Las compañías europeas no se adaptan a los cambios tecnológicos tan rápido como creen

28/02/2014

28 de febrero de 2014

Las compañías europeas aún han de superar un triple reto: contar con empleados que se adapten al cambio rápidamente, afrontar la disrupción tecnológica y optimizar los procesos de negocio subyacentes para garantizar la correcta implantación de los cambios.

Las empresas europeas que más rápidamente se están adaptando al cambio demuestran un alto nivel de excelencia en tres áreas clave: la innovación en productos y servicios, la adopción de nuevas tecnologías y la transformación de sus procesos de negocio. Lo más importante es que estos requisitos vayan de la mano, lo que se da en muy pocas compañías. Solo el 29% de los líderes empresariales europeos se ha declarado capaz de rediseñar rápidamente sus procesos de negocio para incorporar los cambios necesarios a su compañía.

Eduard Farga, director de Marketing y Desarrollo de Negocio de Ricoh España, afirma: “Para muchos líderes empresariales, la presión y la complejidad que perciben a la hora de pasar de métodos de trabajo tradicionales a otros más digitales están ocultando el alcance real de la transformación de sus compañías. Como demuestra el estudio, las ventajas de una adaptación rápida al cambio solo pueden alcanzarse cuando se implementan de forma conjunta la innovación y los procesos de negocio optimizados y, además, se consigue el compromiso de los empleados. Asimismo, los altos directivos disponen de tiempo limitado, por lo que resulta tranquilizador ver que pueden beneficiarse de una mayor agilidad e iniciativas de cambio de mayor éxito al delegar responsabilidades”.

foto

La tecnología se ha impuesto en las compañías europeas como un factor clave para el éxito.

Otra causa del desconocimiento del estado real del cambio en las compañías europeas son los retos y barreras internas. El principal obstáculo al que deben hacer frente es la ausencia de plataformas tecnológicas eficazmente interconectadas, puesto que provoca silos de información inconexos y no permite que los líderes empresariales perciban los cambios realizados en las organizaciones de forma global. La segunda barrera más importante es la cultural. Los líderes empresariales afirman que tienen dificultades a la hora de conseguir que tanto sus empleados como las diferentes unidades de negocio adopten un enfoque común en la gestión del cambio, y tan solo uno de cada diez encuestados cree que tanto el equipo directivo como los colaboradores van en la misma dirección. Esto indica que existe una importante diferencia entre los empleados, muchos de los cuales pertenecen a la denominada 'generación Y', y sus responsables, que tienen una mentalidad más tradicional, lo que les lleva a avanzar en distintas direcciones e implica además un aumento del número de procesos burocráticos. Solo el 36% de los participantes en el estudio afirmó que sus compañías eliminaron los procesos innecesarios en busca de la rapidez.

Farga añade: “La rapidez con la que la tecnología afecta al desarrollo de los mercados y obliga a reestructurar las relaciones con los clientes ha provocado que la agilidad organizativa sea un objetivo prioritario en la agenda empresarial. Las compañías rápidas no solo adoptan con entusiasmo las innovaciones tecnológicas, sino que también son capaces de transformar los procesos más importantes para garantizar un verdadero cambio organizativo e implicar a todos los colaboradores en el proceso. Solo así podrán tener una visión global del negocio y afirmar con rotundidad que la rapidez forma parte de su cultura de trabajo y que tienen el ADN adecuado para lograr el éxito futuro”.

Empresas o entidades relacionadas

Ricoh España

Comentarios al artículo/noticia

Nuevo comentario

Atención

Los comentarios son la opinión de los usuarios y no la del portal. No se admiten comentarios insultantes, racistas o contrarios a las leyes vigentes. No se publicarán comentarios que no tengan relación con la noticia/artículo, o que no cumplan con las condiciones de uso.