Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Edarma, S.L. - Equipos para el tratamiento de purines

Carbofil Edapur

Sistema de tratamiento de purines: de funcionamiento continuo y automático

Foto de Sistema de tratamiento de purines
Edarma diseña, instala y pone en marcha las plantas de tratamiento para purines desarrollado por Carbofil: el sistema Edapur.

Diseñado para minimizar los costes de explotación y mantenimiento, funciona de manera continua y es totalmente automático.

La tecnología aplicada es la misma que la utilizada para la digestión de grasas y líquidos con alta carga orgánica. Los purines brutos provenientes de la explotación ganadera son homogeneizados en una fosa de recepción, equipada con un agitador. Eventualmente el purín puede ser tratado previamente en un separador de fases en caso de que se desee aprovechar la fracción sólida retenida para su uso o tratamiento en compostaje. La fase líquida es enviada al tanque anóxico y, desde aquí, la mezcla es alimentada periódicamente al reactor biológico de oxidación. Ello forma la base del sistema Edapur.

En el reactor de oxidación, las bacterias presentes transforman el amoníaco en nitratos. Este sistema funciona en recirculación con el tanque anóxico, donde las bacterias presentes en un ambiente sin oxígeno toman éste de los nitratos, transformándose en nitritos y luego en nitrógeno molecular, no contaminante, que se evacua a la atmósfera.

Los fangos biológicos altamente mineralizados se recepcionan en un silo de decantación, donde se aglomeran en flóculos bacterianos y sedimentan. Luego, el líquido sobrenadante clarificado se evacua a una laguna antes del riego mientras los fangos concentrados en el silo pueden aplicarse al suelo, directamente o tratados para una aplicación sólida. Una alternativa sería que todo el purín tratado fuera homogeneizado para su uso en riego agrícola sin la separación de fases.

El tratamiento de los purines con este sistema permite una gran reducción del nitrógeno, al mismo tiempo que se produce una importante disminución de la carga orgánica, lo que garantiza una drástica eliminación de olores. De este modo, el purín puede ser almacenado durante varios meses sin problemas.