Posicionamos su web SEO / SEM
“El convenio es una norma de mínimos y así tiene que considerarse”

Entrevista a Pedro Cuesta, Presidente de la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas de Madrid (AGM)

Redacción Interempresas19/05/2008

19 de mayo de 2008

Entre otros, dos aspectos han guiado la labor de Pedro Cuesta, Presidente de la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas de Madrid (AGM), en estos años: la preocupación por la tecnología, con el impulso definitivo al Centro de Innovación Tecnológica de las Artes Gráficas (CIT), creado por la asociación AGM, y la negociación del Convenio Colectivo del sector en la que ha tenido un papel protagonista como Presidente de la Comisión Negociadora de Feigraf.
foto
Pedro Cuesta, Presidente de la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas de Madrid (AGM).

¿Por qué una negociación tan larga?

Bueno, primero de todo debemos hacer un poco de historia. Estoy seguro de que la mayoría de los que lean esta información no recordarán que el origen de esta negociación dura y extensa está en la firma del convenio que se inició en 2004. En aquel texto se incorporó una cláusula transitoria por la que se creaba la comisión de actualización de las categorías, cuyo compromiso no era otro que incorporar y adecuar las nuevas realidades profesionales derivadas de las nuevas tecnologías. A raíz de la firma de aquel convenio, y con la constitución el 28 de junio de 2004 de esta comisión, se inició un largo proceso que ha concluido el pasado día 15 de enero.

¿Dónde han radicado las principales dificultades?

En una negociación habitualmente la dificultad es un concepto global, pero en esta ocasión sí puedo decir que los empresarios teníamos una doble posición ante el cambio. Por una parte, estábamos convencidos de que las empresas del sector necesitaban localizar sus puestos de trabajo en el convenio. Especialmente el sector de preimpresión tenía serias dificultades para identificar los puestos relacionados en el texto y la realidad de su empresa, es más, en este tiempo han pasado profesionales por las empresas del sector y cuando hemos querido abordar el cambio ya estaban en vías de extinción. Por otra parte, no podemos negar que abordar cambios sin ni siquiera intuir el resultado final hace que el desarrollo de la negociación se ralentice y esté marcado por la prudencia.

¿Quién ha participado en este proceso de actualización?

La negociación de un convenio se lleva a cabo siempre con muy pocas personas presentes en la mesa negociadora. Cualquier otro sistema carece de flexibilidad y la negociación se hace ingobernable. Pero en esta ocasión los cambios propuestos afectaban al sistema de clasificación profesional y esto es considerado la columna vertebral de cualquier texto de convenio en todos los sectores. Esta es una de las principales razones por las que nos hemos extendido tanto en el tiempo. Desde el principio nos propusimos, diré que con todas las cautelas del mundo, que en la decisión de adecuar el convenio a la realidad del sector participaran los empresarios de cada uno de los subsectores. En este sentido, debo decir que desde todas las asociaciones que participan en la Federación Empresarial de Industrias Gráficas de España, se ha convocado a los empresarios y se les ha presentado propuestas de futuro, concretamente en la asociación de Madrid, que es la que mejor conozco por razones obvias, celebramos reuniones con empresarios de todas las especialidades e incluso reuniones para la unificación de criterios entre empresarios del mismos subsector pero de diferentes comunidades autónomas.

¿Ha perjudicado la actualización de categorías a la negociación del convenio propiamente dicho?

Es verdad que los asuntos típicos de la negociación tradicional se han abordado en último lugar y no es menos cierto que los últimos meses el IPC ha sufrido una desviación espectacular, pero también es verdad que no podíamos abordar otros aspectos del convenio sin tener perfilada la clasificación profesional que es, en definitiva, la columna vertebral de cualquier convenio colectivo.

A partir del 1 de enero de 2009 todos los puestos de trabajo reales tienen su encuadramiento en el nuevo sistema de clasificación

¿Cómo debemos interpretar el nuevo sistema de clasificación profesional?

Desde el punto de vista empresarial, como una mejora indiscutible del convenio. A partir del 1 de enero de 2009 todos los puestos de trabajo reales tienen su encuadramiento en el nuevo sistema de clasificación. Y también podremos observar que aquellos puestos inexistentes o en vías de extinción que figuraban en el convenio han desaparecido y son declarados como en vías de obsolescencia. Desde el plano técnico se ha elaborado un documento de transposición de un sistema a otro que incorpora unas tablas a través de las cuales se puede efectuar el cambio de forma clara y sencilla. Todo el mundo podrá ver la categoría que ostentaba con anterioridad y la equivalencia con el nivel profesional que le corresponde ahora.

Ya que menciona el Índice de Precios al Consumo, permítame entrar a fondo en los acuerdos. Hablemos del incremento salarial.

Como todos conocen, el incremento salarial pactado está prácticamente ligado a la evolución del Índice de Precios al Consumo. Ya sabemos que las cláusulas de revisión salarial con carácter retroactivo no cuentan con la simpatía de los empresarios, por tanto hemos hecho un esfuerzo para establecerla únicamente en el ejercicio de 2008. En el resto de ejercicios se garantiza el poder adquisitivo de los trabajadores pero sin retroactividad para las empresas.

Una de las cuestiones más recurrentes de los representantes sindicales es que no tienen trabajadores porque los salarios del convenio son escasos, ¿qué opina usted sobre esto?

Vamos a ver, el convenio es una norma de mínimos y así tiene que ser considerada, todos somos conocedores de que algunas empresas están retribuyendo a sus trabajadores por encima de lo establecido en el convenio. Pero no me importa resaltar que los empresarios se tienen que dar cuenta, a su vez, de que todo lo que está por encima del convenio no es responsabilidad del convenio y sí de la gestión particular de cada empresa. Los mínimos han de existir para que sirvan de referencia a todas las empresas y también como salvaguarda de que en el sector no entren personas en condiciones que todos acordaremos en definir como inaceptables en la sociedad actual.

Entonces, ¿usted no ve ninguna relación entre los salarios del convenio y la falta de mano de obra cualificada?

Repito que algunas empresas están retribuyendo a los trabajadores por encima del convenio colectivo y, además, la escasez de mano de obra cualificada no es una cuestión privativa del sector de las artes gráficas. En este momento toda la industria pasa por la misma tesitura y son otros muchos factores los que determinan la situación actual en el empleo pero no el salarial.

¿Podría explicar un poco más eso de que “lo que está por encima del salario del convenio es gestión”?

Sí, quiero decir que todo lo que se paga por encima del convenio, incluyendo salario y elementos retributivos alternativos al salario, ha de tener como finalidad la adecuación de la política retributiva de la empresa con los objetivos de producción de la misma y también, como no, objetivos establecidos por la política de personal como la equidad, la retención de determinados profesionales, etc. Como tenemos que ser autocríticos, debemos reconocer que durante años el sector no ha gestionado correctamente las diferencias salariales entre en convenio y la realidad. Esta circunstancia y el excesivo salario consolidado ha llevado a muchas empresas incluso a su desaparición.

¿Por qué son importantes cinco años?

Le diré que la duración del convenio ha sido la parte del acuerdo que mejor acogida ha tenido por parte de los empresarios. Nosotros consideramos, creo que con acierto, que en un momento de incertidumbre como el actual para la economía, que un convenio que trata de implantar un nuevo sistema de clasificación profesional y que un sector que se está reestructurando en su tecnología y en su dimensión necesita la tranquilidad y la garantía de la paz social durante los próximos años.

Bueno, siempre habrá alguien que pueda pensar que por qué arriesgar con una vigencia tan amplia...

Claro, pero hay muchísimas razones para hacerlo como he dicho antes, aunque primero debemos dejar claro que no es acertado hablar de riesgo. No sé dónde está el riesgo en un acuerdo que se limita a garantizar un incremento del IPC sin retroactividad. Pero no convirtamos en un problema lo que es, sin lugar a dudas, el mejor aspecto de esta negociación.

Somos conscientes de que al sector no le gustan las reducciones de jornada. Pero no es menos cierto, que somos uno de los sectores industriales con mayor jornada laboral anual de trabajo efectivo.

Repasemos otros aspectos, la jornada anual...

También somos conscientes de que al sector no le gustan las reducciones de jornada. Pero no es menos cierto, que somos uno de los sectores industriales con mayor jornada laboral anual de trabajo efectivo. En este sentido, quiero aclarar que los negociadores no defendemos una amplia jornada laboral persiguiendo ser más cicateros que nadie, sabemos que el sector la necesita pero también sabemos que la clave no está en el número de horas sino en su distribución. Estamos convencidos de que muchos empresarios estarían dispuestos a aceptar reducciones mayores a cambio de una mayor flexibilidad en la utilización de la bolsa anual de horas. Sí debo decir que este es uno de los aspectos que tiene incidencia directa sobre la obtención de mano de obra cualificada. Es decir, el sector ha de poner en revisión algunos elementos de las condiciones de trabajo que empiezan a estar cuestionados como consecuencia de la modificación de los hábitos sociales y de la escala de valores de los más jóvenes.

También en este convenio se han incorporado algunos beneficios sociales como la enfermedad y la lactancia

Bueno, se ha incorporado un supuesto en el cual el trabajador percibirá un complemento hasta el 100 por ciento del salario que es cuando se encuentra ingresado de forma continuada en un centro hospitalario y con una limitación entre los días quinto y vigésimo de la Incapacidad Temporal. La acumulación de horas de lactancia, sin embargo, no debe ser considerada como ninguna cesión puesto que ese derecho ya está regulado en el Estatuto de los Trabajadores. El texto del convenio no recoge ni mucho menos todos los derechos de los trabajadores. Hay otra normativa que poco a poco va configurando las condiciones que se han de dar en un escenario laboral de futuro pero que obliga igualmente a todos.

¿Alguna cuestión más que debamos saber sobre el contenido del convenio?

Sí claro, hemos aprovechado para hacer algunas revisiones en el texto y eliminar todas aquellas cuestiones que iban en detrimento de la propia imagen del sector. Como consecuencia de lo anterior, desaparecen algunos artículos como el que hacía mención a la peligrosidad y también hemos corregido algunos preceptos que todavía figuraban en el convenio en condiciones inferiores a las que otorga el propio Estatuto de los Trabajadores. Era necesario corregir estos aspectos porque no generaban más que confusión.

¿Qué consejos podría dar a los empresarios ante la entrada en vigor de este convenio?

Primero de todo que gestionen el cambio, es decir, todos los incrementos salariales que figuran en el acuerdo tienen carácter absorbible, lo que posibilita la adopción de cualquier decisión. No estoy recomendando que se absorba pero tampoco que se regale si no se quiere. Quiero decir simplemente que se gestione.

Otro consejo es que se informe. La federación, en colaboración con las principales asociaciones, está preparando una serie de sesiones informativas por toda España para procurar que el convenio se aplique de la misma manera en todas las Comunidades. De hecho, ya están programadas jornadas en Madrid, Zaragoza, Galicia, Sevilla, Albacete y hay solicitudes pendientes de otras Asociaciones. Y, por último, como presidente de la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas de Madrid, que se utilicen los servicios jurídicos de la asociación. Debo decir sin temor a equivocarme que contamos en la asociación con las personas que más conocen acerca de la aplicación del convenio en España.

¿Algo que añadir?

Sí claro, mi agradecimiento a todos los empresarios que han participado indirectamente con sus aportaciones en esta negociación. Mi agradecimiento a todos los presidentes de asociaciones territoriales que componen la Comisión Laboral de Feigraf y, por último, mi gratitud a los miembros de la Comisión Negociadora que han dedicado un número incalculable de horas en estos tres años y medio. Gracias a todos.

Perfil

Pedro Cuesta Aguilar pertenece desde hace más de 25 años a los órganos de gobierno de la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas de Madrid (AGM). Desde sus comienzos como vocal de la Junta Directiva y tras su paso por la vicepresidencia primera, en enero de 2005 asumió la presidencia de esta entidad desde donde ha puesto especial hincapié en convertir la asociación en la Casa de las Artes Gráficas, una institución abierta en la que la participación sea el eje motriz a partir del cual se vertebren las distintas actuaciones en los múltiples ámbitos en los que la asociación tiene un importante peso específico: formación, empleo, calidad y medioambiente, entre otros.

Empresas o entidades relacionadas

Neobis (Asociación de la Comunicación Gráfica)