Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento
Con LibiX empieza una nueva era en la impresión en hoja

La elección de los cauchos marca la diferencia

Michel Madoz - OMC, SAE27/02/2008

27 de febrero de 2008

El ‘circo’ de la Fórmula 1 está considerado uno de los bancos de pruebas más exigentes que existen. El motor y la transmisión de un coche moderno de Fórmula 1 posiblemente sean las piezas de maquinaria sometidas a más estrés del mundo, y la competencia para lograr la máxima potencia en la parrilla de salida sigue siendo feroz. Los motores de Fórmula 1 modernos siguen siendo una búsqueda del equilibrio entre la potencia que se puede extraer o velocidad punta máxima que pueden alcanzar y la necesidad de óptima fiabilidad y rendimiento. ¿No es esto exactamente lo que demandan los más exigentes talleres de impresión de hoja y/o packaging? Velocidad de impresión, potencia, fiabilidad y rendimiento.
foto
¿Son el Circo de la Fórmula 1 y el negocio de la impresión mundos totalmente antagónicos?

A priori, podría parecerlo… pero a poco que profundicemos en cada uno de ellos comprobaremos que, en su esencia, son almas gemelas.

La máquina de imprimir es a la imprenta lo que un fórmula 1 a su escudería y, tanto uno como el otro, se caracterizan por una extrema exigencia técnica y una obsesión casi enfermiza por los tiempos y la búsqueda de la excelencia en rendimiento de sus respectivos ‘bólidos’.

Fórmula 1Máquina imprimir
km/h iph
MotorRobotización
NeumáticosCaucho
FuelTinta
Boxes/Pit StopParo de máquina

 

foto

El rendimiento de los neumáticos: un factor clave

Un coche moderno de Fórmula 1 es una obra maestra de la técnica. Sin embargo, teniendo en cuenta el esfuerzo invertido en aerodinámica, construcción de compuestos y motores, es fácil olvidar que los neumáticos siguen siendo la variable más importante para el rendimiento de un coche de carreras. Tradicionalmente, un coche medio con buenos neumáticos podía obtener buenos resultados, incluso muy buenos, pero con unos malos neumáticos ni siquiera el mejor coche podía estar a la altura.
foto
De nuevo, es exactamente lo mismo que sucede con la máquina de imprimir. Las imprentas están apostando por invertir en maquinaria de última generación, buscando la tecnología más avanzada del mundo con un único y claro objetivo: la búsqueda de una productividad excepcional.

Pero la búsqueda de la excelencia en el rendimiento o productividad del taller o máquina de imprimir no puede ser ajeno a la correcta selección de sus consumibles. Altas velocidades de impresión (16.000-18.000 iph) o los diferentes automatismos que ayudan a lograr unos cambios de trabajo más rápidos y alcanzar así cotas elevadas de productividad pueden “desmoronarse” ante el temido paro de máquina (entrada en boxes, en el argot automovilístico) debido, por ejemplo, al cambio de un caucho.

Es por tanto, que tanto en un mundo como en el otro, el rendimiento de las ‘gomas’ resulta decisivo. Su influencia dentro del comportamiento de cualquiera de los 2 ‘bólidos’ puede llegar a alcanzar entre un 30 y un 40 por ciento de la efectividad del conjunto del coche/máquina.

Tanto en una industria como la otra, los ingenieros de las firmas juegan con la dureza, compresibilidad y rugosidad del caucho. La correcta combinación de estas tres variables definirán la calidad, durabilidad y comportamiento de este vital elemento.

Una cosa está clara. Las grandes mejoras de tiempos, en el mundo de la impresión, pasará por la correcta o excelente selección de los cauchos con los que trabajar.

La era del céntimo

“Si el objetivo real es la búsqueda del rendimiento y la productividad, la era del céntimo en los consumibles (caucho, en este caso) debería llegar a su fin (no lo creo, por otra parte). En parte debido a los avances en la velocidad de impresión, se necesitan cauchos de calidad que presenten un mejor comportamiento mecánico que garantice una mayor durabilidad en máquina de los mismos evitando continuos paros de máquina por cambio de éstos. Los cauchos baratos son una fuente de falso ahorro, ya que su consumo puede llegar a ser muy superior”.

Esto choca de frente con la realidad actual donde la variable precio sigue siendo la primera que preguntan los impresores. La búsqueda del beneficio inmediato (costes) respecto al beneficio a medio/largo plazo (productividad).

“Supongo que es algo sintomático de un mercado muy difícil. La elección de un caucho debería ser una consideración muy importante para cualquier impresor preocupado por la calidad y la productividad. Después de todo, el caucho es el responsable de la última película de tinta que se aplica en la máquina de impresión. Calidad, consistencia y durabilidad son cualidades que rara vez se asocian a un producto barato”.

Pero, como en muchos otros sectores/productos, lo barato puede salir caro. Comprar consumibles de baja calidad no conlleva un verdadero ahorro: se emplea una cantidad mayor para obtener el mismo resultado, por lo que en realidad termina costando más.

Volviendo a la analogía del mundo del motor y el mundo de la impresión, si alguien se compra un Lexus, no llena el depósito con un mal combustible o equipa unas ruedas baratas. Asume que los materiales o consumibles asociados a esa inversión han de corresponder al nivel de calidad y exigencia inicial.

¿Por qué no sucede lo mismo o cuesta más de ver o aceptar en el mundo de la impresión? Pues porque tampoco dista tanto de las características de cualquier otro mercado.

“Todo mercado está segmentado y cada segmento de mercado tiene sus propias necesidades a satisfacer, pudiendo llegar a ser totalmente diferentes a los demás segmentos de su mercado. Cada producto debe encontrar su segmento de mercado y un producto concreto no es válido para todos ellos a la vez”.

LibiX, tu elección

LibiX es la respuesta de OMC y MacDermid a la búsqueda de un elevado rendimiento de las máquinas de imprimir de los talleres nacionales. Innovación con un producto de perfil alto que ofrece un rendimiento superior, y que ayuda a los impresores a reducir su gasto general en cauchos reduciendo su consumo y a través de una notable reducción del coste por pliego impreso.

Este nuevo caucho se caracteriza por su innovación tecnológica, su durabilidad y su respeto al medio ambiente:

1. Innovación tecnológica

Selección de nuevos componentes (fibras de aramida y polímeros) en su fabricación para ofrecer una solución radicalmente innovadora. Basta con verlo físicamente para darse cuenta que es un concepto realmente innovador y un cambio real en la fabricación de un caucho.

2. Durabilidad

El beneficio diferenciador de esta nueva tecnología es su durabilidad en máquina. En cifras, la durabilidad de este caucho es, aproximadamente, un 35-40 por ciento superior a un caucho convencional lo que otorga un mayor rendimiento y productividad de las máquinas (mayor rentabilidad).

Esta durabilidad viene respaldada por la utilización de sus innovadores componentes (polímero y aramida). Al detalle de porqué alcanzamos esos umbrales de durabilidad, debemos analizar la estructura del caucho:

· Base: 100 por cien polímero reforzada con fibras de aramida. Desaparece la base tela de los cauchos convencionales. Este aspecto aporta 2 ventajas significativas: la no entrada de disolventes en el interior del caucho y la prácticamente nula pérdida de espesor del caucho (la pérdida de espesor de un caucho proviene, básicamente, de las telas) por lo que se mantiene una calidad homogénea de impresión en toda la vida útil del caucho.

· Capa compresible: nueva tecnología de fabricación basada en la combinación de polímeros. Aproximadamente un 70 por ciento superior en grosor a un caucho convencional.

Ofrece ventajas como una excelente resistencia a los golpes y al marcaje de bordes derivado del ‘extra’ de compresibilidad (recepción del impacto) y a un coeficiente de reactividad muy superior (tiempo que tarda el caucho en recuperar su posición inicial).

3. Respetuoso con el medio ambiente

Desde el punto de vista del medio ambiente, y a la vista de las restricciones cada vez mayores que impone la legislación con respecto al uso de COV (compuestos orgánicos volátiles) y a los cambios en la clasificación de riesgo de los solventes, MacDermid muestra el deseo de ser proactiva y se ha anticipado a las tendencias con LibiX (partiendo de la base tecnológica común de Stabil-X).

foto
Con la nueva carcasa fabricada con un proceso sin solventes, MacDermid se posiciona como la primera empresa en el ámbito de la tecnología de cauchos del futuro.

Innovación, incremento de la productividad y respeto al medio ambiente son los tres pilares en los que se fundamenta el lanzamiento de LibiX, nuevo desarrollo de MacDermid en cauchos offset de alto rendimiento para máquinas de hoja.

LibiX es una apuesta clara, por parte de OMC, por comercializar productos innovadores que aporten beneficios tangibles y medibles a sus clientes.

Testado y comprobado, ya en España, en las principales máquinas de imprimir (Komori S, Roland 700, Heidelberg CD102, KBA Rapida 105, Mitsubishi Diamond, KBA 162…) queda certificado su excelente rendimiento e increíble durabilidad en máquina, lo que garantiza una productividad sin precendentes.

Disponible ya en diferentes formatos, este caucho va dirigido, principalmente, a talleres de impresión de packaging o cartoncillo, hoja y edición que valoren la productividad de su parque de maquinaria.

Empresas o entidades relacionadas

OMC, S.A.E