Marcas, identidad, comunicación, formación: Gestión integral de la comunicación y el conocimiento

Comercial de Mecanización Agrícola, S.A. (COMECA) - Segadoras

Elho HNM 370C R

Segadora acondicionadora de lanza central: incorpora 9 discos modulares, que giran a una velocidad de 3.100 rpm

Foto de Segadora acondicionadora de lanza central

Comeca comercializa la segadora acondicionadora de lanza central HNM 370C R, de la empresa Elho. Se trata de una máquina con una anchura de trabajo de 3,70 m, en cuya lanza, de accionamiento hidráulico, se aloja el eje de transmisión de la toma de fuerza, que acciona la máquina a 540 ó 1.000 rpm. La barra de corte se compone de 9 discos modulares, de nuevo diseño, que proporcionan una excelente calidad de corte y una continua alimentación de forraje a los rodillos acondicionadores. Dichos discos son accionados por una transmisión cardánica, y giran a una velocidad de 3.100 rpm. Los rodillos acondicionadores de caucho sectorizado y 2.505 mm de anchura giran sincronizadamente con los discos de corte, a una velocidad de 800 o 1.000 rpm, gracias a 3 correas en V que, mediante una polea, accionan los engranajes templados de larga duración.

La anchura de los neumáticos de serie (380/75-17), su peso mesurado (2.100 kg.) y el sistema de suspensión hidroneumática Hydrobalance, que reduce en un tercio la presión que la máquina transmite al suelo, hacen que se minimicen los daños al forraje, a la vez que se reduce la potencia requerida para accionar la segadora.

De hecho el sistema Hydrobalance es la principal característica técnica de la segadora, y es común para casi toda la gama Elho. Dicho sistema se caracteriza por su escaso mantenimiento y por la sencillez de su ajuste. El principio de funcionamiento del Hydrobalance se basa en un acumulador de nitrógeno que a través de un cilindro hidráulico aligera el frontal de la barra de corte en un tercio. Además el sistema Hydrobalance junto con los dos resortes laterales, hacen que la barra de corte se adapte perfectamente a las irregularidades del terreno.

El resultado final es un forraje perfectamente acondicionado, depositado en hileras bien formadas y aireadas, cuya anchura se puede regular fácilmente por medio de los deflectores traseros. El mantenimiento de la máquina es muy sencillo y las piezas de desgaste como las cuchillas son de fácil sustitución.