Posicionamos su web SEO / SEM
A la caída de los precios y la inviabilidad de muchas granjas se suma ahora la amenaza del virus Schmallenberg

El sector ovino-caprino no levanta cabeza

David Pozo22/02/2012

22 de febrero 2012

Si en 2010 las cifras del sector no invitaban al optimismo, las primeras cifras que se empiezan a conocer de 2011 hunden aún más al sector. El ovino y caprino de carne siguen sufriendo la retracción de un consumo que ya de por sí es bajo y estacional. De momento, el único beneficio está en la lana y la piel que se han revalorizado. La imposibilidad de poder hacer frente a mejoras en un mercado tan restringido está haciendo que muchos ganaderos desistan directamente. El pasado mes de diciembre, Interovic, la Interprofesional del Ovino y Caprino, aprobaba en Asamblea General Extraordinaria la Extensión de Norma. El objetivo es realizar acciones tendentes a promover la investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica en el ovino y el caprino; acciones promocionales que redunden en beneficio del sector; así como la mejor información y conocimiento sobre las producciones y los mercados de ovino y caprino.

El año pasado por estas mismas fechas calificábamos la situación de negativa; un año más tarde la situación del sector ovino-caprino de nuestro país sólo se puede calificar de preocupante. La retracción en el consumo de este tipo de carne y la caída en picado de los precios de la leche ovina están llevando al sector a una situación límite. Las cifras no dejan lugar a duda, y es que durante los últimos cinco años, la ganadería española ha perdido 23.000 explotaciones de ovino, tal y como hicieron público diversas organizaciones agrarias, como ASAJA, COAG y UPA, junto a la interprofesional Interovic el pasado mes de octubre. El porqué del cierre de estas granjas se debe a la poca rentabilidad que consiguen los productores, obligados a asumir un encarecimiento de piensos e insumos junto al menor consumo de esta carne, que el usuario percibe como grasa y a un precio demasiado alto.

Si en 2010 el censo de cabezas de ganado ovino descendía en más de un millón de unidades, en el año que acabamos de cerrar, y a falta de datos definitivos, la caída ha sido aún mayor, y la cabaña supera por poco los 17 millones de cabezas –15 de ellos correspondientes a reproductoras–, con un descenso de 1,5 millones de unidades respecto a 2010 (ver Tabla 1). Mientras, el número de granjas se situó en 107.000, durante el periodo 2010-2011, por debajo de las 123.000 en funcionamiento tres años antes, según fuentes de la organización agraria ASAJA.

foto
Si en 2010 el censo de cabezas de ganado ovino descendía en más de un millón de unidades, en el año que acabamos de cerrar, y a falta de datos definitivos, la caída ha sido aún mayor
A pesar de este contexto, en el último año los ingresos han subido un 15%, tal y como dió a conocer la Interprofesional Interovic, debido a la revalorización de la piel y la lana, mientras la carne se mantiene estable. Además del encarecimiento de los precios de los productos ovinos mencionados, la gran esperanza para el sector sigue siendo el comercio con países extranjeros, y más si se tiene en cuenta que el sector atraviesa un proceso de reestructuración, donde cohabitan el cierre de granjas con la mayor eficiencia de las que aún se hallan en activo.
foto
Tabla 1: Censo de unidades de cabeza de ovino en España. Periodo 2004-2011. Fuente: Eurostat.
Por Comunidades Autónomas, los últimos datos publicados por el MAGRAMA son de noviembre de 2010 y avalan el descenso tanto en número de cabezas de ganado como de explotaciones. Algunas CC AA ya han hecho públicos los datos de 2011 y la sangría continúa. Por ejemplo en Castilla y León, la segunda Comunidad con más animales, ha perdido en un solo año 300.000 cabezas, hasta alcanzar las 3.278.618 unidades, casi un millón menos que hace tan solo tres años. Desde las cooperativas de ovino y de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) denunciaron recientemente que por cada litro de leche de oveja que se entrega a la industria, el ganadero pierde 0,25 euros, lo que supone que cada año las pérdidas de estos profesionales superan los 80 millones de euros. “Los datos son demoledores”, destacaron, para advertir de que esta situación se agravará aún más este ejercicio “al tener que comenzarse a devolver los créditos que se firmaron en el pasado 2008”.
foto
Tabla 2: Cabaña ovina por CC AA. Fuete: MAGRAMA.

El sector caprino, estable

Estabilidad es la palabra que se puede aplicar al sector caprino, que aunque ligeramente a la baja se mantiene en torno a los 2,9 millones de cabezas en toda España. Sobre todas las CC AA destaca Andalucía, que cuenta con un 37% del censo nacional. Le sigue en importancia Castilla La-Mancha, y destaca Canarias, donde este tipo de ganado tiene más peso que en comunidades de pura tradición ganadera, como Extremadura o Castilla y León. A pesar de ello, en los últimos dos años, y tras Castilla y León y Madrid, ha sido el archipiélago donde se ha producido el mayor descenso porcentual del censo caprino (9,36%). El mayor incremento se produjo en cambio en Castilla La-Mancha, con un aumento de casi el 10% respecto a finales de 2008.
foto
Gráfico 1: Evolución del ganado caprino. Fuente: MAGRAMA.

Y ahora, el virus Shmallenberg...

Por si la situación no fuese ya lo suficientemente preocupante, ahora se añade una amenaza más: el virus Schmallenberg. La presencia de este virus se ha confirmado ya en 1.041 explotaciones ganaderas europeas, 966 de ellas de ovino, según han hecho públicos los respectivos departamentos de Agricultura de los países afectados hasta ahora en la Unión Europea: Alemania, Holanda, Bélgica, Gran Bretaña y Francia. En este momento, debido a que su transmisión se produce por mosquitos 'Culicoides', no se espera que se disemine más, de hecho los casos detectados se corresponden con las infecciones del verano-otoño pasado. Sin embargo, con la llegada de la primavera se espera que su radio de acción se incremente y afecte a más países del entorno. No es descartable que España sea uno de los países afectados.

En estos momentos, el signo clínico más llamativo es la aparición de abortos a término, malformaciones fetales y problemas neurológicos en neonatos en ovino y caprino (no se dispone actualmente de datos de morbilidad). En estos momentos, se está trabajando en la puesta a punto de técnicas de diagnóstico serológicas, tipo ELISA, para la detección de anticuerpos y en el desarrollo de vacunas que eviten la dispersión y consecuencias del virus. En un principio, el Ministerio de Agricultura descarta poner en marcha un programa de vacunación como el de la Lengua Azul. Sin embargo, en función de los resultados recomendará su uso a los productores.

foto
Se ha puesto en marcha un Sistema de Vigilancia Pasivo Coordinado con las CC AA con el objetivo de que los veterinarios clínicos informen de los casos que puedan resultar sospechosos a las Comunidades y éstas al Ministerio. Se considerará sospechoso cuando se detecte un número anormal de abortos, de nacimiento de animales con malformaciones o trastornos neurológicos. En estos casos, se deberá tomar muestra de sangre en animales vivos, y de cerebro y bazo en animales muertos y abortos. Estas muestras se enviarán al Laboratorio Central de Veterinaria de Algete.

TOP PRODUCTS

ENLACES DESTACADOS

Cimag abanca gandAgro 26-28 enero 2017Figan 2017- Fima Ganadera - 13ª Feria internacional para la producción animal 28 - 31 de marzo Zaragoza (España)

ÚLTIMAS NOTICIAS

OPINIÓN

OTRAS SECCIONES

SERVICIOS