliente genera una edición digital con sus fotos de viaje, incluyendo maquetación, comentarios, textos… Y, sin salir de casa, envía esa edición a un taller que, mediante impresión inkjet, genera una copia o las que el cliente desee, y son recibidas en casa por correo.

Para cubrir esa demanda, los talleres de fotografía han tenido que reorientar su estrategia. El negocio sigue en pie y avanza, porque la versatilidad de este tipo de impresión permite escoger una imagen e imprimirla sobre objetos decorativos, tazas, platos... Además, el coste de este tipo de trabajo es bastante asequible. Empresas como Snapfish (asociada a HP) oferta a un céntimo cada fotografía y permite compartir y almacenar en red álbumes de fotos. En otras empresas online, como Fotosistema, ofrecen una gran variedad de servicios de impresión, desde los álbumes a revistas, lienzos, puzzles, etc., todo por Internet.

En Amplifoto digital ofrecen imágenes de hasta 152 centímetros de ancho en una sola pieza. La impresión de imágenes por inyección de tinta pigmentada abre la posibilidad de plasmar imágenes a máxima resolución (16.896 inyectores) en una gran variedad de materiales, desde los convencionales, los diseñados para publicistas o eventos, a los Fine Art. Disponen de una FTP propia para enviar y descargar las imágenes.

foto
Desde la irrupción de la fotografía digital, la tecnología inkjet o inyección de tinta es la predilecta. Foto: Ilker.

Fotografía profesional

Con estos adelantos, las marcas comerciales buscan mejorar su posicionamiento en el mercado doméstico. Pero a la impresión inkjet le quedan otros obstáculos por superar; como la dificultad para imprimir el detalle de las sombras, o la metamería que produce la impregnación de sus tintas (los colores parecen cambiar notablemente con distintas fuentes de luz).

Con algunas excepciones, a estas impresoras les cuesta mantener resultados coherentes. Pero la tecnología avanza a gran velocidad. Y actualmente, podemos adquirir impresoras de hasta ocho tintas y una resolución profesional (en torno a los 4.800 x 2.400 ppp); similar a los mejores resultados que presentan otros sistemas.

Con la impresión inkjet, la fotografía avanza para conseguir mejoras tanto en los procesos como en los acabados. Como asegura el fotógrafo José Antonio Duce, una de las ventajas para el profesional es la inmediatez de obtener la copia final con el control por parte del fotógrafo de la apariencia de la misma y la prueba instantánea sin tener que depender de un laboratorio o centro de impresión. También insiste en que la calidad de impresión hoy día es excelente, superior por la variedad de texturas del soporte a la de la impresión química. Entre los inconvenientes que encuentra Duce a la impresión inkjet en su trabajo diario es que las impresoras no puedan superar, por regla general, el formato A2, salvo los plotters.

Una de las principales aportaciones de la impresión inkjet a la realidad fotográfica es que puede imprimir sobre cualquier material con gran calidad

Otros soportes

Uno de los avances en la fotografía moderna viene de la mano de la impresión inkjet (consiste en la formación de una imagen a partir de la deposición controlada de gotas de tinta). Una de sus principales aportaciones a la realidad fotográfica actual es que puede imprimir sobre cualquier material a gran calidad; lo que amplía las opciones de mercado.

El Centro Multidisciplinar de Innovación y Tecnología de Navarra, Cemitec, lleva varios años desarrollando aplicaciones de la impresión digital para la industria. La principal ventaja que aporta esta tecnología, según el centro, es que no requiere herramientas intermedias, ni contacto entre el sustrato y el cabezal de impresión. Además, puede imprimir sobre multitud de materiales como el plástico, el vidrio o el metal. Esto le permite ofrecer ventajas competitivas frente a las técnicas tradicionales, especialmente en la personalización de productos y en la realización de series cortas a gran velocidad. Estas altas velocidades de impresión son posibles gracias a los avances en la electrónica y en la fabricación de cabezales industriales. La tendencia es llegar a la producción masiva personalizada, que consiste en la personalización de millones de unidades. Por ejemplo, mediante Inkjet es posible imprimir envases con información publicitaria dirigida a cada localidad, tipo de público, etc.

El responsable de tecnología Inkjet de Cemitec, Fernando Varela, destaca la inmensa versatilidad que ofrece para imprimir series muy cortas, incluso copias únicas. Además, el flujo de trabajo desde la creación del original mediante técnicas digitales, su almacenamiento y edición, se realiza también de forma digital (digital workflow). Y añade que el inkjet permite cerrar la cadena y llevar ese flujo de trabajo digital hasta el consumidor final. Pero, como añade Varela, en ocasiones esa misma versatilidad puede jugar en contra: “Los puntos de impresión suelen estar distribuidos en lugar de estar concentrados en unas pocas fábricas, lo que hace que la calidad no siempre se alcance de la misma manera. Temas como la gestión del color, las calibraciones, etc. son tareas rutinarias en empresas de artes gráficas, mientras que en el caso de puntos de impresión de fotografía es menos frecuente encontrar equipos perfectamente calibrados”, comenta.

foto
Nueva Epson Stylus Pro GS6000.

Novedades inkjet

Fujifilm Acuity Advance HS

Acuity Advance HS es un nuevo sistema Fujifilm de impresión inkjet de gran formato con tintas UV. El sistema Acuity satisface ampliamente las expectativas de calidad de las máquinas de impresión planas con tintas UV y es uno de los equipos más rápidos del mercado. La gama Advance HS responde a la demanda de un producto de bajo coste, alta calidad y mejor productividad, que completa la serie de equipos de impresión Fujifilm Acuity Advance y Advance X2. Pueden obtenerse imágenes de calidad casi fotográfica a una velocidad normal de producción de 40m2/h. Se ha incorporado además un modo 'express', que trabaja a 65m2/h, para imágenes tomadas a larga distancia. La Advance HS ofrece un buen rendimiento diario en su gama, lo que supone un beneficio potencial y en consecuencia, una rápida recuperación de la inversión.

Epson Stylus Pro GS6000

Una máquina de gran formato que destaca por la impresión en rollo, ideal para la reproducción fotográfica y las impresiones en edición limitada. La amplia gama de soportes aporta una gran flexibilidad, desde stands de ferias comerciales a cartelería de alta calidad o incluso muestrarios de telas. El cabezal de impresión Micro Piezo controla gotas de tinta mucho más finas que el pelo humano para proporcionar una fiabilidad excepcional, una imagen de alta calidad y un control absoluto. La tecnología de inyección de gotas de tinta de tamaño variable indica que se puede obtener un detalle de elevada precisión con una velocidad y uso de tinta óptimos. Las tintas UltraChrome GS y los elementos controlados digitalmente ofrecen buenos resultados. La tinta de secado rápido y los cartuchos de gran capacidad se suman a su eficacia y a sus grandes resultados.

Mimaki UJF-706

Mimaki Engineering Co., Ltd, especialista mundial en producción de impresoras inkjet de gran formato y de máquinas de corte para los mercados gráficos, de rotulación, textiles e industriales, lanza la UJF-706, una nueva impresora de mesa con curado UV de mayor velocidad para aplicaciones industriales que proporciona impresiones de una calidad excepcionalmente alta. El nuevo sistema de supresión de spray (Mimaki Spray Suppressor System) evita que las gotas de tinta satélites interfieran con partes especialmente sensibles de la máquina y mejora la consistencia de las impresiones.