Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
La tinta utilizada definirá la gama cromática que se podrá conseguir en la máquina

El papel de las tintas en la implantación de la norma 12647-2 para offset

Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (Aido)22/04/2009

22 de abril de 2009

El objeto de implementar la norma 12647-2 en una imprenta suele ser tener bajo control la reproducción del color durante la impresión. Entre todos los factores que afectarán al color, uno de los más importantes es la tinta utilizada ya que definirá la gama cromática que podremos conseguir en nuestra máquina y si seremos o no capaces de imprimir dentro de norma. El propósito de este artículo es explicar cuales son las características que debe poseer una gama de tintas para que sea capaz de cumplir con la norma ISO 12647-2, así como proponer dos métodos para ajustar el color de los parches de tono lleno a los valores indicados por la norma.

La norma 12647-2 tiene por objeto la normalización de la reproducción de color en el proceso de impresión en offset. Para esto, se estudian las variables que afectan a la impresión, se detectan las más importantes y se acotan de una forma lógica para que lo que era un problema con una gran cantidad de factores de error quede en un procedimiento en el que controlando un numero finito y pequeño de estos factores consigamos tener una reproducción del color estable, repetible y acorde a unas especificaciones estándar y, por tanto, comúnmente aceptadas y compartidas.

Parte de estas variables a controlar según la norma 12647-2 son el color y brillo del soporte de impresión, el color del juego de tintas en la impresión, lineatura de trama, ganancia de punto, etc. Este artículo se centra en las características que el juego de tintas de impresión offset debe cumplir para garantizar una impresión acorde a la norma ISO 12647-2 y los métodos de ensayo a realizar para el análisis de las tintas.

foto
El objetivo es conseguir una reproducción de color estable, repetible y acorde a unas especificaciones estándar.

Variables a controlar para ajustar el color a los valores contenidos en la norma 12647-2

En la norma 12647-2, vienen especificados los valores objetivo de las coordenadas colorimétricas, L*, a*, b* así como las tolerancias aceptables en ΔE*ab para las tintas de los colores primarios de cuatricromía medidas sobre las masas de tono lleno de los colores primarios (CMYK) y sus sobreimpresiones, cuando han sido impresos sobre uno de los 5 tipos de soporte diferentes definidos en la norma.

Estos valores se han obtenido midiendo según el procedimiento descrito en la norma 12647-1, es decir, utilizando un espectrofotómetro de geometría 45º/0º, Iluminante D50, observador de 2º y midiendo sobre un fondo negro, si bien, en la ultima versión de la norma, aparece un valor entre paréntesis al lado del valor estándar que se refiere a las mismas tintas medidas sobre fondo blanco. Este valor se puede usar con papeles de alto gramaje o en caso de medir sobre fondo blanco.

Dado que en una máquina de impresión offset, el único control que ejercemos sobre el color es a través del espesor de capa de tinta, mediante la apertura o cierre de los tinteros, es muy importante que si pretendemos obtener los valores indicados en la norma 12647-2 controlemos los factores que afectarán a los colores impresos.

Lo primero es asegurarse de que se están realizando las mediciones según indica la norma, ya que una variación en las condiciones de medición los hace incomparables

Lo primero, sería asegurarse de que se están realizando las mediciones según indica la norma. Si se varían las condiciones de medición, los resultados obtenidos no serán comparables con los valores de la norma y por tanto no corresponderán a los colores indicados en ésta. Es interesante que, para facilitar al máximo la obtención de los colores indicados en la tabla 2 de la norma 12647-2, el soporte de impresión se ajuste a los valores de color y brillo de alguno de los 5 grupos de papel indicados en la tabla 1 de dicha norma; una vez elegido el tipo de soporte que vamos a usar, debemos ajustar los valores colorimétricos a los valores indicados en la norma para ese tipo de papel.

Por último, los juegos de tintas de gama a emplear deberían cumplir con las especificaciones indicadas en la norma 2846-1 tanto para color como para transparencia. Si bien, puede ocurrir que, excepcionalmente, tintas que no cumplen con el estándar ISO 2846-1 sí que obtengan los valores de la norma 12647-2 una vez impresos. Es altamente recomendable que las tintas a ensayar en máquina cumplan con las especificaciones de la norma ISO 2846-1 a fin de evitar desperdiciar tiempos de ensayo en máquina y materiales.

Análisis de colorimetría y transparencia de las tintas acorde a la norma ISO 2846-1

En esta norma se especifican los valores normativos tanto de color como de transparencia para los juegos de tintas de cuatricromía en impresión offset pliego y rotativa heat-set, así como los métodos para realizar los análisis de conformidad, para color y transparencia, de las tintas con respecto a los valores dados en la misma norma.

foto
Espesor de la capa de tinta respecto al color de referencia.

Para establecer las características colorimétricas de una tinta para cuatricromía, se realizan diferentes impresiones de ella sobre el soporte de referencia indicado en la norma “Gloss-coated woodfree paper Phoenix Imperial APCO II/II de Scheufelen”, procurando conseguir un espesor de capa diferente en cada extensión. Para ello utilizaremos un equipo de imprimibilidad tipo IGT o Prufbau.

En un equipo de imprimibilidad el espesor de capa de tinta se controla gravimétricamente (por diferencia de la pesada antes y después de realizar la impresión) con una balanza analítica, es decir, con una precisión de 0,1 miligramos. El valor de la masa de tinta aplicada en la extensión, junto con la densidad de la tinta, y el área impresa, servirán para calcular el espesor de capa.

El espesor de la capa de tinta de las extensiones debe caer dentro de los límites indicados por la norma, es decir entre 0,7 y 1,1 micras para cian, magenta y amarillo, y entre 0,7 y 1,3 micras para negro. Se deben realizar un mínimo de 10 extensiones de diferente espesor de capa entre estos dos valores. Una vez realizadas las extensiones, se deberá dejar secar durante 24 horas antes de medir los valores CIElab* (D50, 2º,0/45) de cada una de las impresiones resultantes y compararlas con los valores especificados en la norma. Para amarillo, magenta y cyan se calcula el ΔEab*, con respecto a los valores de referencia aportados por la norma ISO 2846-1 en función del color de la tinta y se representan frente al espesor de capa de tinta.

Para el negro, se representa el valor de L* frente al espesor de capa de tinta. Para amarillo, magenta y cyan si al menos un valor de ΔEab*, para cualquier impresión de la tinta, es menor que las tolerancias especificadas en la norma ISO 2846-1:2006, se considera que esta tinta es conforme a la misma.

Para el negro, si de entre todas las impresiones de la tinta, al menos una cae dentro de las tolerancias especificadas en la norma, L*<18, a*=0,8±1,5, b*=0,0±3, siempre y cuando el espesor de esta esté entre los espesores indicados en la norma, se considera que la tinta es conforme a la misma.

Para establecer la transparencia de una tinta para cuatricromía, se realizarán diferentes impresiones de ésta, con espesor de capa variable, sobre un soporte negro de referencia

Para establecer la transparencia de una tinta para cuatricromía, se realizarán diferentes impresiones de ésta, con espesor de capa variable, sobre un soporte negro de referencia.

Para calcular el valor de transparencia de la tinta, en cada extensión se miden, en la parte negra, los valores CIElab (D50, 2º,0/45) antes y después de imprimir y se calcula el ΔEab* entre el negro impreso y sin imprimir.

En una gráfica se representa el ΔEab* obtenido frente al espesor de capa de tinta para cada una de las impresiones y se procede a determinar el coeficiente de regresión lineal de la recta que se obtiene. Una tinta es conforme a esta norma con respecto a la transparencia, si el inverso de la pendiente, “Transparencia (T)”, es superior al especificado en la norma “Transparencias mínimas de las tintas” o la pendiente es negativa o cero. La conformidad de un juego de tintas con esta norma, indica que a un espesor dado, se pueden alcanzar los valores indicados en la norma 12647-2.

foto
Espesor de capa de tinta respecto a la franja negra.

Una vez comprobado en laboratorio que las tintas cumplen con el estándar ISO 2846-1, ya podemos comenzar con los ensayos en máquina que permitirán ajustar, básicamente, la densidad del 100% de los colores de cuatricromía y su sobreimpresión, así como la curva de reproducción tonal.

Los valores de densidad no definen los colores en suficiente grado como para utilizar estos valores para especificar los colores de gama primarios. Sin embargo, estos valores pueden ser muy útiles, y fáciles de manejar, a la hora de ajustar el espesor de capa de tinta necesario para obtener los colores normativos, siempre y cuando el instrumento, las tintas, el sustrato de impresión y la máquina sean los mismos. En este caso sólo hay que seguir las siguientes instrucciones:

- Hacer una secuencia de espesores para cada una de las tintas de la gama.

- Medir la colorimetría de los diferentes espesores para cada uno de los colores.

- Calcular el mínimo ΔE*ab con respecto al valor correspondiente de la norma 12647-2.

- Medir la densidad para cada color.

- Ajustar los tinteros para imprimir a lo ancho del pliego a la densidad obtenida.

- Comprobar que se mantienen los valores colorimétricos medidos.

Una vez comprobado esto, podemos utilizar los valores de densidad como elemento de control del proceso durante la tirada.

Ajuste de entintado en máquina

A la hora de realizar el ajuste de entintado a diferentes espesores para encontrar el valor de densidad que, para esa tinta y ese papel, nos dé la colorimetría indicada en la norma para este color, existen dos métodos diferentes, cada uno con sus pros y sus contras.

Con el método del equipo impresor de laboratorio, en lugar de realizar los ajustes de entintado en máquina, estos ensayos se pueden avanzar a nivel de laboratorio, a fin de localizar qué valor de densidad cumple con los valores normativos de la norma ISO 12647-2.

Utilizando las mismas tintas y el mismo soporte que más tarde utilizaremos en la prensa offset realizamos una secuencia de unas diez tiras para cada tinta, a las que añadiremos una cantidad de tinta diferente, con el objeto de cubrir el rango de espesores aproximado que usaremos en máquina. Mediremos colorimetría y densidad de estas tiras, calcularemos el ΔE*ab frente a los valores indicados en la norma 12647-2. Con estos valores representaremos la densidad frente al ΔE*ab, elegimos el valor mínimo de ΔE*ab e imprimiremos en máquina a la densidad obtenida sobre esta tira.

Una vez en máquina debemos comprobar que los valores colorimétricos obtenidos a la densidad obtenida corresponden a lo esperado según las extensiones realizadas con el equipo impresor.

Para ajustar el entintado de la máquina se puede trabajar en laboratorio o ajustar el espesor, la densidad y el color directamente sobre la prensa offset

El otro método permite ajustar el espesor, la densidad y el color sobre la prensa offset. En la misma prensa se imprimirá un test que incluye una tira de control con, entre otros parches, los parches de tono lleno de los colores de gama. Será sobre estos parches sobre los que mediremos los valores colorimétricos y la densidad.

Ajustamos los tinteros para obtener una gradación homogénea de espesores a lo ancho del pliego, hacemos las impresiones, y elegimos uno de los pliegos.

En este pliego, medimos el color y la densidad y calculamos el ΔE*ab frente a los valores indicados en la norma 12647-2. Con estos valores representaremos la densidad frente al ΔE*ab e imprimiremos con la densidad que nos ha dado un mínimo ΔE*ab.

foto
El ajuste de entintado en las máquinas offset es imprescindible para alcanzar la colorimetría que establece el estándar ISO 12647-2.

Ventajas e inconvenientes de ambos métodos en entintado

Los dos métodos indicados permiten ajustar el nivel de entintado en máquina offset hasta alcanzar la colorimetría que establece el estándar ISO 12647-2 guiándonos por los valores de densidad medidos, pero tienen diferencias entre sí que hacen a cada uno más adecuado para unos casos en concreto.

Si bien el equipo de imprimibilidad de laboratorio tiene la ventaja de que no es necesario usar la máquina para realizar las extensiones para el ajuste de tinteros, por lo que el taller de impresión no sufre demasiadas paradas; en este caso, a diferencia de los ensayos para comprobar que las tintas son conforme al estándar ISO 2846-1, salvo que contemos con un equipo de imprimibilidad que pueda incorporar la solución de mojado, este factor no se estará considerando en la densidad medida en laboratorio; y, por otro lado, más adelante será igualmente necesarios realizar ensayos en máquina a fin de ajustar la curva de reproducción tonal y ganancia de punto.

Utilizar la máquina de impresión para realizar un barrido de espesores de las tintas es más rápido y menos laborioso que realizar las extensiones, en un sólo pliego se obtienen muchos parches con diferentes espesores con lo que no son necesarios demasiados para encontrar la densidad que nos da el mínimo valor de ΔE*ab, y al mismo tiempo se irá trabajando sobre el ajuste de la curva de reproducción tonal.