La reforma eléctrica fuerza a Torraspapel a una potencial reorientación de sus inversiones en España

05/03/2014

5 de marzo de 2014

Torraspapel, perteneciente al grupo internacional Lecta, compuesto también por Garda en Italia y Condat en Francia, debido a las reformas eléctricas y a la reciente propuesta de orden ministerial para el modelo retributivo de la cogeneración, está sufriendo una pérdida de competitividad que limita notablemente sus exportaciones y cuya consecuencia directa puede ser la necesidad de reorientar producciones e inversiones fuera de España.

Tras un 2013 en el que la reforma eléctrica penalizó los costes energéticos en más de un 25%, con el consiguiente impacto sobre los resultados del Grupo y limitando la capacidad competitiva de las fábricas españolas, ahora en 2014 se ha presentado la propuesta de orden ministerial para el modelo retributivo de las cogeneraciones que vuelve a afectar negativamente los costes de una Industria intensiva energéticamente y que necesita la cogeneración para ser más eficiente, ahorrar energía y ser competitivos en un mercado cada vez más global.

La pérdida de competitividad frente a otros productores europeos, sudamericanos y asiáticos es un factor crítico para Torraspapel, ya que el peso del mercado español es cada vez menor debido a que el consumo de la principal línea de productos del Grupo ha disminuido en nuestro país más del 50% entre 2008 y 2013; es por ello que la exportación es básica para el mantenimiento de la actividad de la compañía que tiene 6 plantas productivas en España y da empleo directo a más de 2.300 personas e indirecto a otras 12.000 personas más.

foto
El conjunto de decisiones tomadas por parte del Gobierno en cuanto al trato económico de las cogeneraciones supone un golpe durísimo para Torraspapel y un gran número de industrias del país que representan el 20% del PIB de España. Estas nuevas medidas conllevarán el cierre de más plantas de cogeneraciones, pero a la vez, y siendo ello más grave, supondrán cierres de plantas industriales y una evidente pérdida de resultados que va a condicionar y paralizar futuros proyectos de inversión. Todo ello supondrá, sin lugar a dudas, una fuerte pérdida de empleo y un impacto negativo sobre el desarrollo económico en nuestro país.

Torraspapel ha invertido en los últimos años más de 51 millones de euros en plantas de cogeneración totalmente orientadas a mejorar la eficiencia y sobre todo los costes de nuestras plantas productivas. Se trata de cogeneraciones de alto rendimiento, con eficiencias superiores al 62%, 8.500 horas/año de funcionamiento y ahorros de energía primaria (PES) superiores al 12%, lo que implica una importante reducción del gas consumido para la generación del vapor necesario para el proceso productivo. Sin embargo, el marco regulatorio se ha cambiado desatendiendo por completo las opiniones de las empresas activas en el sector e incluso las últimas reformas se pretenden hacer con efecto retroactivo. La estrategia de Torraspapel y del Grupo Lecta al que pertenece, necesariamente tendrá que cambiar reorientando futuras inversiones y producciones hacia las plantas productivas del Grupo que presenten el mejor nivel de competitividad.

Empresas o entidades relacionadas

Torraspapel, S.A.